Mi?rcoles, 05 de diciembre de 2007
05 Diciembre (ACI).- En la Audiencia General de hoy, el Papa Benedicto XVI prosigui? su catequesis sobre los Padres de la Iglesia, presentando esta vez a San Cromacio, Obispo de Aquileya en el siglo IV, e invit? a los fieles a que el Adviento sea un tiempo de oraci?n y encuentro con Aquel que ?conoce a cada uno y nos quiere? y ?no nos abandona?.

Ante miles de feligreses reunidos en el Aula Pablo VI, el Santo Padre present? a San Cromacio, un ejemplar Obispo que ayud? a luchar contra "los ?ltimos residuos del arrianismo en Occidente".

Sobre la jurisdicci?n eclesi?stica confiada a Cromacio, Aquileya, el Pont?fice se?al? que se ?extend?a a los territorios actuales de Suiza, Baviera, Austria y Eslovenia, hasta llegar a Hungr?a".

Sobre San Cromacio, el Papa destac? que "fue un sabio maestro y un preclaro pastor y en su ense?anza parte siempre de la Palabra de Dios y vuelve siempre a ella? y explic? que entre los temas que le gustaban en particular destacan, sobre todo el misterio trinitario, el Esp?ritu Santo y el misterio de Cristo. ?El Verbo encarnado es verdadero Dios y verdadero hombre: asumi? totalmente la humanidad, para donarle la propia divinidad", destacaba el Santo Obispo seg?n rese?? el Papa.

"Cromacio supo hablar a sus fieles con un lenguaje fresco, vivaz e incisivo. Como buen pastor, en un per?odo borrascoso como el suyo, marcado por las incursiones de los b?rbaros, estuvo cerca de los fieles para consolarlos y abrir su alma a la confianza en Dios, que nunca abandona a sus hijos", destac?.

Al final de su alocuci?n, el Papa se dirigi? a los presentes de manera espont?nea diciendo que al inicio del per?odo de Adviento, "San Cromacio nos dice que el Adviento es un tiempo de oraci?n, y nos invita a entrar en contacto con Dios. El nos conoce, conoce a cada uno y nos quiere, no nos abandona. Con esta confianza vayamos hacia adelante en este tiempo lit?rgico.

??Buen Adviento a todos!", dese? el Pont?fice antes de saludar en diversas lenguas a los asistentes e impartir la bendici?n apost?lica.
Comentarios