Domingo, 27 de enero de 2008
ZENIT publica las palabras que pronunci? Benedicto XVI este viernes al recibir en audiencia a los miembros del Grupo Mixto de Trabajo entre el Consejo Pontificio para la Promoci?n de la Unidad de los Cristianos y el Consejo Mundial de Iglesias de Ginebra.


Queridos amigos:

Con mucho gusto os doy la bienvenida, miembros del Grupo Mixto de Trabajo entre el Consejo Mundial de Iglesias y el Consejo Pontificio para la Promoci?n de la Unidad de los Cristianos, con motivo de vuestro encuentro en Roma para comenzar una nueva fase de vuestro trabajo.

Vuestro encuentro tiene lugar en esta ciudad en la que los ap?stoles Pedro y Pablo dieron el testimonio supremo de Cristo y derramaron su sangre en su nombre. Os saludo afectuosamente con las palabras que el mismo Pablo dirigi? a los primeros cristianos de Roma: ?A vosotros gracia y paz, de parte de Dios nuestro Padre y del Se?or Jesucristo? (Romanos 1, 7).

El Consejo Mundial de Iglesias y la Iglesia cat?lica han disfrutado de una fecunda relaci?n ecum?nica que se remonta a los tiempos del Concilio Vaticano II. El grupo conjunto de trabajo, que comenz? en 1965, ha trabajado asiduamente para reforzar el ?di?logo de vida? que mi predecesor, el Papa Juan Pablo II, llam? ?di?logo de caridad? (?Ut unum sint?, 17). Esta cooperaci?n ha sido una expresi?n efectiva de la comuni?n que ya existe entre los cristianos y ha hecho avanzar la causa del di?logo y la comprensi?n ecum?nica.

El centenario de la Semana de Oraci?n por la Unidad de los Cristianos nos ofrece la oportunidad de dar gracias al Todopoderoso por los frutos del movimiento ecum?nico, en que podemos ver la presencia del Esp?ritu Santo que fomenta el crecimiento de todos los seguidores de Cristo en unidad de fe, esperanza y amor.

Rezar por la unidad constituye de por s? ?un medio eficaz para obtener la gracia de la unidad? (?Unitatis Redintegratio?, 8), ya que es una participaci?n en la oraci?n de Jes?s. Cuando los cristianos rezan juntos, ?el objetivo de la unidad parece m?s cercano? (?Ut unum sint?, 22), pues la presencia de Cristo entre nosotros (Cf. Mateo 18, 20) fomenta una armon?a profunda de mente y de coraz?n: somos capaces de vernos mutuamente de una manera nueva, y de reforzar nuestra determinaci?n para superar lo que nos aleja.

En este d?a, por tanto, volvemos la mirada con gratitud al trabajo de tantas personas que, durante estos a?os, han intentado difundir la pr?ctica del ecumenismo espiritual mediante la oraci?n, la conversi?n del coraz?n y el crecimiento en la comuni?n. Damos gracias tambi?n por los di?logos ecum?nicos que dieron tantos frutos en el siglo pasado.

La recepci?n de esos frutos es, en s? misma, un paso importante en el proceso de promoci?n de la unidad de los cristianos y el Grupo de Trabajo Mixto est? particularmente habilitado para estudiar y alentar este proceso.

Queridos amigos: rezo para que el nuevo Grupo Mixto de Trabajo sea capaz de edificar bas?ndose en el encomiable trabajo ya realizado y de este modo abra el camino a una cooperaci?n a?n mayor, de manera que la oraci?n del Se?or ?Que todos sean uno? (Juan 17, 21) se realice m?s plenamente en nuestro tiempo.

Con estos sentimientos, y con profundo aprecio por vuestro importante servicio al movimiento ecum?nico, invoco cordialmente sobre vosotros y vuestras deliberaciones las bendiciones abundantes de Dios.

[Traducci?n del original ingl?s realizada por Jes?s Colina

? Copyright 2008 - Libreria Editrice Vaticana]
Publicado por verdenaranja @ 20:51  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios