Lunes, 03 de diciembre de 2007
Entrevista al hermano Jos? Miguel D?az de los Franciscanos de la Cruz Blanca, publicada en la revista "Iglesia nivariense", n?mero 78 SEPTIEMBRE 2007.

Hermano Jos? Miguel D?az

UNA INVITACI?N A SERVIR
Y A SER TESTIGO DEL AMOR A JES?S


Los franciscanos de Cruz Blanca son hermanos consagrados que atienden a personas con discapacidad f?sica o ps?quica, enfermos terminales, ancianos, inmigrantes, alcoh?licos o transe?ntes. Desarrollan su labor en comunidades reducidas y en un ambiente familiar de cercan?a y convivencia con usuarios, voluntarios y colaboradores. La Cruz Blanca fue fundada en 1975 por el hermano Isidoro Lezcano, y, en la actualidad, cuenta con diversas casas familiares distribuidas por toda Espa?a, Marruecos y Venezuela. En nuestra di?cesis hay cuatro comunidades: en el Puerto de la Cruz, en San Miguel de Abona, en Bre?a Baja (La Palma) y en La Laguna.

Recientemente. uno de estos hermanos, concretamente Jos? Miguel D?az Garc?a de la Casa Familiar Manolo Torras, en La Laguna, ha realizado su Profesi?n Perpetua en el municipio de G??mar, de donde es natural.

P.- ?C?mo fuiste descubriendo que tu vocaci?n era la de servir a personas enfermas o con discapacidad?
R.- Todo a trav?s de la oraci?n. Siempre he sentido una llamada fuerte en el coraz?n. Una invitaci?n a servir y a ser testigo fiel del amor a Jes?s. Los Hermanos Franciscanos, a trav?s de los distintos signos que el Se?or nos va dando, descubrirnos que este es nuestro camino, el cual no es un camino de rosas sino de mucha responsabilidad. pero, al mismo tiempo, de mucho amor por-que vemos los frutos cada d?a en nuestro trabajo, en los ni?os que asistirnos, etc.

P.- Los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca trabajan mucho y muy duro. Sin embargo, es una labor callada. ?Llega a pasar desapercibida en nuestra sociedad?

R.- Efectivamente es un trabajo duro. Yo ahora estoy destinado en la Casa de C?rdoba donde tenemos un voluntariado bastante extenso, casi trescientas personas, as? que yo creo que la gente est? bastante sensibilizada con estos ternas. Lo que nos distingue un poco a nuestra congregaci?n es el trato, la familiaridad, la cercan?a, el estar abiertos como una gran familia. Cuando llegu? a C?rdoba me cost? un poquito adaptarme porque era una casa muy grande con un volumen muy amplio de residentes, 57 en total, de los cuales 14 son discapacitados profundos y 7 menores. Yo estaba acostumbrado a trabajar en una casa con un volumen m?s peque?o pero, poco a poco, me fui dando cuenta que el carisma de la casa era el mismo, un carisma que lo dan los trabajadores y los voluntarios porque. pese a que las necesidades sean mayores, el esp?ritu de familia se vive y se sigue conservando.

P.- ?Notan el apoyo de la sociedad tinerfe?a con la obra de los Hermanos de Cruz Blanca?

R.- S?, much?simo. Indudablemente, nosotros tene
mos que darle muchas gracias a Dios porque la gente est? muy sensibilizada, tanto con la casa como con el rastro. Adem?s, se ha creado una asociaci?n de voluntariado y la casa del Puerto de la Cruz tambi?n funciona muy bien. Eso que escuchamos en ocasiones de que este mundo est? perdiendo muchos valores, no quita que siga habiendo mucha gente buena. mucha juventud con ganas de cambiar las cosas y que se va dando cuenta de que la vida es otra cosa, que solo tiene sentido cuando recibes y das amor. El amor es lo ?nico que puede superar y aliviar tanta sed y desgracia que hay en el mundo. Yo soy optimista y creo en las personas.

P.- Ahora te has comprometido a ser Hermano Franciscano para toda la vida. ?C?mo se vive esto?

R.- Hace trece a?os, le coment? al Hermano Isidoro que quer?a realizar la Profesi?n Perpetua en mi tierra, con mi familia y mi gente. El me lo concedi?. as? que estoy muy contento. Siempre digo que la fuerza para llevar a puerto cualquier vocaci?n la da Dios. ?l te llama una sola vez y nos pide que demos nuestra vida para siempre. Con la oraci?n vamos sorteando los obst?culos, no cabe duda. Y ahora que he tenido, al fin, la celebraci?n de mi profesi?n perpetua se vive todo con mucha ilusi?n. Mis hermanos se han des-vivido en estos meses por m? y ese amor te hace muy feliz. Nosotros, creo que antes de sentir la llamada a servir a los enfermos, sentimos la llamada a amar a nuestros hermanos y vivir en comunidad. Yo siempre tengo muy presentes las palabras del Se?or cuando le preguntaban que c?mo iba a reconocer la gente quienes eran disc?pulos de ?l. La respuesta de Jes?s fue muy directa: "Viendo si quieren a sus hermanos". Con esta celebraci?n he notado como todo el mundo se ha volcado conmigo y de alguna forma eso tambi?n te compromete a hacer las cosas bien, como quiere el Se?or. Ojal? toda la comunidad cristiana vea la importancia de que surjan vocaciones para ayudar a los m?s necesitados. Los Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca, les damos gracias a todos por su apoyo. generosidad y oraci?n.
Publicado por verdenaranja @ 23:21  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios