Mi?rcoles, 27 de febrero de 2008

"EL ESPÍRITU DEL SEÑOR: APUNTES DE NEUMATOLOGÍA" Sistematización teológica del tratatlo del Espíritu Santo. Vinculación trinitaria y eclesiológica del tratado del Espíritu Santo.

 

 

EL ESPÍRITU SANTO EN LA LITURGIA

 

Jesucristo (Jesús, el Cristo: el ungido por el Espíritu Santo) ha salvado a los hombres de una vez y para siempre: es Él quien se encarnó, nació, vivió, murió y resucitó por cada hombre, por ti, por mí.

Las acciones salvíficas de Cristo son hechos históricos, acaecidos hace veinte siglos, irrepetibles, singulares... ¿Cómo me pueden afectar a mi? Yo, que vivo en el siglo XXI, ¿cómo puedo participar de la salvación realizada por Cristo hace tanto tiempo?

 

Jesús mismo instituye y crea unos signos, unos misterios (los sacramentos) a través de los cuales se comunica personalmente y nos da su gracia salvadora en cada época y situación, también hoy. La Iglesia, que celebra esos sacramentos, es la depositaria de esos misterios. Ahora bien, es tarea del Espíritu, que viene a la Iglesia en Pentecostés, hacer visiblemente presente a Cristo resucitado a través de esos signos para que los hombres se hagan contemporáneos de sus acciones salvíficas: especialmente de su muerte y resurrección. Las acciones capaces de actualizar los misterios de Cristo en el hoy de la Iglesia se llaman Sagrada Liturgia.

 

En la Liturgia, el Espíritu Santo actúa en los sacramentos para que la Iglesia viva la vida de Cristo resucitado'. Cuando el Espíritu encuentra en nosotros las disposiciones de la fe que Él mismo suscita, entonces se realiza una verdadera cooperación: la liturgia viene así a ser la obra común del Espíritu Santo y de la Iglesia.

 

¿Cómo actúa el Espíritu Santo en la Liturgia de la Iglesia? Lo mismo que actuó en el tiempo de la economía de la salvación:

 

prepara la Iglesia para el encuentro con su Señor,

recuerda y manifiesta a Cristo a la fe de la asamblea;

hace presente y actualiza el misterio de Cristo por su poder transformador;

el Espíritu de comunión une a la Iglesia a la vida y a la misión de Cristo.


(Para esta parte puede confrontarse el Catecismo de la Iglesia Católica (CIE) nn. 1091-1109).

 

  1. La Liturgia perpetúa Pentecostés 

La Liturgia es llamada "sacramento del Espíritu", porque llena de sí mismo todas las acciones litúrgicas. Por la presencia y acción del Espíritu, la Liturgia es el lugar donde Cristo actúa y es ofrecido, especialmente su Misterio Pascual.

 

Con la llamada "epíclesis" la Iglesia, por medio del ministro ordenado, invoca la presencia del Espíritu Santo en la Liturgia, para que se realicen los misterios de la salvación. El sacerdote, a través de la epíclesis, invoca al Padre para que envíe su Espíritu y haga presente, en los signos y en las palabras, a Cristo y sus acciones salvíficas (sacramentos), para la gloria de Dios y santificación de los hombres. El Espíritu lo da Dios, no el hombre; pero Dios siempre escucha la oración del que actúa en nombre y en persona de Cristo Cabeza del Cuerpo de la Iglesia y en nombre y representación de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote.

 

Cristo viene en la Liturgia de la Iglesia y está presente en el Espíritu, por el cual la presencia de Cristo en la Liturgia está ligada a la potencia de la epíclesis, siempre escuchada por el Padre. Esto sucede de modo peculiar en la Eucaristía, pero toda la Liturgia y los demás sacramentos hacen participar de la salvación y nos dan la gracia que significan por la eficacia de la epíclesis, que hace así de la Liturgia un Pentecostés perenne.

 

2. En la Liturgia, el Espíritu Santo hace presente el pasado.

 

La Liturgia no sólo recuerda los acontecimientos que nos salvaron, sino que los actualiza, los hace presentes. Efectivamente, el Misterio Pascual de Cristo se celebra, no se repite; son las celebraciones las que se repiten; y en cada una de ellas tiene lugar la efusión del Espíritu Santo (epíclesis), que actualiza el único misterio. Este es el motivo por el que el sacerdote-ministro que preside una celebración litúrgica, eucarística o de otros sacramentos, dice o anuncia: "Hoy Cristo ha nacido", o dice "Cristo resucita", no hace una ficción literaria, sino que lo dice en verdad. La Iglesia reunida participa realmente de la fuerza salvadora de Cristo y celebra los misterios del Señor por la fuerza del Espíritu, que nos hace entrar en el misterio real y actualmente.

Esta acción del Espíritu en la Liturgia, por la que nos hace actual el misterio realizado en el pasado, se llama anamnesis o memorial, que significa recuerdo. Sólo que el Espíritu en la Liturgia no se limita a recordar a la asamblea por la Palabra lo que Cristo ha hecho por el pueblo, sino que lo hace actualmente presente por la celebración.

 

3. En la Liturgia, el Espíritu nos hace pregustar el futuro

 

La anamnesis o memorial en la Liturgia no significa sólo que la presencia del Espíritu Santo recuerda y hace presente el acontecimiento salvador de Cristo que ya sucedió, sino que también apunta al futuro. La anamnesis litúrgica es la acción del Espíritu Santo que apresura la venida del Reino de Dios, que nos hace ir adelante hacia la plenitud de la salvación ya iniciada, pero que camina hacia su perfección final. En la espera y la esperanza nos hace realmente anticipar la comunión plena con la Santísima Trinidad.

 

4. En la Liturgia, el Espíritu Santo reúne a los fieles en la unidad.

 

La Liturgia, especialmente la Eucaristía, es la sinaxis, es decir, la asamblea de los fieles reunidos en unidad y comunión. En la Eucaristía existe una doble epíclesis o una epíclesis en dos partes: la primera, sobre el pan y el vino para que el Espíritu Santo los convierta en el Cuerpo entregado de Cristo y en la Sangre de Cristo, derramada para el perdón de los pecados. La segunda epíclesis, se pide la efusión del Espíritu Santo para que a todos los que participan del único Cuerpo eucarístico de Cristo los constituya en un solo Cuerpo (místico) de Cristo.

 

La finalidad de la misión del Espíritu Santo en toda acción litúrgica es poner en comunión con Cristo para formar su Cuerpo. El fruto del Espíritu Santo en la Liturgia es tanto la comunión con la Santísima Trinidad como la comunión fraterna. Por esta presencia y acción del Espíritu se puede decir que la Iglesia es en Cristo como un sacramento de la unión íntima de todos los hombres con Dios y de todos los hombres entre sí (misterio de comunión, ver Lumen Gentium n° 1).

 

5. En la Liturgia, el Espíritu Santo vivifica la Palabra

 

La Palabra de Dios es inspirada por el Espíritu Santo, por tanto siempre el Espíritu Santo actúa en el que lee y ora la Biblia para que sea Palabra de Vida, Palabra Salvadora, Buena Noticia del Reino. Pero, proclamada y escuchada en la Liturgia posee una particular vitalidad y una eficacia real.

 

El Espíritu Santo actúa en el ministro que proclama la Palabra de Dios, para que sea Cristo quien hable en el aquí y ahora de la celebración. Actúa en quienes la escuchan suscitando en ellos la fe para acogerla como Palabra de Dios que es en sus corazones, para que sea un encuentro con Cristo Palabra. Así, escuchada y acogida en la fe, el Espíritu actúa para que sea Palabra vivida y encarnada en la existencia de los fieles, que lleva al compromiso, a construir el Reino de Dios.

 

Para la reflexión personal y compartir en grupo:

 

  1. El presbítero es otro Cristo, es decir, otro "Ungido por el Espíritu Santo" que lo hace participar de Jesucristo, Cabeza de la Iglesia, Sumo Sacerdote y único Buen Pastor. Entre otras, mi misión como ministro de los sacramentos me hace celebrar la Liturgia: liturgia eucarística, pastoral de los sacramentos de la eucaristía, penitencia, unción de enfermos, pastoral de la preparación para la confirmación, Liturgia de las horas, otros sacramentales... ¿Cómo vivo y preparo estas celebraciones? ¿Cómo podría mejorar mi presidencia de las celebraciones litúrgicas? La rutina, la cosificación, el liturgismo, la no valoración de lo ritual, ritualismo...

 

2. Los sacramentos, aún siendo signos eficaces por sí mismos por ser acción y presencia de Cristo, necesitan de la respuesta de fe de quienes lo reciben y participan para poder dar fruto. El presbítero como ministro de estos sacramentos tiene un papel esencial como mediador de Cristo y del Espíritu Santo a favor de la comunidad y de cada uno de los que participan. Reviso mi fe, mi forma de celebrar los sacramentos, mi participación activa en la Eucaristía, cómo me alimento y me nutro de la vida de Cristo en los Sacramentos... Reviso si soy un "funcionario" o si la celebración me sirve para unirme más a Cristo... ¿preparo las celebraciones por amor a los hermanos de mi comunidad parroquial?

 

3. La predicación de la Palabra de Dios sólo es efectiva si soy fiel a la Palabra, a mi comunidad parroquial, y al Espíritu Santo que la inspira. ¿Acojo, creo, me apropio la Palabra de Dios?, ¿estudio y preparo la predicación de la Palabra, las homilías? ¿Cómo podría ser mejor pastor e instrumento del Espíritu de Cristo en la predicación? ¿Me dejo guiar por el Espíritu que inspiró la Palabra de Dios


Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios