Lunes, 10 de diciembre de 2007
Los Obispos de la Regi?n de R?o Negro (di?cesis de Alto Valle, San Carlos de Bariloche y Viedma?, enterados por los medios de comunicaci?n de la aprobaci?n el pasado 29 de noviembre la ley conocida como ?Muerte digna?, se han dirigido nuevamente a todos los fieles de la Provincia, por medio de un comunicado titulado ?Dignidad de la vida humana?.

DIGNIDAD DE LA VIDA HUMANA


Comunicado de los obispos de R?o Negro


Enterados por los Medios de Comunicaci?n Social que el pasado 29 de noviembre se aprob? para toda la Provincia de R?o Negro la ley conocida como ?Muerte digna?, los Obispos de las Di?cesis de Alto Valle, Bariloche y Viedma, nos dirigimos al pueblo de la Provincia, para informarles de lo siguiente:

1. Con fecha 11 de julio, los Obispos rionegrinos hicimos conocer un Mensaje titulado la ?Dignidad de la vida humana?, donde expres?bamos el pensamiento de la Iglesia respecto al proyecto que entonces se debat?a en la legislatura de la Provincia, conocido como ?Muerte digna?.
Dec?amos en el Mensaje, que ofrec?amos esas ?consideraciones, tanto a los fieles cat?licos, como a todos los varones y mujeres de buena voluntad?. A la vez, teniendo en cuenta la alta responsabilidad de todos los Sres. Legisladores provinciales, se les hizo llegar a cada uno, con fecha 12 de julio, el texto completo, para que estuvieran informados de lo que la Iglesia piensa sobre el tema.

2. A pesar del tiempo transcurrido desde que se envi? el Mensaje y hasta que se sancion? la Ley, en ninguno de los Obispados se recibi? comentario alguno sobre dicho Mensaje, ni a favor ni en contra del documento. Tampoco sabemos si dentro de la legislatura produjo al debate o intercambio de ideas.

3. Teniendo en cuenta afirmaciones aparecidas en algunos medios de la no colaboraci?n de la Iglesia cuando le fue requerida, decimos claramente que nunca se recibi? en ninguno de los Obispados del Alto Valle, San Carlos de Bariloche y Viedma, invitaci?n alguna para dialogar sobre tan delicada cuesti?n, ni siquiera cuando se conoci? el Mensaje enviado a los Sres. Legisladores.

4. Respecto a la cuesti?n que se llama ?encarnizamiento terape?tico?, reiteramos el p?rrafo de nuestro Mensaje que corresponde al tema:
?La Iglesia, reiteradamente, ha manifestado que se opone a las intervenciones m?dicas ya no adecuadas a la situaci?n real del enfermo, por ser desproporcionadas a los resultados esperados, o bien por ser demasiado gravosas para ?l o su familia (lo que la ciencia llama hoy ?encarnizamiento terap?utico?): ?Ante la inminencia de una muerte inevitable, a pesar de los medios empleados, es l?cito en conciencia tomar la decisi?n de renunciar a unos tratamientos que procurar?an ?nicamente una prolongaci?n precaria y penosa de la existencia, sin interrumpir sin embargo las curas normales debidas al enfermo en casos similares.? (Sagrada Congregaci?n para la Doctrina de la Fe, ?Declaraci?n sobre la Eutanasia?, 5-5-1980).
Las curas ?normales? de las que habla la Declaraci?n sobre la Eutanasia, hace referencia, entre otras, a la hidrataci?n y alimentaci?n. Por eso se debe ser muy cuidadosos en distinguir las curas normales de los m?todos considerados desproporcionados o ya no adecuados al bien del paciente? (Mensaje de los Obispos del 11 de julio de 2007).

5. Por otra parte, seg?n hemos podido leer en los Medios, la nueva Ley establece que ?toda persona que padezca una enfermedad irreversible en estado terminal tiene derecho a manifestar su rechazo a los procedimientos quir?rgicos, de hidrataci?n y alimentaci?n y de reanimaci?n artificial cuando estos sean desproporcionados a las perspectivas de mejor?a y produzcan dolor y sufrimiento?.
En cuanto a este punto de los cuidados paliativos, queremos recordar tambi?n lo dicho en el Mensaje de julio pasado, porque creemos que la Ley no respeta el derecho que tiene el enfermo a recibir dichos cuidados ordinarios, sabiendo que ellos no son parte de lo que llamamos ensa?amiento terape?tico, sino ?un medio natural de conservaci?n de la vida?:

?Es bueno tener presente que ??la administraci?n de agua y alimento, aunque se lleve a cabo por v?as artificiales, representa siempre un medio natural de conservaci?n de la vida, no un acto m?dico. Por lo tanto, su uso se debe considerar, en principio, ordinario y proporcionado, y como tal moralmente obligatorio, en la medida y hasta que demuestre alcanzar su finalidad propia?? (Juan Pablo II, 20/03/2004). Por lo tanto, dejar de hidratar y alimentar a un paciente es, simplemente, condenarlo a muerte por inanici?n, deshidrataci?n y/o desnutrici?n? (Mensaje de los Obispos de R?o Negro del 11 de julio de 2007).

6. Finalmente, creemos que la asistencia religiosa, seg?n sea la confesi?n del enfermo, es un derecho y una ayuda valiosa para todo paciente, especialmente en la fase final de la vida, que si es bien recibida, transfigura el dolor mismo en un acto de amor redentor y la muerte en apertura hacia la vida plena y feliz en Dios.

Saludamos cordialmente a todos, con la bendici?n del Dios ?que ama la vida? (Sab. 11,26).

General Roca, 6 de diciembre de 2007


Mons. N?stor H. Navarro, obispo de del Alto Valle del R?o Negro
Mons. Fernando Carlos Maletti, obispo de San Carlos de Bariloche
Mons. Esteban Mar?a Laxague, obispo de Viedma
Mons. Miguel Esteban Hesayne, obispo em?rito de Viedma
Mons. Jos? Pedro Pozzi, obispo em?rito del Alto Valle del R?o Negro
Publicado por verdenaranja @ 22:59  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios