Jueves, 18 de octubre de 2007
El Pontificio Consejo Justicia y Paz ha publicado las ?Bienaventuranzas del pol?tico? formuladas por el siervo de Dios, el cardenal Van Thu?n ?quien presidi? el dicasterio-- en 2002, a?o de su muerte.

Las bienaventuranzas del pol?tico


1. Bienaventurado el pol?tico que tiene un elevado conocimiento y una profunda conciencia de su papel.

El Concilio Vaticano II defini? la pol?tica ?arte noble y dif?cil? (Gaudium et spes, 73). A m?s de treinta a?os de distancia y en pleno fen?meno de globalizaci?n, tal afirmaci?n encuentra confirmaci?n al considerar que, a la debilidad y a la fragilidad de los mecanismos econ?micos de dimensiones planetarias se puede responder s?lo con la fuerza de la pol?tica, esto es, con una arquitectura pol?tica global que sea fuerte y est? fundada en valores globalmente compartidos.

2. Bienaventurado el pol?tico cuya persona refleja la credibilidad.

En nuestros d?as, los esc?ndalos en el mundo de la pol?tica, ligadas sobre todo al elevado coste de las elecciones, se multiplican haciendo perder credibilidad a sus protagonistas. Para volcar esta situaci?n, es necesaria una respuesta fuerte, una respuesta que implique reforma y purificaci?n a fin de rehabilitar la figura del pol?tico.

3. Bienaventurado el pol?tico que trabaja por el bien com?n y no por su propio inter?s.

Para vivir esta bienaventuranza, que el pol?tico mire su conciencia y se pregunte: ?estoy trabajando para el pueblo o para m?? ?Estoy trabajando por la patria, por la cultura? ?Estoy trabajando para honrar la moralidad? ?Estoy trabajando por la humanidad?

4. Bienaventurado el pol?tico que se mantiene fielmente coherente,

con una coherencia constante entre su fe y su vida de persona comprometida en pol?tica;
con una coherencia firme entre sus palabras y sus acciones;
con una coherencia que honra y respeta las promesas electorales.

5. Bienaventurado el pol?tico que realiza la unidad y, haciendo a Jes?s punto de apoyo de aqu?lla, la defiende.

Ello, porque la divisi?n es autodestrucci?n. Se dice en Francia: ?los cat?licos franceses jam?s se han puesto en pi? a la vez, m?s que en el momento del Evangelio?. ?Me parece que este refr?n se puede aplicar tambi?n a los cat?licos de otros pa?ses!

6. Bienaventurado el pol?tico que est? comprometido en la realizaci?n de un cambio radical,

y lo hace luchando contra la perversi?n intelectual;
lo hace sin llamar bueno a lo que es malo;
no relega la religi?n a lo privado;
establece las prioridades de sus elecciones bas?ndose en su fe;
tiene una charta magna: el Evangelio.

7. Bienaventurado el pol?tico que sabe escuchar,

que sabe escuchar al pueblo, antes, durante y despu?s de las elecciones;
que sabe escuchar la propia conciencia;
que sabe escuchar a Dios en la oraci?n.
Su actividad brindar? certeza, seguridad y eficacia.

8. Bienaventurado el pol?tico que no tiene miedo.

Que no tiene miedo, ante todo, de la verdad: ??la verdad ?dice Juan Pablo II-- no necesita de votos!?.
Es de s? mismo, m?s bien, de quien deber? tener miedo. El vig?simo presidente de los Estados Unidos, James Garfield, sol?a decir: ?Garfield tiene miedo de Garfield?.
Que no tema, el pol?tico, los medios de comunicaci?n. ?En el momento del juicio ?l tendr? que responder a Dios, no a los medios!

Fran?ois-Xavier Card. Nguy?n Van Thu?n

[Traducci?n del original italiano realizada por Zenit]
Publicado por verdenaranja @ 23:36  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios