Martes, 08 de enero de 2008
Publicado en HOJA DE DIFUSI?N PARROQUIAL DE SANTA RITA DE CASIA DE PUNTA BRAVA Y DE SAN PABLO AP?STOL EN LAS DEHESAS - PUERTO E LA CRUZ, "Como las Hormigas" (142)

ALGUNOS CONSEJOS PARA PONER EN PR?CTICA


Todo el mundo se merece el respeto porque en cada persona est? reflejada la divinidad. Es el hombre la obra maestra del Creador. Respetar a las personas es respetar al mismo Dios. Tambi?n merecen respeto las flores, los pajarillos, el sol, el agua, el aire y cuanto existe porque en todo est? la marca registrada del fabricante: ?made in Dios?. ?Fabricado por Dios?; pero la persona humana es como el cuadro predilecto del Creador. En el hombre puso toda su esmero para que no le falte de nada. S?lo pierde el derecho al respeto quien avasalla el derecho al respeto que tienen los dem?s. Por eso se ha dicho: si t? quieres que te respeten, empieza t? a respetar. Dios ha dejado sus huellas a su paso por este planeta. Por donde quiera que pasa Dios lo va dejando todo impregnado de su amor y de su bondad. Somos templos donde vive el Esp?ritu Santo, dec?a San Pablo. En este cuerpo llevamos un sagrario. Somos algo sagrado. Llevamos a Dios dentro y ni nos damos cuenta. ?Un tesoro en vasijas de barro?. P?rate a pensar un poco. Guarda silencio. Es Dios ?el servicio t?cnico permanente? de toda la maquinaria que llevas dentro del cuerpo: el funcionamiento del coraz?n, sus pulsaciones, h?gado, ri?ones, el proceso de la digesti?n, el sistema nervioso y el muscular y la circulaci?n de la sangre, etc, iqu? obra de ingenier?a!

?Oh Dios m?o! ?Oh mi Se?or! Ll?name de tu amor, invade mi vida con tu vida. Saca de dentro de m? todo aquello que no te agrade. Yo quiero que t?, te sientas a gusto y contento dentro de m?. Dime se?or. ?Por qu? estoy tan cerrado? ?Por qu? me cuesta tanto darme cuenta que t? realmente est?s dentro de m?? Quiz? muchas veces vaya muy en el aire, y no me detenga a pensar en el tesoro que llevo dentro. Todo lo quiero arreglar yo, como si realmente dependiera todo de m?. iCu?ndo me dar? cuenta de verdad y me convenza de aquello que un d?a tu dijiste; que ?sin t? no podemos hacer nada?! Que t? eres la vida y nosotros los sarmientos, est? claro. Las ramas de la vid s?lo pueden tener racimos de uva si est?n unidas al tronco, de donde reciben la sabia. Estoy lleno de misterios y no me doy cuenta. Mire para donde mire, me tropiezo con Dios por todas partes. ?En qu? lugar me escondo que t? no me veas? Pero es m?s, est?s dentro de mi ser prolongando mi estancia en este planeta Tierra, ?Qu? tengo que t? no me hayas dado? Mi madre me dec?a que ?ni las orejas eran m?as?. Entonces porqu? me empe?o yo en ir por libre y tan f?cilmente te pongo a t? al margen como si t? no existieras. ?De qui?n he recibido la vida, la salud, la inteligencia, el aire que respiro, el agua, el sol, los alimentos?

Todo el bien que t? tienes, todas tus cualidades, todas las gracias que recibes de Dios cada d?a, no son para t? en exclusiva. No seas ego?sta. No te dejes llevar de tu amor propio. Cuanto de bueno hay en t?, es para que lo compartas con los dem?s. Cuanto m?s des, m?s recibes. Cuanto m?s ames, lejos de ?gastar? el amor que tienes, crece en t? un manantial de amor, del cual sacar?s para m?s dar y as? se va ensanchando el campo del amor hasta cubrir todo el planeta Tierra y del mismo Purgatorio. iQu? grande es el amor! iDios m?o! Si T? nos hiciste por amor y para amar, si T? en persona has tra?do al seno de mi madre mi alma llena de amor ?porqu? no soy yo, todo amor? Amar ser?a lo m?s f?cil. Amar es lo que tenemos m?s a mano. No tenemos que ir a ninguna parte a buscar el amor porque lo tenemos dentro y junto con el amor tenemos a la fuente del amor, al mismo Dios. T?, Se?or, que eres tan limpio y tan puro. T?, Se?or, que eres s?lo amor, no entiendo c?mo aguantas tanto tiempo dentro de m?, soportando los malos olores de mis pecados, mi ego?smo, mi amor propio y, si no fuera por su bendita ayuda, tambi?n estuviera ya invadido por el odio, la envidia y el rencor. Es inexplicable el que t? sigas dentro de los hombres, en el momento que los hombres te ignoran. Pasan de t?.

No se trata de respetar sin m?s. Debes motivar el respeto y porqu? respetas. La dignidad del hombre y su respeto le viene de que es la viva imagen del mismo Dios. Debemos venerar a las personas por la relaci?n que tiene con Dios. Dios es el due?o, el fabricante. Cada persona es un hijo de Dios. Si a una madre le duelen todos y cada uno de sus hijos, m?s todav?a a Dios le duelen todos los hombres, y cuan-do se dice todos, es todos, sin excluir totalmente a nadie. Aunque no le quieran, aunque le nieguen y a?n digan las groser?as m?s bajas y ordinarias contra El, sigue siempre queri?ndonos. Es una convicci?n de San Pablo y una realidad misteriosa. pero verdadera que cada uno de nosotros somos templos vivos del Esp?ritu Santo. En cada persona tenemos frente a frente un templo en el que vive la Sant?sima Trinidad. Cada persona es sagrada. iCon qu? respeto pues, hemos de tratarla! icon qu? amor! Con ese respeto hemos de ver a todos los seres creados por Dios. Son sus criaturas. Mira con respeto y amor a las flores, los ?rboles, el sol y las estrellas, la inmensidad del mar. Cuando ves una mujer embarazada piensa en la maravilla de la maternidad, c?mo Dios va formando golpe a golpe ese futuro ciudadano. Digamos que Dios est? doblemente dentro de esa mujer y con doble respeto hemos de ver a esa madre. Por ella y por el hijo que lleva en su vientre.
Publicado por verdenaranja @ 22:22  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios