Martes, 15 de enero de 2008
La parroquia se encuentra en una situaci?n priviligiada para ser el primer espacio de encuentro con los inmigrantes.

La Parroquia sale al encuentro

Ante la especial situaci?n de los inmigrantes en nuestro pa?s, de la problem?tica de los indocumentados o ?sin papeles?, nuestras parroquias y comunidades cristianas deben adoptar una postura activa para dar una respuesta en la medida de sus posibilidades. La raz?n ?ltima ha de ser siempre no tanto la situaci?n legal o jur?dica, sino la igual dignidad de toda persona y sus derechos fundamentales, y el mandato del Se?or.

La Parroquia, por su condici?n de familia, comunidad, por su capacidad de prestar numerosos y variados servicios a la persona, y por estar siempre ?abierta? o ?en guardia?, se encuentra en una situaci?n privilegiada para ser el primer espacio de encuentro de los inmigrantes con la Iglesia de su nuevo pa?s. Por otra parte, una Parroquia viva y con esp?ritu misionero no se conformar? con estar a la espera de los que vengan, sino que saldr? al encuentro de todos, especialmente de los m?s necesitados.

El lema elegido por la Comisi?n Episcopal de Migraciones para esta Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, ?Joven inmigrante, la Parroquia sale a tu encuentro?, est? muy en consonancia con el mensaje del Papa: ?Los j?venes inmigrantes".

Con la acogida de los inmigrantes en las parroquias y el empe?o especial de estas en la atenci?n a los m?s j?venes, las comunidades cristianas se renuevan y se enriquecen y aumenta en ellas el n?mero de los agentes pastorales en campos como la liturgia, la catequesis, la acci?n social y caritativa, y otros sectores de la pastoral.

Al territorio de nuestras parroquias llegan, por otra parte, j?venes inmigrantes pertenecientes a las distintas tradiciones cristianas ?cat?licos de ritos latino y de otros ritos, ortodoxos, protestantes, anglicanos Otros son miembros de la comunidad isl?mica de otras religiones o no creyentes.

En lo que se refiere al respeto a la dignidad de toda persona y a la garant?a y defensa de sus derechos fundamentales, as? como en la ayuda a sus necesidades elementales, la Parroquia y cada comunidad cristiana actuar?n siempre evitando toda discriminaci?n.

A todos ha de llegar, por la palabra y el testimonio de los miembros de la Iglesia el anuncio expl?cito del Evangelio de Jesucristo, como propuesta de Salvaci?n.

En la acogida y en el proceso de incorporaci?n a la comunidad cat?lica, la Parroquia habr? de tener en cuenta la diferente condici?n religiosa de sus nuevos vecinos.

Con estas actitudes y con el testimonio de vida de los miembros de la comunidad cristiana, estos ejercer?n su misi?n prof?tica y de denuncia ante posibles injusticias, y estar?n siempre dispuestos a defender la dignidad y los derechos fundamentales de los inmigrantes.

Terminamos con las palabras que el papa Benedicto XVI dirige a los j?venes inmigrantes en su mensaje:
La Iglesia tambi?n os necesita y cuenta con vuestra aportaci?n. Pod?is desarrollar una funci?n providencial en el actual contexto de la evangelizaci?n. [...] Pod?is mostrar a todos que el Evangelio est? vivo y es apropiado en cada situaci?n; es un mensaje antiguo y siempre nuevo; Palabra de esperanza y de Salvaci?n para los hombres de todas razas y culturas, de todas las edades y de todas las ?pocas.
Ojal? esta Jornada suponga un despertar y una llamada a la responsabilidad en nuestra identidad misionera para que a lo largo de este a?o salgamos al encuentro de todos aquellos que nos necesiten. Para ello, las parroquias, animadas por el Secretariado o la Delegaci?n diocesana de migraciones y en colaboraci?n con los colegios cat?licos, con las C?ritas, con los Institutos de Vida Consagrada y con otras organizaciones de la Iglesia, deber?n intensificar su trabajo en esta hermosa tarea que el Se?or pone ante nosotros.
Publicado por verdenaranja @ 22:44  | Migraciones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios