Viernes, 14 de diciembre de 2007
ZENITPublicamos el mensaje que dirigi? Benedicto XVI el jueves 13 de Diciembre de 2007,a los nuevos embajadores ante la Santa Sede de Tailandia, Seychelles, Namibia, Gambia, Surinam, Singapur y Kuwait, al recibir sus cartas credenciales.

Excelencias:

Con mucho gusto os doy la bienvenida con motivo de la presentaci?n de las cartas que os acreditan como embajadores extraordinarios y plenipotenciarios de vuestros respectivos pa?ses: Tailandia, Seychelles, Namibia, Gambia, Surinam, Singapur y Kuwait. Os doy las gracias por las gentiles palabras que me hab?is transmitido de parte de vuestros jefes de Estado. Os pido que les expres?is mi diferente saludo y mis mejores deseos para sus personas y para la elevada misi?n que ejercen al servicio de sus pa?ses.

Mi cordial saludo se dirige tambi?n a todas las autoridades civiles y religiosas de vuestras naciones, as? como a todos vuestros compatriotas. Por mediaci?n vuestra os aseguro mis oraciones, alent?ndoles a continuar su misi?n y el testimonio que ofrecen con su compromiso al servicio de todos.

Vuestra misi?n de diplomacia es particularmente importante en el mundo actual para mostrar que, en todas las situaciones de la vida internacional, el di?logo tiene que ser superior a la violencia, y el deseo de paz y de fraternidad debe prevalecer sobre la confrontaci?n y el individualismo, que s?lo provocan tensiones y rencores, obstaculizando la edificaci?n de sociedades reconciliadas.

Por mediaci?n vuestra, deseo lanzar un nuevo llamamiento para que todas las personas que tienen una funci?n en la vida social, todas las que participan en el gobierno de las naciones, hagan todo lo que puedan para volver a dar esperanza a los pueblos que tienen la tarea de gobernar. Que tengan en cuenta sus aspiraciones m?s profundas y que hagan lo necesario para que todos puedan beneficiarse de las riquezas naturales y econ?micas de su pa?s, seg?n los principios de la justicia y de la equidad.

Desde esta perspectiva, debe prestarse particular atenci?n a las j?venes generaciones, mostr?ndoles que son la primera riqueza de un pa?s. Su educaci?n integral es una necesidad primordial. En efecto, no es suficiente una informaci?n t?cnica y cient?fica para forjar hombres y mujeres responsables en su familia y a todos los niveles de la sociedad. Para lograr este objetivo, hay que privilegiar una educaci?n en los valores humanos y morales que permita a cada joven tomar confianza en s? mismo, esperar en el futuro, preocuparse de sus hermanos y hermanas en humanidad y asumir su papel en el crecimiento de la naci?n, con un sentimiento cada vez m?s agudo de preocupaci?n por el pr?jimo.

Por este motivo deseo que, en cada pa?s, la educaci?n de la juventud sea una prioridad con el apoyo de todas las instituciones de la comunidad internacional que est?n comprometidas en la lucha contra el analfabetismo y contra la falta de formaci?n en todas sus formas. Es una manera particularmente importante de luchar contra la desesperanza que puede albergarse en el coraz?n de los j?venes y provoca numerosos actos de violencia, individuales o colectivos.

La Iglesia cat?lica, por su parte, gracias a sus numerosas instituciones educativas, se compromete sin cesar con todos los hombres de buena voluntad en el frente de la formaci?n global de los j?venes. Aliento a todas las personas que participan en esta hermosa misi?n de la educaci?n de la juventud a continuar sin descanso en su tarea, convencidos de que la adecuada formaci?n de los j?venes prepara un ma?ana prometedor.

Acab?is de recibir de vuestros jefes de Estado una misi?n ante la Santa Sede. Al final de nuestro encuentro, quiero expresaros, se?oras y se?ores embajadores, mis mejores deseos para el servicio que os dispon?is a desempe?ar. Que el Todo Poderoso os sostenga a vosotros, a vuestros seres queridos, a vuestros colaboradores y a todos vuestros compatriotas en la edificaci?n de una sociedad pac?fica, y que descienda sobre cada uno de vosotros la abundancia de sus bendiciones divinas.

Traducci?n del original franc?s realizada por Jes?s Colina

? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana
Publicado por verdenaranja @ 22:31  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios