Mi?rcoles, 06 de febrero de 2008
INTENCI?N MISIONERA - "Para que los institutos de Vida Consagrada, tan florecientes en los pa?ses de misi?n, redescubran la dimensi?n misionera y, fieles a la elecci?n radical de los consejos evang?licos, generosamente testimonien y anuncien a Cristo hasta los confines del mundo?.

Comentario a la intenci?n Misionera indicada por el Santo Padre para el mes de febrero de 2008

Ciudad del Vaticano (Agencia Fides) - "Ya desde los or?genes de la Iglesia hubo hombres y mujeres que se esforzaron por seguir con m?s libertad a Cristo por la pr?ctica de los consejos evang?licos y, cada uno seg?n su modo peculiar, llevaron una vida dedicada a Dios.... En medio de tanta diversidad de dones, todos los que son llamados por Dios a la pr?ctica de los consejos evang?licos y fielmente los profesan se consagran de modo particular al Se?or, siguiente a Cristo, quien, virgen y pobre, redimi? y santific? a los hombres por su obediencia hasta la muerte de Cruz. As?, impulsados por la caridad que el Esp?ritu Santo difunde en sus corazones, viven m?s y m?s para Cristo y para su Cuerpo, que es la Iglesia" (cfr. Perfectae caritatis, 1). En el Decreto "Perfectae Caritatis", emanado por Pablo VI el 28 de octubre de 1965, se indicaban las l?neas fundamentales de la renovaci?n de la vida religiosa seg?n las diversas exigencias de los tiempos, en el esp?ritu del Concilio Vaticano II.

El particular papel de la vida consagrado en la misi?n Ad Gentes fue indicado posteriormente por Juan Pablo II en la Enc?clica "Redemptoris Missio". En el n?mero 69, titulado ?La fecundidad misionera de la consagraci?n", el Papa escribe: "En la inagotable y multiforme riqueza del Esp?ritu se sit?an las vocaciones de los Institutos de vida consagrada, cuyos miembros, ? dado que por su misma consagraci?n se dedican al servicio de la Iglesia ... est?n obligados a contribuir de modo especial a la tarea misional, seg?n el modo propio de su Instituto". A continuaci?n Juan Pablo II invita a los institutos de vida contemplativa "a establecer comunidades en las j?venes Iglesias, para dar ? preclaro testimonio entre los no cristianos de la majestad y de la caridad de Dios, as? como de uni?n en Cristo. Esta presencia es beneficiosa por doquiera en el mundo no cristiano, especial mente en aquellas regiones donde las religiones tienen en gran estima la vida contemplativa por medio de la ascesis y la b?squeda del Absoluto". A los institutos de vida activa les indica a continuaci?n "los inmensos espacios para la caridad, el anuncio evang?lico, la educaci?n cristiana, la cultura y la solidaridad con los pobres , los discriminados, los marginados y oprimidos. Estos Institutos, persigan o no un fin estrictamente misionero, se deben plantear la posibilidad y disponibilidad a extender su propia actividad para la expansi?n del Reino de Dios?.

Las Estad?sticas de la Iglesia cat?lica ofrecidas por la Oficina central de Estad?stica de la Iglesia, actualizada en el 2006 (cfr. "L?Osservatore Romano" del 4/5 de febrero de 2008) da una idea de la realidad de la vida consagrada. En el mundo, al 31 de diciembre de 2006, hab?a 136.171 sacerdotes religiosos, 532 di?conos permanentes religiosos, 55.107 religiosos no sacerdotes, 753.400 religiosas, por un total de 945.210 consagrados. Por lo que concierne a las religiosas de vida activa, est?n divididas en: 16.594 aspirantes, 15.794 novicias, 46.718 profesas temporales y 501.292 profesas perpetuas. En el ?mbito de las contemplativas hay: 2.000 aspirantes, 2.087 novicias, 3.511 profesas temporales y 44.982 de votos perpetuos. Los religiosos est?n subdivididos en: 18.517 aspirantes, 10.456 novicios, 5.641 profesos temporales y 35.512 profesos perpetuos.

Examinando los a?os anteriores, de 1997 al 2005, podemos notar una general disminuci?n de los sacerdotes religiosos, de los religiosos no sacerdotes como tambi?n de las religiosas: los sacerdotes religiosos en el mundo han pasado de 140.687 en 1997 a 136.649 en el 2005; los religiosos no sacerdotes han disminuidos de 58.210 a 54.708; las religiosas han pasado de 819.278 a 760.529.

Centr?ndose luego en el reparto continental, se observa que son esencialmente Europa y Am?rica los que determinan la constante disminuci?n, y en menor medida Ocean?a. En Europa los sacerdotes religiosos han disminuidos de 64.803 (1997) a 59.787 (2005); los religiosos no sacerdotes de 24.460 a 19.574; las religiosas de 388.693 a 322.995. An?logo discurso para el continente de Am?rica: aqu? los sacerdotes religiosos han disminuido de 46.518 (1997) a 42.869 (2005); los religiosos no sacerdotes de 17.426 a 16.457; las religiosas de 240.858 a 215.372. Ocean?a ten?a 2.308 sacerdotes religiosos en 1997 y ha bajado a 2.064 (2005); ten?a 11.904 religiosas que ha disminuido a 9.909, y tambi?n los religiosos no sacerdotes han disminuido de 1.967 a 1.563.
?frica y Asia cuentan por el contrario, con un crecimiento constante de la vida religiosa, consolidada de a?o en a?o en el arco de tiempo examinado (1997-2005). Los sacerdotes religiosos en ?frica han pasado de 10.406 (1997) a 11.206 (2005) y en Asia de 16.652 a 20.723; los religiosos no sacerdotes en ?frica eran 7.083 y han llegado a 7.948, incluso est? con una alternancia de aumentos y disminuciones, mientras que en Asia han pasado de 7.274 a 9.166. Las religiosas en ?frica han pasado de 49.854 (1997) a 58.781 (2005), y tambi?n en Asia se ha pasado de 127.969 a 153.472 religiosas.

La vida consagrada crece por lo tanto en ?frica y en Asia, no s?lo con el aumento de los miembros de los institutos religiosos que se han establecido localmente gracias a la labor de los misioneros, sino tambi?n con el nacimiento de nuevos institutos de vida consagrada locales, distintos de los que han elegido como carisma la misi?n Ad Gentes, expresi?n de una sensibilidad misionera creciente, y que han salido de la propia naci?n y del propio continente.

Entre los signos de vitalidad y esperanza para la vida religiosa en ?frica y en Asia, adem?s del crecimiento num?rico est? la apertura a la dimensi?n religiosa de las culturas locales, el crecimiento de las Iglesias locales, el progreso de una aut?ntica inculturaci?n del Evangelio, un mayor conocimiento de los carismas de los institutos religiosos, una fuerte presencia de j?venes, el empe?o por la promoci?n humana y el significativo testimonio de los religiosos y religiosas donde no es posible una evangelizaci?n directa.

Ciertamente no faltan dificultades y problemas entre quienes eligen seguir la vida religiosa. La primera de todas la necesidad de una s?lida formaci?n, de base y permanente, espiritual y cultural, que permita afrontar los obst?culos que plantea el fundamentalismo, el racismo y las sectas. En este mes pedimos pues con particular intensidad para que el Esp?ritu permita a los religiosos religiosas, sobre todo de los Pa?ses de misi?n, ser "como vela encendido", para "irradiar siempre y en todo lugar el amor de Cristo luz del mundo" (Benedicto XVI, 2 de febrero de 2006) de modo particular en tantas situaciones dominadas por la pobreza, las injusticias, las violencias, y guerras en medio de las cuales deben trabajar.

Resuena siempre actual la exhortaci?n que el Papa Benedicto XVI dirigi? a los religiosos y religiosas presentes en Roma, al inicio de su Pontificado: "La Iglesia necesita vuestro testimonio; necesita una vida consagrada que afronte con valent?a y creatividad los desaf?os de nuestro tiempo. Ante el avance del hedonismo se os pide el testimonio valiente de la castidad, como expresi?n de un coraz?n que conoce la belleza y el precio del amor de Dios. Ante la sed de dinero, que hoy domina casi por doquier, vuestra vida sobria y consagrada al servicio de los m?s necesitados recuerda que Dios es la riqueza verdadera que no perece. Ante el individualismo y el relativismo, que inducen a las personas a ser norma ?nica para s? mismas, vuestra vida fraterna, capaz de dejarse coordinar y por tanto capaz de obediencia, confirma que pon?is en Dios vuestra realizaci?n" (Papa Benedicto XVI, el 10 de diciembre de 2005). (S.L) (Agencia Fides 5/2/2008; L?neas: 89 Palabras: 1305)
Publicado por verdenaranja @ 22:47  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios