Domingo, 02 de marzo de 2008

DOMINGO 5 DE CUARESMA / A

9 de marzo de 2008

Domingo de Lázaro

 

 

Jesús es la fuente de agua que mana hasta la vida eterna; Jesús es la luz del mundo; Jesús es la re­surrección y la vida para todos los que creen en él. Que su gracia esté con todos vosotros.

 

Hoy, a las puertas ya de la Semana Santa, escucha-remos en el evangelio la gran afirmación de Jesu­cristo: "Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá".

Que la celebración de este domingo sea para todos nosotros una ocasión para fortalecer nuestra fe en Jesús, para acompañarlo de todo corazón en el camino hacia la Pascua.

 

A. penitencial: Reunidos ante la cruz de Jesús, pedi­mos el perdón que él nos ha alcanzado con su muerte (Silencio más largo).

 

Confesemos juntos nuestros pecados: Yo confieso ante Dios todopoderoso ...

Dios todopoderoso tenga misericordia...

 

Y ahora, desde nuestra debilidad, invoquemos a aquel que nos ama y tendrá piedad de nosotros: SEÑOR, TEN PIEDAD/ CRISTO, TEN PIEDAD/ SEÑOR, TEN PIEDAD

 

1. lectura (Ezequiel 37,12-14): Al pueblo judío que sufre el exilio y por ello desespera, el profeta le anuncia el retorno a su tierra. Será como salir del sepulcro y recobrar la vida. Y así el pueblo sabrá quién y cómo es su Dios.

 

Salmo (129): Nosotros, al escuchar este anuncio del pro-feta, sentimos que se reanima nuestra esperanza. Por eso nos podemos unir, con el salmo, a la oración de dolor y de confianza de aquel pueblo exiliado. (Podría cantarse el salmo entero).

 

2. lectura (Romanos 8,8-11): San Pablo nos anuncia una vez más la vida nueva de Jesús, y todo lo que esa vida nueva significa. Escuchémoslo.

 

Antes de la aclamación (Eva Juan 11,1-45): Jesús se hace presente en medio de nosotros, y se nos acerca como se acercó a Lázaro para hacerle salir de la tumba. Recibámoslo aclamándolo con fe.

 

Oración universal: A Jesús, que es nuestra resurrec­ción y nuestra vida, pidámosle por nosotros y por la humanidad entera cantando: KYRIE, ELEISON.

 

Oremos por todos los cristianos. Para que muramos al mal y al pecado, y emprendamos la vida nueva de Jesucristo. KYRIE, ELEISON. R/ KYRIE, ELEISON.

 

Hoy, en este día del Seminario, oremos especialmente por los que se preparan para el sacerdocio. Para que Dios les bendiga y les llene de amor a Jesucristo y de profundo espíritu de servicio a la comunidad. KYRIE, ELEISON.

  

Oremos también los responsables del seminario. Para que lleven a cabo su labor con dedicación y fidelidad a la voluntad de Dios. KYRIE, ELEISON.

 

Oremos por los chicos y chicas de nuestra parroquia que se preparan para la primera comunión y la confir­mación. KYRIE, ELEISON.

 

Oremos, finalmente, por todos nosotros. Que cada día vivamos más intensamente nuestra fe en Jesucristo. KYRIE, ELEISON.

Escúchanos, Señor Jesús, y ten piedad de nosotros y del mundo entero. Tú, que vives...

Ofrendas: Escúchanos, Dios todopoderoso, tú que nos has iniciado en la fe cristiana, y purifícanos por la acción de este sacrificio. Por Jesucristo...

 

Padrenuestro: Con fe y esperanza, como Jesús nos enseñó, nos atrevemos a decir:

 

Invitación a la comunión: Este es el Cordero de Dios, Jesús, la fuente de agua viva, la luz que ilumina a la humanidad entera, el vencedor de la muerte. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

CPL


Publicado por verdenaranja @ 19:37  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios