Mi?rcoles, 13 de febrero de 2008
Mensaje que pronunci? el lunes, 11 de Febrero de 2008, monse?or Roberto Octavio Gonz?lez Nieves, OFM, arzobispo de San Juan de Puerto Rico, en las escalinatas de El Capitolio de San Juan, con motivo de una concentraci?n de pastores.


Muy buenos d?as queridos hermanos y hermanas:

Mis primeras palabras son para expresar el agradecimiento a nuestros hermanos en el cristianismo, los pastores y pastoras de la FRAPE, y en particular, a su Presidente, el Rvdo. Efra?n M?rquez por esta iniciativa y por su gentil invitaci?n a participar de esta gesta junto con el Obispo de Caguas, Mons. Rub?n Gonz?lez, Presidente de la Conferencia Episcopal puertorrique?a, y hermanos sacerdotes.

Hoy, nos hemos reunido aqu?, un grupo de l?deres religiosos, porque al igual que San Pablo en su discurso a los corintios, sentimos la necesidad de anunciar con urgencia el Evangelio de la Familia. ?Ay de nosotros si no predicamos el evangelio?.

Queremos proponer la Verdad que nos ha sido transmitida; la Verdad que conocemos sobre el ser humano y la familia, y que es inseparable de su origen, identidad y destino; no la queremos imponer, sino anunciarla, celebrarla, compartirla y proponerla porque sabemos que es la Verdad que hace libre al ser humano, le da sentido a su existencia y lo llena de felicidad.

La verdad sobre el matrimonio est? inscrito en lo m?s profundo del ser humano como un instinto natural: es en la uni?n de un hombre y una mujer que su amor se consume a plenitud y el fruto de su amor en los hijos e hijas garantizan la perpetuidad de la humanidad.

Y es por eso que los fundadores, los gestores de las constituciones de todos los pa?ses del mundo nunca entendieron necesario plasmar en las cartas magnas un derecho constitucional al matrimonio y menos vieron la necesidad de definir el mismo. Era evidente; se sobre entend?a; de no haber sido as?; me atrevo a segurar que se hubiese plasmado en nuestra constituci?n.

?Entonces, por qu? enmendar la constituci?n ahora? ?Por que existe la necesidad de que se proteja la familia y el matrimonio? La respuesta tambi?n es evidente, por que en el mundo de hoy se pretende redefinir y crear por v?a legislativa otras formas de familia, comenzando as? un proceso de desmantelamiento y destrucci?n familiar.

?Por qu? proteger a la familia en nuestra constituci?n? Por que la familia es un bien com?n para la humanidad que le ha servido bien durante miles y miles y miles de a?os; y por eso el futuro de la humanidad depende de la familia. Es la ?nica instituci?n que garantiza la perpetuidad de la humanidad. Este bien com?n requiere una identidad estable e inconfundible. La familia es un tesoro insustituible.

?Por qu? proteger a la familia en nuestra constituci?n? Porque en el mundo actual surge nuevamente en la historia la crisis de identidad m?s profunda que se puede dar en el mismo ser humano. ?Qu? es ser humano? ?Cu?ndo comienza a existir? ?Cu?l es su prop?sito en la vida? ?Cu?l es su destino? Y esta crisis es la que origina las crisis en las personas y las instituciones vitales para nuestra vida social y que han afectado a la familia particularmente.

Ante esta crisis, nosotros como l?deres religiosos, le proponemos a Puerto Rico que el ser humano y sus instituciones son inseparables de la Verdad que se conoce en la huella digital del ser humano: la presencia del Misterio que da origen y sentido a la vida; al matrimonio y a la familia que son fuente del amor que dan vida biol?gica, social y espiritual.

?Por qu? proteger a la familia en nuestra constituci?n? Porque hay fuerzas poderosas filos?ficas, econ?micas e ideol?gicas a nivel mundial que promueven conceptos del ser humano que lo desvinculan de la Verdad de su dignidad e identidad, y no queremos que se legisle para redefinir el matrimonio y la familia.

Quienes se oponen a la propuesta de la enmienda a la constituci?n suelen argumentar, entre otras cosas que:

* Ya existe una ley que define el matrimonio y que no hace falta enmendar la constituci?n. Pero las leyes son f?ciles de enmendar; los legisladores las pueden enmendar con la firma del gobernante en un proceso sencillo y r?pido. Por lo que la protecci?n al matrimonio por medio de una ley aunque es adecuada, no es la mayor. Queremos la mayor protecci?n al matrimonio, la protecci?n constitucional, para que goce de la m?s alta jerarqu?a en nuestro marco jur?dico; que sea la expresi?n de un pueblo, libre, sin presiones.

* Tambi?n, algunos argumentan que la enmienda constitucional atenta contra la igual protecci?n de las leyes. La igual protecci?n a las leyes se funda en el principio de trato similar para personas similarmente situadas. Esto significa que el gobierno puede hacer distinciones entre las personas para cualesquiera prop?sitos leg?timos. Sin embargo, las personas que invocan la igual protecci?n de las leyes para reclamar un supuesto derecho al matrimonio no pueden invocar esta cl?usula porque no est?n similarmente situadas la uni?n de un hombre y una mujer con la uni?n de personas de un mismo sexo.

* Ha dicho nuestro Tribunal Supremo que: ?La garant?a de la igual protecci?n de las leyes lo que proh?be, repetimos, es el trato desigual injustificado. ... El principio constitucional de la igual protecci?n de las leyes no exige que se d? un trato igual a todos los ciudadanos siempre. El Estado puede hacer clasificaciones entre las personas siempre y cuando la clasificaci?n sea razonable para la protecci?n de un inter?s p?blico leg?timo? (L?pez Rivera v. ELA, 2005 TSPR 102). Hoy nosotros, con miras a la protecci?n de un inter?s p?blico como lo es la familia y el matrimonio, pedimos que se d? la oportunidad a nuestro pueblo de expresarnos para proteger al matrimonio.

?Qu? es lo que debemos proponer a nuestros legisladores?

Lo que debemos proponer es que se inicie un proceso de consulta en que se le d? la oportunidad al pueblo a que determine qu? tipo de protecci?n debe d?rsele al matrimonio en nuestra sociedad. Si es la protecci?n por medio de una ley, o si es la mayor protecci?n, la de m?s alta jerarqu?a: la protecci?n constitucional. Nuestro llamado es a que se d? la oportunidad de expresar el sentir de los puertorrique?os y puertorrique?as sobre el matrimonio y la familia. Que se escuche la voz de los millones de electores y no solamente la voz de poderosos intereses particulares que intentan nublar y tergiversar nuestra identidad.

Finalmente, sigamos animando a nuestro pueblo a optar por la mayor protecci?n al matrimonio y a la familia, con la garant?a constitucional.

Sigamos insistiendo, con profundo respeto, sin ofender a nadie, y con amor hacia todos y todas, para que se incluya la definici?n, clara, fuerte, inequ?voca que aparece en el texto del Art. 69 del actual C?digo Civil que establece que en Puerto Rico el matrimonio solo y exclusivamente consiste en la uni?n de un hombre y una mujer y que no se le otorgar? reconocimiento a cualquier supuesto matrimonio a ning?n otro concepto jur?dico que se equipare al matrimonio que sean celebrados en otras jurisdicciones.

Confiemos que nuestro pueblo puertorrique?o se unir? por encima de todas las diferencias ideol?gicas, partidistas y religiosas para expresar nuestro amor por la instituci?n m?s necesaria para nuestro futuro: la familia fundada sobre el matrimonio, y darle la protecci?n m?s fuerte que se le pueda dar en este momento hist?rico y para la posteridad.

Que el Se?or bendiga estos esfuerzos y guarde a Borinquen siempre bella y hermosa.
Publicado por verdenaranja @ 22:33  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios