Jueves, 13 de diciembre de 2007
Mensaje de Navidad de los Obispos de Cuba dirigido a todos los sacerdotes, di?conos, religiosas y fieles del pueblo cubano, con fecha 12 de diciembre. (Fides)

MENSAJE DE NAVIDAD DE LOS OBISPOS DE CUBA

? LA ESPERANZA NO QUEDAR? DEFRAUDADA? (Rom. 5,5)


1? ??Qu? hermosos sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae la buena nueva, que pregona la victoria!? (Is 52,7). Con estas palabras de Isa?as, profeta de la esperanza, queremos introducir nuestro tradicional mensaje de Navidad dirigido a ustedes: sacerdotes, di?conos, religiosas y religiosos, fieles y a todo nuestro pueblo. Isa?as anunciaba un mensaje de paz y esperanza a su pueblo, lo animaba a que, para superar las dificultades que le angustiaban practicaran la justicia y se acercaran a Dios. Tambi?n les recordaba que en ese empe?o no estaban solos, Dios estaba con ellos, era fiel, no se olvidaba de su pueblo. Este consuelo y, a la vez, llamada a la acci?n lo expresaba el profeta de manera po?tica y bella. Dirigi?ndose a ellos, dec?a: ?Ya no te llamar?n abandonada ni a tu tierra devastada, a ti te llamar?n mi favorita porque el Se?or te prefiere a ti? (Is. 62,4) , y a?ad?a lleno de esperanza: ?El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande, habitaban en tierras de sombras y una luz les brill? (Is. 9.2) .

2? Ahora, al igual que Isa?as en su tiempo, nosotros, Obispos de la Iglesia en Cuba, tambi?n deseamos, para ser fieles a Dios, transmitirles ese mismo mensaje de esperanza, de la Buena Noticia que brota del amor de Dios y que anuncia la victoria de la paz. ?Jes?s es el mensajero que anuncia y realiza la victoria de la Paz !. En la noche de la Navidad los ?ngeles cantaron ?paz en la tierra a los hombres que ama el Se?or? (Lc. 2,14) . La Navidad nos habla de la cercan?a de Dios para con nosotros, de su amor por el hombre y de su deseo de que alcance la felicidad.

Dios se hace hombre

3? La Navidad es tambi?n la fiesta de la esperanza, porque es la fiesta de la vida. Porque de eso se trata, como indica su nombre; de un nacimiento, de una vida que comienza. Pero m?s todav?a porque es el nacimiento del Hijo de Dios, es Dios mismo que se hace hombre.

4? Si Dios se hace hombre, la vida humana adquiere un sentido de dignidad y de grandeza. Entonces, ?cu?n importante y valiosa es mi vida y la de cualquier persona humana para que el mismo Dios quiera ?hacerse semejante al hombre?! (cf. Flp 2,7) . Esta mirada de fe nos asegura que Jesucristo, el Hijo de Dios, nacido en Bel?n de la Virgen Mar?a hace m?s de 2000 a?os, ha entrado en nuestra historia personal y social, y nos da motivos para esperar y posibilidades para alcanzar lo esperado.

5? Como el mensaje de Navidad es de alegr?a y de esperanza, su celebraci?n se ha convertido en una tradici?n popular en casi todos los pa?ses del mundo, entrando a formar parte del acervo cultural de numerosos pueblos. En Cuba tambi?n ha sido as?. Para las personas mayores sobre todo, muchos de sus mejores recuerdos familiares se enmarcan en el tiempo de las fiestas navide?as: los adornos en las casas, el Nacimiento junto al arbolito de Navidad con sus luces; los villancicos, que son la m?sica propia de esos d?as, algunos de ellos compuestos por nuestros mejores creadores musicales; las comidas tradicionales del d?a de Nochebuena: lech?n asado, yuca con mojo, arroz congr?, ensalada de tomate, lechuga y r?banos, bu?uelos con alg?n vino y alg?n turr?n, ... Navidad, ante todo, es la fiesta de la familia; los que estaban lejos vienen al hogar, es el momento de dejar atr?s agravios y rencillas, de unir a los que est?n divididos; es un tiempo de reconciliaci?n y encuentro, es la fiesta de toda la familia.

6? A esta fiesta sigue la de fin de a?o con las consabidas felicitaciones: ?Feliz Navidad y pr?spero A?o Nuevo!. La sola expresi?n habla de expectativas, de esperanza. Se quiere y desea que el a?o que comienza sea mejor que el anterior, que los males y problemas pasados sean superados. Se le pide a Dios salud y paz para poder luchar y superar las dificultades y trabas que impiden conseguir estos deseos y aspiraciones de toda la familia y de todo el pueblo cubano, incluyendo a los ni?os, quienes esperan ilusionados y llenos de fantas?a el d?a de los Reyes Magos.

D?cimo aniversario de la visita del Papa Juan Pablo II

7? Este a?o estamos celebrando diez a?os de que en Cuba se volviera a conmemorar oficialmente el D?a de Navidad, declar?ndolo feriado nacional. De esta manera nos sentimos unidos a los pueblos latinoamericanos, con los cuales compartimos las mismas ra?ces culturales cristianas, en una de las tradiciones y celebraciones m?s antiguas y genuinas de Am?rica Latina y El Caribe.

8? La ausencia por casi tres d?cadas de la celebraci?n de la Navidad de manera oficial, unida a otros obst?culos de diversa ?ndole, hicieron que m?s de una generaci?n desconociera el sentido religioso, esperanzador y humano de esta fiesta. Hoy constatamos que la celebraci?n de la Navidad recibe cada d?a m?s acogida entre las personas y las familias, lo cual revela un anhelo que perdur? en el alma de nuestro pueblo. En este sentido tambi?n nos alegramos porque, a partir de este a?o, nuestros ni?os y j?venes podr?n disfrutar de vacaciones escolares por Navidad y Fin de A?o. Esto contribuye al bien de nuestra naci?n

9? No podemos olvidar que el Papa Juan Pablo II, haci?ndose eco de este deseo de nuestro pueblo y de la Iglesia , solicit? al gobierno de Cuba que la Navidad volviese a ser celebrada como un d?a feriado. Justamente, el pr?ximo a?o, celebraremos el d?cimo aniversario de su visita. ?l vino como ?mensajero de la verdad y la esperanza?. Su presencia entre nosotros fue una bendici?n para todos. Fue recibido por nuestro pueblo con calor y aprecio desbordante y las autoridades del pa?s le brindaron una afectuosa acogida. Recorri? casi toda nuestra geograf?a. Con el Evangelio en la mano nos habl? de la verdad sobre el hombre, sobre Jesucristo, sobre la Iglesia y nos dej? un mensaje de esperanza con el que nos anim? a buscar entre todos un futuro mejor. El supo iluminar con voz de pastor muchas posibilidades concretas de crecimiento humano que pueden ser dinamizadas por la esperanza cristiana.

10? La esperanza que brota de nuestra fe en Jesucristo no es un escape de la realidad hacia un mundo fantasioso, no es un consuelo para las frustraciones de nuestra vida; es una liberaci?n de nuestros miedos y un ensanchamiento de nuestros horizontes, es una fuerza movilizadora hacia metas m?s altas que desde ahora pueden animar nuestras acciones m?s concretas. ??No tengan miedo de abrir sus corazones a Cristo?! , esa fue la exclamaci?n con la que nos salud? el Papa Juan Pablo II desde que puso sus pies en tierra cubana, la misma que fue como un lema de su pontificado.

11? Basta recordar de las ense?anzas del Papa algunas de sus palabras que son particularmente iluminadoras para este momento de nuestra historia: ?Cuba, cuida a tus familias para que conserves sano tu coraz?n? ? ?No busquen fuera lo que pueden encontrar dentro, no esperen de los otros lo que ustedes son capaces y est?n llamados a ser y a hacer. No dejen para ma?ana el construir una sociedad nueva, donde los sue?os m?s nobles no se frustren y donde ustedes puedan ser los protagonistas de su historia? ? ?Quiero repetir mi llamado a dejarse iluminar por Jesucristo, a aceptar sin reservas el esplendor de su verdad, para que todos puedan emprender el camino de la unidad por medio del amor y la solidaridad, evitando la exclusi?n, el aislamiento y el enfrentamiento, que son contrarios a la voluntad del Dios-Amor? ? ?Esta es la hora de emprender nuevos caminos que exigen los tiempos de renovaci?n que vivimos?.



Esperanza y expectativas

12? Precisamente, en esta Navidad y fin de a?o, cuando en Cuba surgen tantas expectativas acerca de cambios necesarios que puedan mejorar y transformar la vida nacional, estas palabras cobran mayor significado, porque a trav?s de muchos a?os se han acumulado dificultades que resultan agobiantes y duran demasiado. La Iglesia Cat?lica , como parte de nuestro pueblo, participa de esta espera y ofrece su oraci?n y su contribuci?n para que se encuentren soluciones reales y eficaces que favorezcan caminos de esperanza.

13? En esta tarea todos estamos implicados, sin exclusiones ni marginaciones. Es necesario dar espacios a la iniciativa y creatividad personal, pues todos corremos la misma suerte. Todos somos capaces de aportar soluciones, como todos supimos solidarizarnos, de modo ejemplar, con las v?ctimas de las inundaciones que, recientemente, afectaron a las provincias orientales: los m?s cercanos abriendo las puertas de sus hogares, y los m?s lejanos entregando sus ayudas. Al respecto queremos reconocer la labor desempe?ada por C?ritas Cubana al coordinar y distribuir el generoso aporte ofrecido por las comunidades cat?licas.

Itinerario pastoral

14? Queridos hermanos y hermanas, este Mensaje Navide?o se inscribe en un camino de esperanza que quiere recorrer la Iglesia en Cuba en el a?o pr?ximo a comenzar. Nos anima a esta esperanza el recuerdo vivo de la visita de Juan Pablo II y las palabras de la Enc?clica que el Papa Benedicto XVI ?Sobre la esperanza cristiana? acaba de dirigir a la Iglesia Universal. Nos dice el Santo Padre: ?El presente aunque sea un presente fatigoso, se puede vivir y aceptar si lleva hacia una meta, si podemos estar seguros de esta meta y si esta meta es tan grande que justifique el esfuerzo del camino ? S?lo cuando el camino es cierto como realidad positiva, se hace llevadero tambi?n el presente ? llegar a conocer a Dios, al Dios verdadero, eso es lo que significa recibir esperanza? .

15? Para fortalecer nuestra esperanza, en este 10? aniversario de la inolvidable visita del Papa Juan Pablo II a Cuba, el Santo Padre Benedicto XVI ha querido hacerse presente entre nosotros en la persona del Cardenal Tarcisio Bertone, Secretario de Estado de Su Santidad, quien ha anunciado su visita para el pr?ximo mes de febrero. Este ser? el primero de los eventos eclesiales que marcar? el a?o pastoral de la Iglesia en Cuba.

16? En el a?o 2008 comenzar?n tambi?n las celebraciones por los 400 a?os del hallazgo en la Bah?a de Nipe de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba, que consistir? en un trienio preparatorio cuya culminaci?n tendr? lugar en el 2012 con un A?o Jubilar. Con alegr?a y esperanza les comunicamos este acontecimiento y les convocamos a participar en el inicio de estas celebraciones.

17? Otro acontecimiento de honda significaci?n para la Iglesia en Cuba ser? la Beatificaci?n en Camag?ey ?a finales del pr?ximo a?o? del Padre Olallo, Hermano de San Juan de Dios, nacido en Cuba, quien entreg? 54 a?os de su vida en esa ciudad al servicio de los enfermos, pobres y necesitados.

18? Les animamos a celebrar con gozo y alegr?a en el seno de sus familias, en las iglesias y casas de oraci?n, estas fiestas navide?as ?dando raz?n de nuestra esperanza? (1 Pe. 3,15) ?porque la esperanza no quedar? defraudada pues el amor de Dios ha sido derramado en nuestro coraz?n por el don del Esp?ritu Santo? (Rom. 5,5) . Que la Virgen Mar?a , Madre del Salvador, que fue d?cil al Esp?ritu Santo nos ayude a preparar nuestros corazones para recibir a Jes?s en esta Navidad.

Con el deseo de una Feliz Navidad y un pr?spero y venturoso A?o Nuevo.

Los bendicen con todo afecto,

LOS OBISPOS DE CUBA

12 de Diciembre de 2007
Fiesta de Nuestra Se?ora de Guadalupe
Patrona de Am?rica
Publicado por verdenaranja @ 22:51  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios