Martes, 20 de noviembre de 2007
Comentario a la despedida de Jes?s de sus disc?pulos, publicado en Bobel?n Bimestral - NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2007 de "MISIONEROS de la Tercera Edad".


Un coraz?n que ama no puede dejar de sentir una cierta tristeza cuando debe separarse de las personas que ama. Jes?s se despidi? de sus disc?pulos con tristeza, pero con palabras de consuelo y de ?nimo. Los cap?tulos 14-16 del Evangelio de San Juan muestran el amor de Jes?s por los suyos y lo hace con palabras salidas del coraz?n. Sus disc?pulos estaban asustados ante la inminente "marcha" de Jes?s, y les consuela dici?ndoles: "Tened confianza y amad".

"HIJOS M?OS, YA POCO TIEMPO VOY A ESTAR CON VOSOTROS. VOSOTROS ME BUSCAR?IS, Y, LO MISMO QUE LES DIJE A LOS JUD?OS, OS DIGO TAMBI?N A VOSOTROS: ADONDE YO VOY, VOSOTROS NO POD?IS VENIR. OS DOY UN MANDAMIENTO NUEVO: QUE OS AM?IS LOS UNOS A LOS OTROS. QUE, COMO YO OS HE AMADO, AS? OS AM?IS TAMBI?N VOSOTROS LOS UNOS A LOS OTROS. EN ESTO CONOCER?N TODOS QUE SOIS DISC?PULOS M?OS: SI OS TEN?IS AMOR LOS UNOS A LOS OTROS" (Jn 13,33-35).
"NO OS DEJARE HU?RFANOS: VOLVER? A VOSOTROS. DENTRO DE POCO EL MUNDO YA NO ME VER?, PERO VOSOTROS S? ME VER?IS, PORQUE YO VIVO Y TAMBI?N VOSOTROS VIVIR?IS" (Jn 14,18-19).
"TAMBI?N VOSOTROS ESTAIS TRISTES AHORA, PERO VOLVER? A VEROS Y SE ALEGRAR? VUESTRO CORAZ?N Y NADIE OS PODR? QUITAR VUESTRA ALEGR?A" (Jn 16,22).


Seguramente, los disc?pulos estar?an agitados escuchando la despedida de Jes?s. El Se?or lo primero que hace es invitarles a que no tengan miedo por nada. Les dice: "No perd?is la calma".

En el mismo Evangelio de San Juan, Jes?s dijo que ?l era nuestro camino; por lo tanto, nuestro rumbo es claro, porque ?l mismo nos indica el camino en todo momento. Jes?s, con mucho cari?o, nos invita a amarle y a no cansarnos de seguir su camino y nos da un signo para que nosotros mismos reconozcamos si le seguimos y le amamos de veras: "El que me ama, guardar? mi palabra"; "el que no me ama, no guardar? mis palabras".

En su despedida Jes?s no quiere que estemos tristes, sino todo lo contrario, quiere que estemos alegres y que participemos de su misma alegr?a, la alegr?a de sentirse amado por Dios y tener el convencimiento que est? haciendo la voluntad del Padre. Esta alegr?a, si permanecemos unidos a El, nadie nos la podr? quitar. Como consecuencia de este amor de Dios, nos dice que debemos amarnos unos a otros.
Publicado por verdenaranja @ 22:46  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios