Viernes, 09 de noviembre de 2007
Entrevista a V?ctor Gonz?lez, nuevo di?cono permanente de la Di?cesis de Tenerife, publicado en la revista "Iglesia Nivariense" SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2007, n?mero 77.


"NO ME PUDE RESISTIR AL CALOR DEL ABRAZO DEL PADRE"


V?ctor Gonz?lez, joven profesor de Religi?n, casado y padre de familia, ha sido ordenado di?cono permanente en nuestra Di?cesis. Una vocaci?n que empez? a gestarse desde muy temprana edad. Seg?n nos ha comentado, el acompa?amiento de un sacerdote, el apoyo de un vicario, en la actualidad obispo, y una mujer de fe, fueron las herramientas de las que se vali? Dios para afianzar su vocaci?n.

Detr?s de toda gran persona hay una gran familia. ?Qu? nos puedes decir de tu familia?

Mi familia siempre ha sido humilde. Mi padre se traslad? desde lcod a Santa Cruz para poder trabajar en m?ltiples oficios y as? poder ganarse el pan de sus hijos. Gracias al esfuerzo de mi padre, nunca nos falt? que comer y que vestir. Mi madre siempre desempe?? la bendita labor de ama de casa. De ella aprend? lo que soy y nunca podr? pagarle todo lo que en la vida se sacrific? por m? y mis dos hermanas. Siempre fue una mujer que no dej? nada para ella, su vida era y sigue siendo sus hijos. Mi hermana mayor era la m?s responsable, c?mo no agradecer? todos los pa?ales que le toc? cambiarme y lo que me cuid?. La menor, desempe?? como nadie la tarea de c?mplice de todos mis proyectos e ideas, siempre acud?a a ella para que convenciera ami madre y as?, me dejara
estar un ratito m?s en la calle jugando. Ambas est?n casadas y con hijos: mis sobrinos, a los que quiero mucho, y respondo al nombre de "tato", y Laura, la ?nica chica y mimosa por derecho.

Sabemos que Dios te llam? desde peque?o y que la vocaci?n se viene gestando desde hace mucho tiempo. ?Nos puedes contar c?mo comenz? este proceso?

Cuando era muy peque?o, participaba en mi comunidad parroquial ayudando durante unos a?os al cura Don Juan Vel?squez. Cuando presid?a la Misa, constantemente me fijaba en sus manos, eran grandes, robustas y porosas. Siempre pens? que las manos de Jes?s debieron de ser as?. Poco entes de que muriera, y despu?s de pasar muchos a?os sin verlo y sin saber nada de ?l, me dio la comuni?n en un encuentro de preadolescentes en la Bas?lica de Candelaria, despu?s de recibir al Se?or de sus manos, me reconoci? y me sigui? por el templo hasta que me pregunto ?vitorito? ?Cu?nto me alegro de verte`. Fueron las ?ltimas palabras que escuch? de don Juan. Espero volver o?rlas a las puertas de la casa del Padre, seguro que me estar? esperando all?.

En la ni?ez es mucho m?s f?cil creer en Dios porque a?n conservamos la inocencia. ?Qu? ocurri? cuando te hac?as mayor?

Crec? haciendo lo que un ni?o normal como yo hac?a, estudiar la EGB, luego terminar Formaci?n Profesional en los Salesianos. Eran a?os marcados por el f?tbol, las chicas. la m?sica, etc. Un tiempo en el que Dios en mi vida pas? r?pidamente a un segundo plano. He de decir que durante estos a?os de adolescencia marcados por una aparente indiferencia religiosa, mi amieo v hermano Carlos estuvo siempre ah? para recordarme, con su estilo de vida cristiana, que siempre Dios estaba esper?ndome.

Cristo no se queda inm?vil viendo c?mo uno de sus hijos se aleja de ?l ?Cuando sentiste la verdadera llamada de Cristo?

Un d?a recibo la llamada de Paco, un cura nuevo en mi barrio, que necesitaba a alguien para que pinchara unos discos en una fiesta de fin de a?o destinada a sacar fondos para el arreglo de la parroquia. M?s tarde, una invitaci?n a una convivencia, donde me esperaba Jes?s con una par?bola: "El hijo pr?digo" y el no poder resistirme al calor de los brazos del Padre. Desde ah? suplico constantemente a Dios: ?Jes?s, no dejes que nunca me separe de ti? Paco lo fue todo para mi, y podr?a decir mil cosas sobre ?l que siempre se quedar?an cortas en agradecimiento, un joven como yo que siempre reconoci? en Paco, al mismo Jes?s en la comunidad. El me ense?? todo de Cristo. ?l siempre me se?alaba a Jesucristo.

Ya ten?as a Cristo en tu vida y era el momento de comenzar tu misi?n. ?Qu? ocurri? en los a?os siguientes?

Durante estos a?os, estudi? Magisterio y fue durante el ?ltimo curso en un partido de f?tbol donde conoc? a una chica, mi siempre chica, Pilarica. Mi esposa y madre de mis hijos. Debo de reconocer que al estilo de Mar?a, siempre con el S? por delante. En el momento que le comuniqu? mi vocaci?n al diaconado, ella constantemente con su estilo de vida me dec?a: "Haz lo que El te diga". Pilarica es para m? la chuler?a de Dios y le doy las gracias a ella por la forma que tiene de estar en este mundo. Me cas? hace ocho a?os y prueba de ello son mis dos hijos que no estuvieron all? presentes (siempre me lo recrimina Fran con gracia) pero son la prueba de nuestro amor (nuestra familia) con las mismas dificultades de cualquier otra familia y con las luchas cotidianas de llevarlos al tole, el m?dico, la compra, la ropa, fregar la loza, etc.

?C?mo surge la idea de ser di?cono permanente?

Al poco tiempo de casarme, Paco me comenta la posibilidad de ser di?cono en la Iglesia y durante mucho tiempo estuve madurando esa idea. Fue en la ?ltima visita del papa Juan Pablo II a Espa?a. en Cuatro Vientos y despu?s de escuchar junto con mi mujer al tel?fono eso de: "Saber que se puede..." de Diego Torres cuando me decido por fin a hablar con mi Obispo con un objetivo claro: discernir si la llamada que sent?a era verdadera vocaci?n o simple voluntarismo. Gracias a Don Felipe que siempre tuvo claro mi vocaci?n, y despu?s de un tiempo de discernimiento, el Obispo me admite a la Sagradas Ordenes del Diaconado el 30 de Abril de 2005 junto con el ministerio de Lector. Un a?o despu?s, el d?a 22 de Mayo de 2006 nuestro Obispo Bernardo me concedi? el ministerio de Ac?lito. Debo decir que durante este per?odo, Celso represent?. con su fidelidad a Jesucristo y a la Iglesia, un verdadero referente para m?, ejemplo v?lido para todos aquellos que alg?n d?a se sientan llamados por Dios a ser di?conos casa-dos, buen consejero y amigo.

?Qu? labor pastoral est?s desarrollando y d?nde?

Llevo m?s de 17 a?os de catequista, casi m?s de 10 a?os en el Cardonal, donde finalic? mi trabajo un a?o despu?s de que viniera a la parroquia Don Pedro Bermudez por motivos de traslado de residencia. De Don Pedro Bermudez destaco, sobre todo, su capacidad de oraci?n y cordialidad con todos.
Sigo desempe?ando mis labores pastorales en la Iglesia de Santa Mar?a del Mar y Mar?a Inmaculada-Beato Manuel Gonz?lez junto a mi p?rroco Juan Antonio Guedes. Cuando me preguntaron que qui?n me iba a poner la dalm?tica el d?a de la ordenaci?n, lo tuve m?s que claro. Guedes es el que me ha ense?ado durante estos a?os de pastoral a ser servidor hoy al estilo de Jes?s. Podemos decir muchas cosas de mi p?rroco lindas y bonitas, pero la verdad est? por encima de la amistad y por eso he de reconocer en Guedes al mismo Jes?s Servidor.

Adem?s de ser catequista ?qu? otra responsabilidad tienes?

Soy profesor de religi?n, profesor en el I.S.T.I.C y responsable del departamento de adultos de la Delegaci?n de Catequesis donde he tenido el placer de conocer a Antonio, no voy a decir nada de ?l porque entorpecer?a mi amistad con este cura palmero al que le debo todo el ser, saber y saber hacer de catequista, modelo de adulto en la fe para m? y apasionado de este ministerio de la Palabra. Seguramente no le gustar? que diga esto, pero, se me escap?. Durante este ?ltimo a?o, trabaj? pastoralmente en la Parroquia de San Mat?as.
No quisiera terminar esta entrevista sin dar las gracias p?blicamente a nuestro Obispo. El fue el que me acompa?? en este proceso como Vicario y, qui?n lo iba a decir, lo concluir? como Obispo.
Publicado por verdenaranja @ 23:29  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios