Viernes, 15 de febrero de 2008

San José (Agencia Fides) - “Educación de calidad para todos” es el titulo del Mensaje dado por la Conferencia Episcopal de Costa Rica con motivo del inicio del curso lectivo 2008 en el país, en el que realizan un llamamiento urgente para que la tarea educativa garantice una formación integral de la persona y se de una educación de calidad.

MENSAJE DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE COSTA RICA CON MOTIVO DEL INICIO DEL CURSO LECTIVO DE 2008 

 

EDUCACIÓN DE CALIDAD PARA TODOS 

 Los Obispos de Costa Rica con motivo del inicio del curso lectivo del 2008, enviamos un cordial saludo a estudiantes, padres de familia, educadores y a autoridades de la educación estatal y privada, cuya  noble misión es educar a la niñez y juventud. Ante  los desafíos que esta época plantea al sistema educativo costarricense, hacemos un llamado, para que la tarea educativa garantice una formación integral de la persona, a saber una educación de calidad, inclusiva y equitativa para los costarricenses.  

 Considerando que: 

El proceso educativo debe tener como meta principal contribuir en forma eficiente al desarrollo humano integral, tanto individual como social que ayude al educando a generar y concretar un proyecto de vida que incluya  la dimensión integral y trascendente. 

La nueva realidad sociopolítica y económica de Costa Rica tiene una marcada tendencia a implantar un modelo educativo que responda a las exigencias del modelo socioeconómico globalizado de producción y consumo, lo cual lleva a un desarrollo parcial  del individuo. 

La educación debe responder a las demandas de la era digital conforme a la cultura científico-tecnológica, sin renunciar a la identidad propia de la tradición democrática y cristiana costarricense. 

Frente a la secularización e indiferentismo que está afectando negativamente a la persona y a la sociedad  en todas sus dimensiones, se hace necesaria una educación ética, axiológica y religiosa, según el modelo y las enseñanzas de Cristo Maestro. 

Los padres de familia son los primeros responsables de la educación de sus hijos con la colaboración de los educadores, deben asumir con compromiso su misión de educadores, haciendo del hogar la primera escuela de vida y práctica de valores.  

Los gremios, asociaciones y sindicatos de educación tienen la misión  social de acompañar, estimular y promover la persona del educador desde sus derechos y deberes, deben tener como referentes al estudiante, la familia, el contexto educativo y la sociedad.  

Ante la importancia que tiene la tarea educativa de cara al futuro y ante los desafíos de la globalización y de la cultura científico-tecnológica, los Obispos consideramos que es necesario asumir un nuevo compromiso con la tarea que debe desempeñar la educación en nuestro medio.    Por tal motivo: 

Nosotros los Obispos, nos comprometemos a impulsar y consolidar la Pastoral Educativa en cada una de las Diócesis. A la vez, asumimos la promoción de la cultura de la vida desde el ámbito educativo, que engendre actitudes y valores de respeto, de paz y amor desterrando conductas de exclusión, agresión, violencia y muerte. 

A los educandos, les recordamos que ustedes son  la razón de ser  y los actores más importantes de todo proceso educativo. Les solicitamos que asuman con toda responsabilidad, dedicación y esfuerzo las oportunidades que el Estado, la familia y las comunidades les ofrecen para garantizarles una formación integral y de calidad. La Iglesia se compromete, a la luz de la fe, a acompañarles en este proceso para que lo vivan de la manera más crítica y creativa posible. 

A los sacerdotes, les pedimos que promuevan y organicen la Pastoral Educativa en sus parroquias, como parte de su vocación pastoral. Especialmente les pedimos que reconozcan y valoren la noble misión que desempeñan los  educadores, que estimulen en ellos el compromiso cristiano y  reconozcan en sus comunidades la misión que ellos realizan como un verdadero servicio en la construcción del Reino de Dios. También les pedimos que atiendan pastoralmente a todos los Centros Educativos como parte de su misión. 

A los docentes de Educación Religiosa, les insistimos nuevamente en la especial  importancia  que tiene el ejercicio de su misión evangelizadora, como presencia de la Iglesia en las aulas de los centros educativos estatales y privados, por ello, también les pedimos encarecidamente, que asuman la misión de ser auténticos evangelizadores por la palabra y por el testimonio, formando hombres y mujeres nuevos para una nueva cultura, sobre todo en los actuales tiempos de cambio que vive nuestra sociedad, a fin de que nuestros jóvenes y niños, futuro de nuestra patria, lleguen a ser los ciudadanos que Costa Rica necesita. 

A los educadores, reafirmamos el valor de  su vocación y entrega al servicio de la educación de la niñez y la juventud, como tarea que realizan con abnegación, demostrando su amor a la patria y  a los educandos. Hoy más que nunca queremos pedirles que continúen con esa mística a pesar de los sacrificios que conlleva  el ejercicio de la profesión docente. 

A las autoridades de los diferentes niveles del Sistema Educativo, les recordamos que ustedes tienen la delicada y trascendental misión de orientar y guiar el proceso educativo de todos los ciudadanos, les pedimos hacerlo siempre con base en los criterios de justicia social, teniendo presente a las zonas y sectores marginados y excluidos. Les solicitamos, además, que en su desempeño profesional se caractericen por su compromiso con procesos administrativos y educativos de calidad al servicio de todos, testimoniando la honradez, honestidad, equidad y ética. Reconocemos y estimulamos las políticas sociales, que a favor de la educación viene implementando el Gobierno, específicamente para los sectores más desposeídos con el programa “Avancemos”.  

  A los padres y madres de familia, les insistimos que tomen conciencia de que nadie los podrá sustituir como primeros  educadores de sus hijos e hijas, por lo tanto no pueden renunciar a asumir esta misión particularmente en esta época; hoy más que nunca es urgente su acertado aporte. Especialmente les pedimos su efectiva participación, en el proceso de educación religiosa que sus hijos requieren, para ello cuentan con la Educación Religiosa que se ofrece en la mayoría de los centros educativos del país; los exhortamos a que aprovechen este servicio, como medio formativo e indispensable en esta loable tarea de educar a sus hijos. 

A los gremios de educadores, les reconocemos la misión social que en nuestra tradición democrática han desempeñado en beneficio de la persona del educador, sus familias y las instituciones educativas. Es importante advertir que ustedes canalizan los derechos y deberes de los educadores. Les recomendamos el estudio de la Doctrina Social de la Iglesia, para que en ella encuentren una fuente de sabiduría e inspiración para la conducción de los agremiados, a fin de servir mejor a la Patria. 

En consecuencia, de la manera más atenta, invitamos a todos los fieles laicos, llamados por Cristo a ser luz del mundo y sal de la tierra, para que ofreciendo su más amplia colaboración y recuperando y promoviendo nuestros más preciados valores cívicos, morales y religiosos, dé frutos que permitan gozar de paz y seguridad, con el fin de alcanzar un desarrollo integral en los tiempos actuales, por eso con fervor imploramos:  

  “Quédate Señor,  con nuestros niños y jóvenes,  que son la esperanza y riqueza de nuestro Continente,  protégelos de tantas insidias que atentan contra su  inocencia y contra sus legítimas esperanzas…” (cfr. Aparecida, 2007, p.269).

 

Dado en San José a los dos días de Febrero de dos mil ocho.

 

Con nuestra bendición episcopal:

 

+ Monseñor José Francisco Ulloa Rojas

Obispo de Cartago

Presidente de la Conferencia Episcopal

 

+ Monseñor Hugo Barrantes Ureña

Arzobispo Metropolitano de San José

Vicepresidente de la Conferencia Episcopal

 

+ Monseñor Oscar Fernández Guillén

Obispo de Puntarenas

Secretario General de la Conferencia Episcopal

 

+ Monseñor Ángel San Casimiro Fernández

Obispo de Alajuela

Administrador Apostólico de la Sede Vacante de Ciudad Quesada

 

+ Monseñor Vittorino Girardi Stellin

Obispo de Tilarán

 

+ Monseñor Guillermo Loría Garita

Obispo de San Isidro de El General

 

+ Monseñor José Rafael Quirós Quirós

Obispo de Limón

 


Publicado por verdenaranja @ 22:44  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios