Lunes, 14 de enero de 2008
ZENIT publica las palabras que pronunci? Benedicto XVI despu?s de haber administrado el sacramento del Bautismo en la Capilla Sixtina a 13 ni?os y antes de rezar la oraci?n mariana del ?ngelus, el domingo 13 de Enero de 2008.


Queridos hermanos y hermanas:

Con la fiesta de hoy, el Bautismo de Jes?s, concluye el tiempo lit?rgico de la Navidad. El Ni?o, a quien desde Oriente fueron a adorar los Magos en Bel?n ofreci?ndole dones simb?licos, se presenta ahora en edad adulta, en el momento en el que es bautizado en el r?o Jord?n por el gran profeta Juan (cf. Mateo 3, 13). El Evangelio observa que cuando Jes?s recibi? el bautismo, sali? agua, se abrieron los cielos y descendi? sobre ?l el Esp?ritu Santo como una paloma (Cf. Mateo 3,16). Se escuch? entonces una voz desde el cielo que dec?a: ?Este es mi Hijo amado, en quien me complazco? (Mateo 3, 17).

Fue su primera manifestaci?n p?blica, despu?s de unos treinta a?os de vida escondida en Nazaret. Fueron testigos oculares del acontecimiento, adem?s del Bautista, sus disc?pulos, algunos de los cuales se convirtieron entonces en seguidores de Cristo (Cf. Juan 1, 35-40). Se trat? al mismo tiempo de una ?cristofan?a? y de una ?teofan?a?: ante todo, Jes?s se manifest? como el ?Cristo?, t?rmino griego para traducir el hebreo ?Mes?as?, que significa ?ungido?: no fue ungido con el aceite, como era el caso de los reyes y sumos sacerdotes de Israel, sino m?s bien con el Esp?ritu Santo. Al mismo tiempo, junto al Hijo de Dios, aparecieron los signos del Esp?ritu Santo y del Padre celestial.

?Cu?l es el significado de este hecho que Jes?s quiso realizar --a pesar de la resistencia del Bautista-- para obedecer a la voluntad del Padre (Cf. Mateo 3, 14-15)? El sentido profundo emerger? s?lo al final de la vida terrena de Cristo, es decir, en su muerte y resurrecci?n. Al hacerse bautizar por Juan junto a los pecadores, Jes?s comenz? a tomar sobre s? el peso de la culpa de toda la humanidad, como el Cordero de Dios que ?quita? el pecado del mundo (Cf. Juan 1, 29). Tarea que llev? a cumplimiento en la cruz, cuando recibi? tambi?n su ?bautismo? (Cf. Lucas 12, 50).

De hecho, al morir, se ?sumergi? en el amor del Padre y difundi? el Esp?ritu Santo para que los creyentes en ?l pudieran renacer gracias a ese manantial inagotable de vida nueva y eterna. Toda la misi?n de Cristo se resume en esto: bautizarnos en el Esp?ritu Santo para liberarnos de la esclavitud de la muerte y ?abrirnos el cielo?, es decir, el acceso a la vida aut?ntica y plena, que ser? ?sumergirse siempre de nuevo en la inmensidad del ser, a la vez que estamos desbordados simplemente por la alegr?a? (Spe salvi, 12).

Es lo que les ha sucedido tambi?n a los trece ni?os a quienes he administrado el sacramento del Bautismo esta ma?ana en la Capilla Sixtina. Invocamos para ellos y para sus familiares la maternal protecci?n de Mar?a sant?sima. Y rezamos por todos los cristianos para que puedan comprender cada vez m?s el don del Bautismo y se comprometan a vivir con coherencia, testimoniando el amor del Padre y del Hijo y del Esp?ritu Santo.

[Despu?s del ?ngelus el Papa salud? a los peregrinos en varios idiomas. En italiano, dijo:]


Hoy se celebra la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado, que este a?o centra su atenci?n en los j?venes emigrantes. De hecho, muchos j?venes por diferentes motivos tienen que vivir lejos de sus familias y pa?ses. Corren particular riesgo las muchachas y los menores. Algunos ni?os adolescentes han nacido y crecido en campos de refugiados: ?tambi?n ellos tienen derecho a un futuro! Manifiesto mi aprecio a cuantos se comprometen a favor de los j?venes refugiados, de sus familias y de su integraci?n laboral y escolar.

Invito a las comunidades eclesiales a acoger con simpat?a a los j?venes y a los m?s peque?os, junto con sus padres, tratando de comprender sus historias y de favorecer la integraci?n. Queridos j?venes emigrantes: comprometeos por construir junto a vuestros coet?neos una sociedad m?s justa y fraterna, cumpliendo con vuestros deberes, respetando las leyes y no dej?ndoos llevar nunca por la violencia. Os encomiendo a todos vosotros a Mar?a, Madre de toda la humanidad.


[En espa?ol, dijo:]

Dirijo mi cordial saludo a los peregrinos de lengua espa?ola que participan en esta oraci?n mariana, especialmente a los fieles provenientes de las di?cesis de Asidonia-Jerez y C?diz y Ceuta. Con este Domingo se termina el tiempo lit?rgico de Navidad y Epifan?a. En la fiesta del Bautismo del Se?or que hoy se celebra, la Iglesia invita a sus hijos, renacidos del agua y del Esp?ritu Santo, a que perseveren en la escucha de la Palabra de Cristo, el Unig?nito de Dios Padre, en el fiel cumplimiento de la voluntad divina y en el testimonio de la caridad. ?Muchas gracias!


[Traducci?n del original italiano realizada por Jes?s Colina

? Copyright 2008 - Libreria Editrice Vaticana]
Publicado por verdenaranja @ 23:52  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios