Lunes, 15 de octubre de 2007
EUROPA/ITALIA - Publicada la Nota de la Comisi?n Episcopal para la Evangelizaci?n de los Pueblos y la Cooperaci?n entre las Iglesias de la CEI en el 50? aniversario de la Enc?clica ?Fidei donum?

Roma (Agencia Fides) - ?La Iglesia italiana agradece al Se?or por los centenares de presb?teros y muchos laicos fidei donum enviados en estos cincuenta a?os y alienta a los que est?n viviendo esta experiencia y a sus di?cesis a valorarla en toda su riqueza... Creemos que esta experiencia no ha perdido su fuerza originaria. Estamos seguros que ser? toda la Iglesia la que saldr? ganando, no s?lo las j?venes comunidades de tierras lejanas, sino tambi?n nuestras di?cesis, muchas veces demasiado cerradas en s? mismas. Si tendr?n la valent?a de continuar a donar con alegr?a, la experiencia fidei donum constituir? un bocanada de Esp?ritu que contribuir? a renovar el rostro de nuestras di?cesis? Se concluye con esta invitaci?n a la esperanza la Nota de la Comisi?n Episcopal para la Evangelizaci?n de los Pueblos y la Cooperaci?n entre las Iglesias de la Conferencia Episcopal Italiana que lleva como t?tulo ?De la fecunda memoria a la valiente iniciativa? publicada con ocasi?n del 50? aniversario de la Enc?clica de P?o XII ?Fidei donum?.

La Nota, con fecha 1ero de octubre, fiesta de Santa Teresa del Ni?o Jes?s, y con firma del Arzobispo de Trento, Luigi Bressan, Presidente de la Comisi?n Episcopal para la Evangelizaci?n de los Pueblos y la Cooperaci?n entre las Iglesias, se articula en 4 cap?tulos, una introducci?n y una conclusi?n. ?Releyendo con cincuenta a?os de distancia la experiencia de los presb?teros y de los laicos fidei donum, desde los primeros y valientes pasos hasta las formas de cooperaci?n entre Iglesias que han ido madurando en el tiempo ?escribe en la Presentaci?n Mons. Bressan? no es dif?cil darse cuenta como esta experiencia ha contribuido al crecimiento misionero de nuestras comunidades, en un intercambio de dones entre la Iglesia que env?a y la que acoge... En profunda sinton?a con el constante compromiso de los Papas en los ?ltimos cincuenta a?os, la Comisi?n Episcopal para la evangelizaci?n de los pueblos y la cooperaci?n entre las Iglesias quiere confirmar la importancia de la missio ad gente, incluso cuando sentimos las dificultades y la falta de medios y sacerdotes, seguros que la generosidad de nuestras Iglesias ser? recompensada por el Se?or. En particular, queremos relanzar en el contexto italiano la propuesta misionera inaugurada con la enc?clica de P?o XII?.

En el primer cap?tulo de la Nota se hace un recorrido en orden cronol?gico de los documentos de los Papas y de la Conferencia Episcopal Italiana sobre la misi?n, partiendo de la Fidei Donum de P?o XII, evidenciando en cada uno las principales referencias a los fidei donum. En el segundo cap?tulo se reflexiona sobre el significado de esta experiencia, consider?ndola tambi?n valida para la actualidad. En cincuenta a?os, los presb?teros fidei donum italianos han sido cerca de 1900. Actualmente son 564 los sacerdotes diocesanos empe?ados en el servicio misionero, provenientes de 116 di?cesis. Ellos constituyen el 4% de los misioneros italianos, que se calculan entre 14 mil y 15 mil, y el 1,6% de los sacerdotes diocesanos. Los laicos fidei donum, para los que se ha estipulado un acuerdo con la CEI, son 240 de los cuales 114 casados, y provienen de 53 di?cesis. En total, entre sacerdotes y laicos, los fidei donum italianos actualmente con 804, constituyendo el 5,6% de los misioneros italianos en el mundo.

?La partida de los sacerdotes y laicos de las di?cesis y de las parroquias con el mandato del propio obispo ha llevado la misi?n al coraz?n de las comunidades que env?an, ayudando a sentir la missio ad gentes como una realidad que involucra a todas las comunidades y a todos los cristianos. El servicio en misi?n, las cartas circulares, las relaciones nacidas con las Iglesias hermanas, las visitas de los obispos, de los sacerdotes y de los laicos a los misioneros, han permitido a nuestras comunidades sentirse parte de la Iglesia universal y confrontarse con la vida de los cristianos de otras partes del mundo. De esta manera los fidei donum han ayudado a hacer m?s visible la naturaleza misionera de la Iglesia y al mismo tiempo han mostrado su fecundidad?

El tercer cap?tulo de la Nota est? dedicado a la reconfiguraci?n de los fidei donum seg?n el Magisterio de estos 50 a?os y seg?n las nuevas perspectivas de la cooperaci?n misionera. Para lo cual se delinea la figura del laico fidei donum y la estructura de las ?fraternidades fidei donum? compuestas por presbiterios, laicos y religiosos. Se habla de cooperaci?n entre di?cesis, de la animaci?n misionera vocacional y de la formaci?n de los seminaristas, sin olvidar las dificultades del recambio y los temores del retorno de los Fidei donum.

En el ?ltimo cap?tulo encontramos algunas indicaciones operativas en vistas al futuro. Se hace referencia a los grandes cambios socio-religiosos de los ?ltimos 50 a?os: ?basta s?lo pensar en el enorme desarrollo de la tecnolog?a inform?tica, en los grandes progresos de la ciencia aplicada, pero tambi?n en la pobreza y en la miseria de grandes ?reas del ?frica, de Am?rica Latina y Asia; al drama de las enfermedades... al cultivo, comercio y uso de las drogas, junto a otras formas de alteraci?n de las conciencias, incluida la difusi?n de costumbres sexuales desenfrenadas; a la expansi?n agresiva de las sectas religiosas;... al tr?fico de armas, de ni?os y de ?rganos;... al recurso a la guerra como instrumento para resolver los conflictos y a la emergencia ecol?gica que esta comprometiendo seriamente la vida de nuestro planeta?. A continuaci?n de afirma que al mismo tiempo la Iglesia ve hoy en d?a grandes oportunidades: se crean situaciones de particular apertura a Cristo; crece en las comunidades cristianas m?s j?venes y vivas la conciencia de que el Evangelio y su pr?ctica permiten una lectura cr?tica de la realidad y constituye el verdadero empuje para el cambio; de las Iglesias de ?frica, Am?rica Latina y Asia llegan en la actualidad testimonios cuestionantes de vitalidad y entusiasmo.

Frente a este escenario ?resulta hoy m?s evidente que antes como el env?o de misioneros a las Iglesias hermanas beneficia a la Iglesia que manda. De hecho nos pone en contacto con problem?ticas distintas, sin encerrarnos en las nuestras con el riesgo de agigantarlas; permite adem?s ?respirar? ritmos pastorales diversos, abri?ndonos a nuevas metodolog?as y a un mayor entusiasmo.

En el futuro pr?ximo ser? siempre m?s importante estudiar y valorizar las relaciones con las Iglesias en las que los misioneros diocesanos desarrollan su ministerio, y al mismo tiempo, cultivar el contacto con las Iglesias que los han enviado, as? como su regreso al final del periodo establecido?.

En la ?redefinici?n de las zonas de misi?n de los Fidei Donum? se subraya que ?la atenci?n de los fidei donum italianos ha estado dirigida sobre todo a Am?rica Latina, mientras que Asia ha sido pr?cticamente excluida. El motivo determinante ha sido probablemente ling??stico ?castellano y portugu?s son idiomas afines al italiano?, pero quiz?s tambi?n han influenciado otros motivos: el continente latinoamericano aparece m?s homog?neo desde el punto de vista cultural y religioso y aunque el continente africano este geogr?ficamente m?s ?cercano? en la actualidad aparece m?s deteriorado.

Ser?a deseable que en el futuro haya una atenci?n mayor a Asia donde los cristianos constituyen todav?a una minor?a m?nima pero muy din?mica?
En este cap?tulo se confirma el rol fundamental de la Oficina/Centro Misionero Diocesano y la importancia de instituirlo en todas las di?cesis italianas. ?En concreto a la Oficina/Centro Misionero Diocesano se le pide desarrollar actividades de animaci?n y comunicaci?n entre las experiencias misioneras presentes en el territorio; asumir y promover iniciativas de comuni?n y de intercambio entre las Iglesias; interactuar con las otras oficinas y organismos pastorales para darles a todas las actividades diocesanas un horizonte misionero. Para que la misi?n no parezca una iniciativa s?lo de algunos sino un deber fundamental de todo el pueblo cristiano, es necesario que se realice un proyecto misionero diocesano que tenga como objetivo el crecimiento de la conciencia de la naturaleza misionera y universal de la Iglesia en todos sus componentes?. (S.L.) (Agencia Fides 12/10/2007; l?neas 95, palabras 1350)

Links:
El texto integral de la Nota en italiano
http://www.fides.org/ita/documents/nota_50_anni_Fidei_donum.doc
Comentarios