Lunes, 07 de enero de 2008
ZENIT publica las palabras que pronunci? Benedicto XVI el domingo, 6 de Enero de 2008, con ocasi?n del rezo de la oraci?n mariana del ?ngelus junto a los peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro del Vaticano.


?Queridos hermanos y hermanas!

Celebramos hoy la Epifan?a del Se?or, esto es, su manifestaci?n a los pueblos del mundo entero, representados por los Magos que llegaron de Oriente para adorar al Rey de los Jud?os. Observando los fen?menos celestes, estos misteriosos personajes vieron que se apareci? una estrella nueva e, instruidos tambi?n por las antiguas profec?as, reconocieron en ella la se?al del nacimiento del Mes?as, descendiente de David (Mt 2,1-12). Desde su primera aparici?n, por lo tanto, la luz de Cristo comienza a atraer hacia s? a los hombres ?que ama el Se?or? (Lc 2,14), de toda lengua, pueblo y cultura. Es la fuerza del Esp?ritu Santo que mueve los corazones y las inteligencias en la b?squeda de la verdad, de la belleza, de la justicia, de la paz. Es cuanto el Siervo de Dios Juan Pablo II afirma en la Enc?clica Fides et ratio: ?El hombre se encuentra en un camino de b?squeda, humanamente interminable: b?squeda de verdad y b?squeda de una persona de quien fiarse?(n. 33): los Magos encontraron ambas realidades en el Ni?o de Bel?n.

Los hombres y las mujeres de toda generaci?n, en su peregrinaci?n, necesitan ser orientados: ?entonces qu? estrella pueden seguir? Despu?s de detenerse ?encima del lugar donde se encontraba el ni?o? (Mt 2,9), la estrella que hab?a guiado a los Magos termin? su funci?n, pero su luz espiritual est? siempre presente en la palabra del Evangelio, que tambi?n hoy tiene la capacidad de guiar a todo hombre a Jes?s. Esta misma palabra, que no es otra cosa sino el reflejo de Cristo verdadero hombre y verdadero Dios, la hace resonar con autoridad la Iglesia para toda alma bien dispuesta. Tambi?n la Iglesia, por lo tanto, lleva a cabo para la humanidad la misi?n de la estrella. Asimismo algo semejante se puede decir de todo cristiano, llamado a iluminar con la palabra y el testimonio la vida y los pasos de los hermanos. As?, ?qu? importante es que los cristianos seamos fieles a nuestra vocaci?n! Todo aut?ntico creyente est? siempre en camino en el propio itinerario personal de fe y, al mismo tiempo, con la peque?a luz que lleva dentro de s?, puede y debe ser de ayuda a quien se encuentra a su lado y tal vez le cuesta encontrar el camino que conduce a Cristo.

Mientras nos preparamos a la oraci?n del ?ngelus, dirijo mi felicitaci?n m?s cordial a los hermanos y a las hermanas de las Iglesias Orientales que, siguiendo el Calendario Juliano, ma?ana celebrar?n la Santa Navidad: es una gran alegr?a compartir la celebraci?n de los misterios de la fe, en la multiforme riqueza de los Ritos que atestiguan la bimilenaria historia de la Iglesia. Junto a las Comunidades del Oriente cristiano, muy devotas a la Santa Madre de Dios, invocamos la protecci?n de Mar?a sobre la Iglesia universal, para que difunda en el mundo entero el Evangelio de Cristo, Lumen gentium, luz de todos los pueblos.

[Despu?s del ?ngelus, el Santo Padre salud? a los peregrinos en varios idiomas. En espa?ol dijo:]

Saludo con afecto a los peregrinos de lengua espa?ola. Queridos hermanos, en esta solemnidad de la Epifan?a, contemplando a los Magos de Oriente que vienen a adorar a Cristo, ?nico Salvador de la humanidad, tambi?n nosotros queremos ofrecerle todo el amor de nuestro coraz?n, y el deseo de que todos los hombres encuentren en ?l la verdad que da sentido a sus vidas. ?Feliz domingo!


[Traducci?n del original italiano por Marta Lago.

? Copyright 2007 - Libreria Editrice Vaticana]
Publicado por verdenaranja @ 21:53  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios