Martes, 04 de diciembre de 2007
El 28 de noviembre S.E.R. el Cardenal Dias presidi? en el Santuario de Kibeho la Misa de clausura del A?o Jubilar con motivo de los 25 a?os de las apariciones de la Virgen en Kibeho (ver Fides 28/11/2007).
Las apariciones de Kibeho fueron reconocidas oficialmente por la Iglesia Cat?lica el 29 de junio de 2001 despu?s de 20 a?os de estudio por parte de dos comisiones, una m?dica y otra teol?gica, establecidas por el Obispo local. (Fides)


Las apariciones de Kibeho


La Virgen se apareci? en Kibeho por primera vez el 28 de noviembre de 1981 a Alphonsine Mumureke, una estudiante que entonces ten?a 16 a?os. Ella describe a la Virgen como una mujer de una belleza incomparable, con un color de piel no muy bien definido. La mujer ve a la Virgen mientras serv?a a sus compa?eras durante una comida en el refectorio del colegio. Los testimonios del episodio escuchan hablar a la vidente en franc?s, ingl?s, kinyarwanda y otras lenguas desconocidas. La Virgen se present? diciendo ?Ndi Nyina wa Jambo? (?Yo soy la Madre del Verbo?).

El 29 de noviembre de 1981, la Virgen se aparece de nuevo a Alphonsine. En diciembre del mismo a?o el fen?meno se repite casi todos los s?bados. Al inicio, Alphonsine se convierte en objeto de desconfianza y de burlas por parte de sus compa?eras, pero en seguida personas externas al colegio se interesan por el caso. De este modo, desde el 16 de enero de 1982, contin?an las apariciones, p?blicas en el cortil del colegio, y privadas, reservadas solo a la vidente y a las alumnas en el dormitorio. La ?ltima aparici?n de Alphonsine se realiza en 1989.

El 12 de enero de 1982, la Virgen se aparece a Anathalie Mukamazimpaka, otra estudiante que ten?a 17 a?os. La Virgen se le aparece por ?ltima vez en diciembre de 1983, pero la aparici?n m?s sorprendente es la del 2 de marzo de 1982. Aqu?l d?a, en efecto, la Virgen se manifiesta a Marie-Claire Mukangango (en ese entonces de 21 a?os), una de las alumnas m?s esc?pticas. Sus apariciones duraron 6 meses.
A lo largo de las apariciones las 3 j?venes recibieron diversos mensajes. El 15 de agosto de 1982, las videntes asisten a aquello que ha sido interpretado como la prefiguraci?n del genocidio ruand?s; al Virgen se aparece en l?grimas y las j?venes ven ?un r?o de sangre, personas que se matan unas a otras, cad?veres abandonados sin ninguno que los entierre, un ?rbol en llamas, un enorme abismo, un monstruo, cabezas decapitadas?. En otras visiones, sin embargo, la Virgen aparece sonriente e invita a los hombres a amarla como madre que cuida de sus hijos (?No es necesario tener miedo de la mam?, dice Mar?a). Los hombres son llamados a la conversi?n, a la oraci?n (sobre todo a la oraci?n del Rosario), a la humildad y al amor hacia el pr?jimo. Las videntes han visto tambi?n el infierno, el purgatorio y el para?so.

Estas apariciones han sido aprobadas por el Obispo de Gikongoro, Su Exc. Mons. Augustin Misago, Obispo de la di?cesis donde se encuentra Kibeho, con una declaraci?n publicada el 29 de junio de 2001. Otros 4 videntes (un chico y tres chicas) han declarado haber tenido visiones de la Virgen y de Jes?s, pero sus visiones no han sido reconocidas. Desde 1982 en Kibeho se realizan peregrinaciones, curaciones y conversiones.

?La Virgen me ha ense?ado a rezar la corona del Rosario de los 7 dolores porqu? dec?a que se estaba preparando una tragedia para Ruanda?. De esta manera Nathalie Mukamazimpaka, una de las tres videntes de Kibeho, en Ruanda, recuerda lo que le dijo la Virgen durante sus apariciones.

?La Virgen nos ha pedido cambiar nuestro estilo de vida, amar los sacramentos, hacer penitencia, rezar incesantemente recitando el Rosario de los 7 dolores para la conversi?n del coraz?n de quienes se han alejado de Dios, y de ser humildes pidiendo perd?n y perdonando?, agrega Nathalie.

?El perd?n es un elemento central del mensaje evang?lico?, comenta a Fides Mons. Augustine Misago, Obispo de Gikongoro. ?Sin el perd?n, en efecto, no se puede construir una sociedad fundada en el Evangelio. Sin el perd?n no puede ni siquiera existir una sociedad sana, sino solo una sociedad herida?.

Mons. Misago recuerda el asombro y el sentimiento de inquietud generado por la narraci?n de las videntes: ?Ahora podemos decir que ha sido una predicci?n del drama ruand?s, recuerdo que el 15 de agosto de 1982, fiesta de la Asunci?n, los videntes en vez de ver a la Virgen llena de gozo, fueron testimonios de visiones terribles, espantosas, cad?veres de los cuales brotaban borbotones de sangre, abandonados en las colinas. Nadie sab?a el significado de estas terribles im?genes. Ahora se puede leer cuanto sucedido y pensar que pudo haber sido una visi?n de aquello que sucedi? en Ruanda, y tambi?n en la regi?n de los Grandes Lagos donde es derramada sangre en Burundi, Uganda y en la Rep?blica Democr?tica del Congo?.

El Obispo de Gikongoro agrega que el mensaje de la Virgen de Kibeho se refiere a toda la humanidad. ?Es necesaria una conversi?n de los corazones para obtener mayor justicia. Vivimos en una situaci?n de desequilibrio mundial donde los ricos contin?an enriqueci?ndose y los pobres empobreci?ndose. Es una situaci?n vergonzosa que cada uno debe evaluar seg?n su propia conciencia?.
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios