Jueves, 08 de noviembre de 2007
Alegr?a de los Obispos y de la Iglesia chilena por la Beatificaci?n de Ceferino
8 de Noviembre de 2007


Hijo del Pueblo Mapuche, modelo de vida en Cristo


1. En este d?a en que iniciamos en todo nuestro pa?s la celebraci?n del Mes de la Sant?sima Virgen Mar?a, queremos compartir con todos una alegr?a inmensa. El pr?ximo 11 de noviembre ser? beatificado en la localidad de Chimpay (R?o Negro, en la Patagonia Argentina) el venerable Ceferino Namuncur?, joven mapuche argentino-chileno. La Iglesia en Chile se alegra por esta nueva manifestaci?n de la bondad de Dios, al elevar a los altares a un hijo de este noble y sufrido pueblo originario, y al ponerlo como modelo de vida y amigo de los m?s sencillos ante el Se?or.

2. En la breve vida de Ceferino, descubrimos importantes luces para nuestro caminar como personas creyentes y como sociedad.

2.1 Ceferino era hijo de Manuel Namuncur?, Lonko de la Patagonia argentina, y de Rosario Burgos, chilena proveniente de la zona precordillerana de Temuco. Naci? el 26 de agosto de 1886 en una familia numerosa. Tras ser bautizado por un salesiano misionero amigo de su padre, en la Patagonia se nutri? durante 11 a?os de la cultura del pueblo mapuche, del que siempre se sinti? orgulloso.

2.2 Se educ? en colegios de la Congregaci?n Salesiana en Buenos Aires, Viedma y Frascati (cerca de Roma, Italia). Valorando y asumiendo plenamente su identidad ind?gena, acept? lo que el ?otro mundo? le ofrec?a para su formaci?n humana y cristiana. No pod?a dejar de sentir, en su interior de joven santo, un deseo grande de ser todo de Dios, disc?pulo misionero de Cristo en medio de su pueblo. En su adolescencia logr? construir una hermosa s?ntesis entre su cultura mapuche y la fe cristiana.

2.3 En el coraz?n de Ceferino hab?a una sed de infinito, una pureza a toda prueba y un proyecto de Dios. Con bondad enfrent? las humillaciones que sufri? al ser discriminado por su origen mapuche. Con un amor inmenso a la Eucarist?a y a la Sant?sima Virgen Mar?a Auxiliadora, se relacion? con los dem?s con humildad y dignidad.

2.4 Aunque su deseo era servir en el sacerdocio, la voluntad del
Publicado por verdenaranja @ 23:29  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios