Martes, 22 de enero de 2008
Caracas (Agencia Fides) - La Conferencia Episcopal de Venezuela ha anunciado que el domingo 27 de abril de 2008, se realizar?, por primera vez en ese pa?s, la beatificaci?n de una hija de la Iglesia: la Madre Candelaria de San Jos?, fundadora de las Hermanas Carmelitas venezolanas.

BEATIFICACI?N DE LA MADRE CANDELARIA DE SAN JOS?.


PREGON

A los venerables sacerdotes, a los miembros de Institutos de vida consagrada, y a todos los fieles cat?licos.

Muy queridos Hermanos:

1.-Con gran alegr?a les anunciamos que el domingo 27 de abril de 2008, Dios mediante, se realizar?, por primera vez en Venezuela, la beatificaci?n de una insigne hija de la Iglesia: la Madre Candelaria de San Jos?, fundadora de las Hermanas Carmelitas venezolanas.

2.- Habi?ndose comprobado las virtudes que adornaron a esa preclara religiosa guarique?a, y cumplidos los requisitos can?nicos, el Santo Padre Benedicto XVI emiti? el pasado 6 de julio de 2007 el Decreto por el cual se reconoce un milagro realizado gracias a la intercesi?n de Madre Candelaria, y la elev? a la gloria de los altares, al declararla "Beata". Con esa declaraci?n se establece que ella goza ya de la felicidad eterna, y puede recibir culto p?blico. La solemne ceremonia se efectuar? en Caracas, y ser? presidida por el Emmo. Sr. Cardenal Jos? Saraiva Martins, Prefecto de la Congregaci?n para las Causas de los Santos, quien vendr? hasta nosotros como Legado del Papa para esa jubilosa ocasi?n.

3.-La Madre Candelaria se destac? en vida por su profunda fe, intenso amor a Dios y a sus hermanos, un coraz?n compasivo y misericordioso, filial adhesi?n a la Santa Madre Iglesia, y por su car?cter generoso y emprendedor. Nacida en Altagracia de Orituco el 11 de agosto de 1863, Susana Paz-Castillo Ram?rez, - su nombre de Bautismo -, acogi? con entusiasmo la llamada de Dios a la santidad, y desde muy joven descoll? en la pr?ctica de la caridad viva y efectiva, con la cual atendi?, consol? y cur? a los enfermos y heridos que las contiendas b?licas hab?an dejado en las calles de su ciudad natal.

4.-Animada por el Presb?tero Dr. Sixto Sosa, m?s tarde Obispo de Cuman?, se consagr? al servicio de los enfermos en el Hospital "San Antonio" fundado en 1903 en Altagracia de Orituco. Luego, junto con el Padre Sosa, en una ?poca en la que florecieron en Venezuela varias Congregaciones femeninas, inici? la fundaci?n de una nueva Congregaci?n religiosa, dedicada al servicio de los pobres, la cual se constituy? definitivamente el 31 de diciembre de 1910 con el nombre de "Congregaci?n de las Hermanitas de los Pobres de Altagracia de Orituco". Posteriormente la Congregaci?n se agreg? a la Orden Religiosa del Carmelo, y fueron denominadas Terciarias Carmelitas Regulares. Hoy son conocidas entre nosotros como Hermanas Carmelitas Venezolanas o Carmelitas de la Madre Candelaria.

5.-Con gran tes?n y entusiasmo, a pesar de las estrecheces econ?micas de la Congregaci?n, y de la escasez general de recursos, la Madre Candelaria realiz? una extensa labor de atenci?n a los heridos de las guerras y a los enfermos m?s pobres, manifestando una gran confianza en la Divina Providencia, e intenso amor a los m?s necesitados. Fruto de sus esfuerzos fue el establecimiento de varios Hospitales en los Llanos y el Oriente del pa?s cuando la atenci?n del Estado a la salud era muy deficiente.

6.-Por su ardiente amor a Dios y por su entrega generosa y abnegada a los pobres, bajo la direcci?n de los Obispos y en compa??a de las religiosas de su Congregaci?n, esta nueva Beata venezolana es hoy ejemplo de virtudes, entre las cuales se destaca su fe viva e intensa en Jesucristo, nuestro ?nico Salvador, la uni?n y el amor a la Iglesia - y en particular a los obispos de Venezuela -, y la m?s viva caridad para con los m?s pobres.

7.-A ella se aplican con justicia las palabras que los obispos latinoamericanos dedican a los santos en el Documento de Aparecida: "Su ejemplo de vida y santidad constituye un regalo precioso para el camino creyente de los latinoamericanos y, a la vez, un est?mulo para imitar sus virtudes en las nuevas expresiones culturales de la historia. ?. Los cristianos de hoy recogemos su herencia y nos sentimos llamados a continuar con renovado ardor apost?lico y misionero el estilo evang?lico de vida que nos han trasmitido". (A. 275 )

8.-La beatificaci?n de la Madre Candelaria de San Jos? ser? una ocasi?n maravillosa para renovar nuestra fe y defenderla ante las desviaciones; para reafirmar nuestra confianza en la presencia de Dios en medio del pueblo venezolano, apreciar la grandeza de nuestra santa Religi?n y de la Iglesia Cat?lica, la vigencia y utilidad de las Congregaciones religiosas, y la importancia de las vocaciones a la vida sacerdotal y consagrada. Su ejemplo es, hoy m?s que nunca, un reclamo a todos los venezolanos a vivir en la solidaridad y en la fraternidad.

Queridos hermanos:

9.-Los invitamos a acoger con alegr?a el don de la beatificaci?n de la Madre Candelaria, y a participar en las actividades que con ese motivo se ir?n desarrollando a lo largo de este a?o. Especialmente los invitamos a participar en la solemne ceremonia, el domingo 27 de abril.

10.-En todas las Di?cesis se realizar?n actividades y eventos preparatorios a dicha magna celebraci?n. Exhortamos a los sacerdotes, y a los miembros de los institutos de Vida Consagrada a desplegar iniciativas dirigidas a poner de relieve la singularidad, utilidad y belleza de su excelsa vocaci?n, as? como el sentido transformador de la fe y de la religi?n cristiana y cat?lica al servicio de los pobres y excluidos de la sociedad.

11.-Bendecimos al Se?or por este nuevo regalo a la Iglesia en Venezuela. Intensifiquemos nuestras plegarias por la pronta beatificaci?n de los venezolanos cuyos procesos est?n actualmente en curso en Roma: el querido y venerado Dr. Jos? Gregorio Hern?ndez, la Madre Emilia de San Jos?, fundadora de las Hermanitas de los Pobres de Maiquet?a, la Madre Carmen Rendiles, fundadora de la Congregaci?n de las Siervas de Jes?s, la Madre Marcelina, fundadora de las Hermanas de los Pobres de San Pedro Claver, la Hna. Mar?a Bogot? Baquero, y Mons. Arturo Celestino ?lvarez, quien fuera Obispo de Maracaibo y de Calabozo.

12.-Aprovechemos esta nueva oportunidad que nos brinda el Se?or para valorar con alegr?a nuestra identidad cristiana de hijos de Dios, disc?pulos y misioneros de Jesucristo y miembros de nuestra Santa Iglesia Cat?lica.

Con nuestra afectuosa bendici?n episcopal,

Los Arzobispos y Obispos de Venezuela
Caracas, 11 de enero de 2008
Publicado por verdenaranja @ 22:08  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios