Viernes, 21 de diciembre de 2007
Mensaje expresado por el Comit? permanente de la Conferencia Episcopal Chilena en su Mensaje de Navidad 2007.


"Alg?n presente que te agrade, Se?or"
Mensaje de Navidad 2007


1. En medio de los ajetreos que a veces dificultan el recogimiento y la contemplaci?n del misterio de la Navidad, nos acercamos a la celebraci?n de esta fiesta trascendental de la fe cristiana: Dios se ha hecho hombre. Este es un acontecimiento que cambia la historia pues revela a Dios-con-nosotros, un Dios que ?como ha dicho el Santo Padre- es el eterno contempor?neo de la humanidad.

2. Desde el pesebre de Bel?n, miramos la calidad de nuestra convivencia. Estamos concluyendo un a?o que, si bien no ha sido f?cil para los chilenos en varios campos, tambi?n ha abierto caminos, por la fecunda v?a del di?logo, para buscar soluciones a temas pendientes de la sociedad, como una mayor justicia social y una educaci?n de calidad. Eso s?, nos sigue preocupando este clima de violencia latente en la convivencia diaria del hogar, que tambi?n se percibe en barrios, colegios, estadios y en distintos ?mbitos de la vida social y que cada cierto tiempo estalla en pol?micas destempladas, y descalificaciones.

3. El acontecimiento de Bel?n, nos une de modo especial a las personas que sufren la pobreza, la soledad, la enfermedad o el abandono. Pensamos hoy en quienes se encuentran sin trabajo, con sus familias en crisis, lejos de sus seres queridos o agobiados por la desesperanza. Con los m?s peque?os quiso Dios celebrar su presencia en medio de nosotros. Hacia sus sentimientos volcamos los nuestros en esta Nochebuena.

4. Queremos volver a decirlo con fuerza: necesitamos educar para la paz. En su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz del pr?ximo 1 de enero, el Papa sostiene que ?la familia es la primera e insustituible educadora de la paz?. S?lo desde el di?logo honesto y respetuoso que se aprende en el hogar se logra superar la tentaci?n de la violencia y se abren las puertas a soluciones justas.

5. En la paz del pesebre se inspira nuestra intenci?n para esta nochebuena: que el Ni?o Jes?s nos bendiga con su gracia, pacifique nuestros esp?ritus y nos conduzca por el camino del di?logo para que nuestra convivencia familiar, c?vica y social sea cada d?a m?s respetuosa de la dignidad de todos, por el bien de nuestro pueblo, y particularmente de los m?s postergados.

6. Nuestra palabra final es la esperanza. En este tiempo de Adviento, Benedicto XVI nos ha regalado ?Spe salvi?, su segunda enc?clica, de honda riqueza y frescor para nuestro tiempo. En su texto nos recuerda que ?nosotros necesitamos tener esperanzas ?m?s grandes o m?s peque?as?, que d?a a d?a nos mantengan en camino. Pero sin la gran esperanza, que ha de superar todo lo dem?s, aquellas no bastan. Esta gran esperanza s?lo puede ser Dios, que abraza el universo y que nos puede proponer y dar lo que nosotros por s? solos no podemos alcanzar? (N. 31).

7. Con el esp?ritu humilde que condujo al peque?o tamborilero hasta el santo pesebre con lo ?nico que pose?a -su viejo tambor-, queremos ofrecer al Ni?o Jes?s nuestra esperanza, por la intercesi?n de Mar?a, madre del amor hermoso. A todos nuestros compatriotas les deseamos una muy feliz Navidad.

POR EL COMIT? PERMANENTE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE CHILE

? Alejandro Goic Karmelic
Obispo de Rancagua
Presidente

? Cristi?n Contreras Villarroel
Obispo Auxiliar de Santiago
Secretario General

Santiago, 20 de diciembre de 2007
Publicado por verdenaranja @ 22:39  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios