Lunes, 07 de enero de 2008
Desarrollo de la celebraci?n de la "Oraci?n por la Unidad de los Cristianos 2008", sacada de folleto para la celebraci?n del a?o 2008.



No ces?is de orar (1 Ts 5, 17)


C: Celebrante

L: Lectores

T: Todos


Himno de apertura con procesi?n

Los celebrantes y las personas que garantizan el servicio lit?rgico pueden entrar en procesi?n durante el canto del himno. Se aconseja que una sola de entre ellas lleve una l?mpara de aceite o un cirio encendido que se deposita?r? delante de la asamblea, por ejemplo sobre el altar o la mesa de la comuni?n o donde esta colocada la Biblia. Se pueden encender otros cirios colocados en este lugar mientras que el canto del himno contin?a. Cada una de las personas presentes habr? recibido de antemano un cirio apagado.

1. Acogida, invocaci?n al Esp?ritu Santo y proclamaci?n de la Palabra de Dios

Palabras de bienvenida

El celebrante o el pastor de la asamblea suele dar la bienvenida a todos en el nombre de jesucristo nuestro ?nico Se?or y dice:

C: Invocarnos juntos al Esp?ritu Santo, luz de nuestros corazones. aliento de vida y poder del Padre que se manifies?ta en la muerte y resurrecci?n de Jes?s. Que prosiga en este tiempo que vivimos su obra de reconciliaci?n y de comuni?n comenzada desde la predicaci?n apost?lica. Esta obra de la creaci?n, ?no la reconocemos m?s en el movimiento hacia la comuni?n en el amor, hacia la reconciliaci?n v la justicia, en el movimiento ecum?nico y en la Semana de oraci?n por la unidad de los cristia?nos despu?s de un siglo?

Uno de los celebrantes presenta entonces brevemente esta celebraci?n de 2008 situ?ndola en el contexto del centenario de la creaci?n por Paul Wat/son, en 1908. del ()clavario de oraci?n por la unidad, precursora de la Semana de oraci?n para la unidad de los cristianos.

C: Comenzamos esta oraci?n invocando la unidad del Dios uno. Padre, Hijo y Esp?ritu Santo. Acojamos a Dios en nuestros corazones, como Dios nos acoge en su coraz?n, por Jesucristo nuestro Se?or.

T: Amen.

C: Pidamos al Padre que nos env?e los dones de su Esp?ritu Santo: que nuestros corazones se abran a su presencia, que le dejemos orar en nosotros y que nos conduzca en su comuni?n. La unidad de la Iglesia es obra del Esp?ritu Santo. Nunca podremos realizarla por nuestros propios medios. Roguemos para que el Esp?ritu Santo descienda sobre cada uno de nosotros, que bendiga a la Iglesia de Dios con su gracia y nos una en Cristo.

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Llena nuestros corazones de gracia!

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Lib?ranos de la duda y de la desconfianza!

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Danos la fe para avanzar!

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Cambia nuestros corazones de piedra!

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Concede la justicia de Dios a nuestro mundo!

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Ay?danos a comprender que somos hermanas y herma?nos!

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Haz caer los muros entre nosotros!

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Conc?denos tus dones para que los compartamos!

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Intercede por nosotros, Esp?ritu del Padre. cuyos suspiros inexpresables superan nuestras palabras/

C: ?Ven, Esp?ritu Santo!

T: ?Une a todos los cristianos en Cristo nuestro Se?or!

Se canta un himno al Esp?ritu Santo, por ejemplo Veni Creator Spiritus. RVeni Sancte Spiritus? (Taiz?). u otro adecuado.

C: Puede haber un nuevo y continuo Pentecost?s. Que nuestras iglesias se comprometan de nuevo a orar por la plena unidad de todos los cristianos, que nuestras oracio?nes se a?adan a un siglo de oraciones. ?para que todos sean uno?. Lo pedimos por Jesucristo nuestro Se?or, que vive y reina con el Padre y el Esp?ritu Santo, y es un solo Dios, por los siglos de los siglos.

T: Am?n.

La Palabra de Dios

L: Is 55. 6-9. Buscad al Se?or mientras se le encuentra.
Sal 34. cantado o le?do con respuesta. Cuando uno grita, el Se?or escucha.

L: 1 Es 5, (12a) 1.3b-18. Orad sin cesar. Aleluya cantado.

L: Jn 17, 6-21. Para que sean uno.

Homil?a

Silencio

Acci?n de gracias a Dios

Por los dones recibidos en el movimiento ecum?nico y a trav?s de la fideli?dad de los cristianos se debe rogar por su unidad en Cristo. En funci?n del contexto la asamblea puede mencionar m?s expl?citamente los frutos del movi?miento ecum?nico y de la oraci?n por la unidad a nivel local o universal.

T; Verdaderamente Dios, nuestro Padre, es bueno,
y decirlo admirablemente desde nuestros corazones.

C: Bendito eres t? para Jes?s tu servidor
cuyo nombre es invocado por la multitud de las
L1: Bendito eres t? para Cristo, tu enviado, que re?ne en la unidad a los hijos dispersos.

L2: Bendito eres t? para tu Esp?ritu Santo. ?l es nuestra comuni?n y nos conduce a la unidad en una misma fe.

L1: Bendito eres t? para todos aquellos y aquellas que fueron pioneros de la b?squeda de la unidad cristiana, que son conocidos, como el padre Paul Wattson y el abad Couturier, o m?s an?nimos: fieles laicos, monjes y mon?jas, servidores y servidoras de la unidad cristiana quie?nes respondieron a tu llamada.

L2: Bendito eres t? por los frutos abundantes de esta ora?ci?n incesante, para nuestra unidad en Cristo, y que se elevan desde todos los continentes.

L1: Durante un siglo, o?ste esta oraci?n incesante con frutos innumerables.

L2: Que tu Esp?ritu nos anime a perseverar en la oraci?n. Podemos guardar vivo el recuerdo de la fe activa de todos los santos, pioneros, te?logos y grandes figuras del movimiento ecum?nico, de su amor al Evangelio y a la Iglesia.

C: Ahora, Dios Padre nuestro, desde el fondo de nuestras memorias y de nuestros corazones nos volvemos hacia ti y te aclamamos con todos aquellos y aquellas que tu santa Palabra ilumina y convoca, que tu Esp?ritu Santo anima, y que t? deseas reunir en un ?nico bautismo, una ?nica fe y una ?nica eucarist?a para la alabanza de la gloria de tu Nombre:

Canto que expresa la alabanza, la acci?n de gracia, la glorificaci?n de Dios. Por ejemplo ,A ti la Gloria?; el "trisagio"; el "Gloria a Dios", etc. Algunos salmos convienen, pero con una breve presentaci?n: Sal 32 (33); 33 (34); 35 (36).


II. Oraciones de intercesi?n y gestos simb?licos de unidad


Intercesiones

C: Rogamos al Padre, en el Hijo y por el Esp?ritu Santo, por las necesidades de nuestras Iglesias, de nuestro mundo y de nosotros mismos. Rogamos sin cesar por la unidad de todos los cristianos.

T: ?Se?or, ten piedad y esc?chanos!

C: Rogamos sin cesar por los responsables de nuestras Iglesias y Comunidades de fe, para que tambi?n perseveren en el esfuerzo de la unidad de los cristianos.

T: ?Cristo, ten piedad y esc?chanos!

C: Rogamos por todos los bautizados, que sean capaces de orar sin cesar, a fin de ?que todos sean uno... y que el mundo crea?.

T: ?Se?or, ten piedad y esc?chanos!

C: Por las Iglesias y comunidades de fe amenazadas por otras divisiones y cismas, para que sea preservada su unidad.
T: ?Cristo, ten piedad y esc?chanos!

C: Por los consejos de Iglesias de todas partes del mundo, a nivel nacional y local, para que el trabajo que realizan juntos sea un testimonio del Evangelio en el mundo.

T: ?Se?or, ten piedad y esc?chanos!

C: Por los di?logos ecum?nicos entre nuestras iglesias,
comuniones y comunidades de fe, para que lo que nos
divide se supere por la sabidur?a, la caridad y la verdad.

T: ?Cristo, ten piedad esc?chanos!

C: Que todos los cristianos testifiquen el Evangelio desvi?ndose de lo que es destructivo para vivir la justicia, la paz y la fraternidad. Por los pobres, los oprimidos, las v?ctimas de las guerras y de la violencia. Por los corazones rotos. Por los que son odiados y maltratados.

T: ?Se?or, ten piedad y esc?chanos!

C: Que el Se?or nos escuche y responda a nuestras ince?santes oraciones, por Jesucristo nuestro Se?or.

T: Amen.

El signo de la paz

C: La paz del Se?or est? siempre con vosotros.

T: Y con tu esp?ritu.

C: Pidiendo a Dios el perd?n de nuestros pecados como nosotros mismos nos perdonamos unos a otros, inter-cambiamos ahora un signo de paz y sellamos nuestra unidad en la oraci?n, la fe, el amor y la esperanza de la plena comuni?n.

Los participantes intercambian el uno con el otro un signo de paz. Se canta un himno mientras que los participantes tueluen a su lugar.

Ofrenda

III. Compromiso de vigilancia en la oraci?n y la acci?n ecum?nica, bendici?n y env?o

Encendido de los cirios

(M?sica instrumental durante el tiempo del encendido de los cirios/velas)

A partir del santuario, las personas de laprimera fila de la asamblea encienden sus cirios/velas, y progresivamente los dem?s participantes las suyas, hasta gire la luz se extienda a toda la iglesia. C?ando lodos los cirios est?n encendidos, toda la asamblea proclama la confesi?n de la fe,. Si se desea, se podr? igualmente utilizar el Credo de Nicea-Constanlinopla o el S?mbolo de los ap?stoles.

Confesi?n de fe en Cristo Resucitado, nuestra unidad, luz de nuestras vidas

T. Con alegr?a, damos gracias a Dios Padre, que nos ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo santo en la luz. ?l nos ha sacado del dominio de las tinieblas .y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido, por cuya sangre hemos recibido la redenci?n, el perd?n de los pecados. El es imagen de Dios invisible, primog?nito de toda criatura; porque por medio de ?l. fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades; todo. fue creado por ?l y para ?l. ?l es anterior a todo y todo se mantiene en ?l. ?l es tambi?n la cabeza del cuerpo, de la Iglesia. ?l es el principio, el primog?nito de entre los muertos, y as? es el primero en todo. Porque en ?l quiso Dios que residiera toda la plenitud. Y por el quiso reconciliar consigo todos los seres: los del cielo y los de la tierra, haciendo la paz por la sangre de su cruz (Col 1, 12-20).

Padre nuestro

Se invita a los participantes a dejar su lugar y a ocupar el de enfrente o el santuario del lugar de la celebraci?n. Si es posible, se formar?n uno o m?s c?rculos conc?ntricos. Seg?n los h?bitos locales, los participantes podr?n temerse de las manos durante la recitaci?n.

C: Unimos nuestros pensamientos, nuestros corazones y nuestras voces a los de todos los cristianos del mundo entero para recitar la oraci?n que Jes?s nos ense??.

T. Padre nuestro...

Compromiso ecum?nico

(cada participante tiene en mano su vela encendida)

T: Se?or venirnos a glorificarte por la gracia que desplegaste en el movimiento ecum?nico. En la alegr?a de ser llamados a servirte en una misma b?squeda de la unidad de los cristianos, reconociendo la acci?n del Esp?ritu Santo y la admirable diversidad de los dones y carismas destinados a ser compartidos, nos comprometemos a perseverar en la oraci?n constante por la unidad de los cristianos y a colocar entre nosotros gestos concretos de reconciliaci?n para la unidad perfecta en tu Hijo Jesucristo. Am?n.

Bendici?n

C: Dejamos este lugar, felices de celebrar juntos y de ser llamados a no cesar en la oraci?n, en la espera de este gran
d?a en que seremos perfectamente uno en Cristo.

C: El Se?or Jesucristo est? con vosotros.

T: Y con tu esp?ritu.

C: ">(Todos los celebrantes pueden unirse a estas palabras). Que el Se?or os/nos bendiga y os/nos guarde. Que el Se?or haga resplandecer su rostro sobre vosotros/nos?otros y que sea ben?volo con vosotros/ nosotros. Que el Se?or os/nos guarde con bondad y os/nos conceda su paz.

T: Am?n.

C: Que el Se?or os bendiga en el nombre del Padre, del Hijo y del Esp?ritu Santo.

T: Am?n.

C: Que cada uno de nosotros vaya en paz, sin dejar nunca de rezar y alegr?ndose siempre en la esperanza, sin dejar nunca de agradecer a Dios.

T: Demos gracias a Dios.

Procesi?n final, cirio/vela. encendida en la mano

Los responsables de las Iglesias locales, pastores, ministros, lectores y otros protagonistas de la liturgia, forman una procesi?n de salida, con los cirios
encendidos. Se elige un himno o 2na canto conveniente para la procesi?n de salida sobre el lugar o en la plaza, destacando el compromiso de los cristianos en la misi?n de la unidad.


Significado del gesto simb?lico en el marco de esta celebraci?n:

Es como un vigilante. a la espera de la vuelta de Cristo. Que cada miem?bro de la asamblea tenga en marco el cirio/vela encendida, sigmo de su compromiso de rezar sin cesar por la unidad cristiana en la esperanza ,y a la luz de la fe pascual. Este s?mbolo destaca nuestra vigilancia a la vez que debe acelerarse la llegada del Se?or (terna principal de las cartas a los Tesalonicenses) y rezar)? trabajar para la unidad.

Este simbolismo de la luz recuerda la celebraci?n pascual: Cristo, nuestra I'ascua, presente y actuando a trav?s de la efrasi?n del Esp?ritu Santo, es la luz del amanecer de un nuevo d?a para el mundo destinado a renunciar a las tinieblas del pecado, de la divisi?n y del odio. ;.vo es en el poder de Cristo Resucitado, incitados por el Esp?ritu del Padre, luz de nuestros corazones y aliento de nuestras vidas, como debemos cooperar con los otros cristianos en la manifestaci?n visible de la unidad de la Iglesia de Cristo?

Publicado por verdenaranja @ 14:03  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios