S?bado, 01 de diciembre de 2007
Mensaje que con motivo del primer domingo de adviento ha emitido el obispo de Tehuac?n (Puebla, M?xico), monse?or Rodrigo Aguilar Mart?nez.


LA GOZOSA ESPERANZA DEL QUE EST? POR NACER



Estimados Hermanos en Cristo Jes?s:

El domingo 2 de diciembre iniciamos el Tiempo del Adviento, que nos prepara a la celebraci?n de la venida de Cristo Jes?s. Conmemoramos el aniversario de su Nacimiento, que tuvo lugar hace poco m?s de 2000 a?os; pero tambi?n nos preparamos a su ?ltima venida, que tendr? lugar al final de los tiempos.

La vida diaria, con sus necesidades diversas y concretas, nos puede conducir a respuestas inmediatas, frecuentemente enga?osas, que nos hacen perder el sentido m?s alto de la vida; es posible caer en situaciones que nos llevan al desaliento e incluso a la depresi?n.

El Adviento nos dice que Dios viene a salvarnos. Cristo Jes?s es el Hijo de Dios hecho hombre, es el Emmanuel -que significa Dios con nosotros-. La certeza de la venida de Cristo Jes?s, produce en nosotros una gozosa esperanza. En Cristo todo se renueva y encuentra su sentido, "todas las cosas tienen su consistencia en ?l" (Col 1, 17).

Conviene prepararnos a recibir a Jes?s, que est? por nacer. Nos ayuda el profeta Isa?as: "En aquel d?a, brotar? un renuevo del tronco de Jes?, un v?stago florecer? de su ra?z. Sobre ?l se posar? el esp?ritu del Se?or, esp?ritu de sabidur?a e inteligencia, esp?ritu de consejo y fortaleza, esp?ritu de piedad y temor de Dios." (Is 11,1-2). "Se alegrar? el desierto y el yermo, la estepa se regocijar? y florecer?; florecer? como el narciso. Se regocijar? y dar? gritos de alegr?a... ver?n la gloria del Se?or, el esplendor de nuestro Dios. Fortalezcan las manos d?biles, afiancen las rodillas vacilantes, digan a los cobardes: ?Animo, no teman!; miren a nuestros Dios... viene en persona a salvarlos" (Is 35, 1-4).

"Preparen el camino del Se?or -dice tambi?n el profeta Isa?as y lo repite Juan Bautista- hagan rectos sus senderos, y todos los hombres ver?n al Salvador." (Is 40,3; Mt 3,3).


Desde luego que, de manera especial, nos ayuda a prepararnos a la llegada de Cristo Jes?s, su madre Mar?a, a quien veneramos en estos d?as con diversos t?tulos: Inmaculada Concepci?n, Nuestra Se?ora de Guadalupe, Nuestra Se?ora de Juquila, Nuestra Se?ora de la Soledad. T?tulos que expresan de diversas maneras nuestra fe en la Virgen Mar?a, la mujer en quien se cumple la plenitud de los tiempos y de la que nace el Ni?o Jes?s en Bel?n.

Con Mar?a, que experimenta f?sicamente en su vientre la gestaci?n del Hijo de Dios hecho hombre, se hace tangible la venida de Dios. El Adviento es, con la Virgen Mar?a, un canto de esperanza en la Vida divina que se hace humana, para que nuestra vida humana sea divinizada. De esta manera, que el Adviento sea un canto a toda vida humana, desde el concebido y que est? por nacer, hasta nosotros, ya nacidos, en nuestras innumerables vivencias y situaciones.

El Papa Benedicto XVI est? por entregarnos su segunda Enc?clica -"Spe salvi, Salvados por la esperanza"-. Recomiendo que la leamos con detenimiento, pues mucho nos motivar? en el esp?ritu del Adviento y, en general, para nuestra vida.

Cuando el ?ngel nos anuncie "una gran alegr?a: Hoy nos ha nacido el Salvador, que es Cristo, el Se?or" (Lc 2,10-11), acudamos gozosos con los pastores "y veamos lo que ha sucedido y el Se?or nos ha manifestado" (Lc 2,15). Arrobados en la contemplaci?n del Ni?o Jes?s, no nos cansemos de alabar y glorificar a Dios, al intercambiar las felicitaciones por la fiesta de la Navidad, Dios con nosotros.

+ Rodrigo Aguilar Mart?nez
Obispo de Tehuac?n
Publicado por verdenaranja @ 23:51  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios