Domingo, 02 de marzo de 2008

 

Manila (Agencia Fides) - En medio de la “crisis de la verdad y del cáncer invasivo de la corrupción”, los Obispos filipinos se sienten en el deber de intervenir y ofrecer una contribución por “la búsqueda de la verdad y el restablecimiento de la integridad moral” de los individuos y de las naciones.  

 

“Buscando la Verdad, restableciendo la Integridad”

Declaración Pastoral de CBCP

 

Querido Pueblo Dios: ¡Saludos en la paz del Señor!

 

Hoy en medio de la agitación y confusión, acudimos a vosotros como pastores,  porque ese es nuestro papel concreto. No venimos como políticos cuya vocación es ordenar la sociedad al bien común. Nuestro mensaje contribuye a la prosperidad de una democracia que no debe ser construida sólo sobre fórmulas políticas. Nos enfrentamos hoy día a una crisis de verdad y a un cáncer permanente de corrupción. Debemos buscar la verdad y debemos restablcer la integridad. Estos son valores morales que necesitan apreciaciones espirituales y morales. Por eso, dirigimos esta declaración pastoral a cada uno particularmente a vosotros nuestro querido pueblo y en una forma especial a nuestros gobernantes y funcionarios políticos. Estamos convencidos que la búsqueda de la verdad e integridad deben ser sin trabas, especialment en los tiempos presentes cuando están surgiendo cuestiones acerca de ascendencia moral del presente gobierno.

 

Por esta razón, nosotros fuertmente:

 

  1. Condenamos la continua cultura de corrupción desde arriba debajo de nuestra escala social y política.
  2. Instamos al Presidente y a todas las ramas del gobierno a tomas la iniciativa en combatir la corrupción dondequiera que se encuentre.
  3. Recomendamos la abolición de EO 464 de manera que aquellos que deberían tener conocimiento de cualquier corrupción en ramas del gobierno, deber libre para testificar ente los cuerpos apropiados e investigación.
  4. Pedimos a la Presidenta que permita a sus subordinados revelar cualquier actos de corrupción, particularmente de acuerdo ZTE-NBN, sin obstruida en su testimonio ninguna materia que esté involucrado.
  5. Suplicamos a nuestros senadores y a los defensores del pueblo a usar sus poderes diversos y diferentes de investigación dentro de los casos presuntos de corrupción no para sus propios intereses sino para el bien común.
  6. Llamamos a los medios a ser un recurso positivo de búsqueda de la verdad y de combate de la corrupción por medio de reportajes objetivos sin prejuicios y parcialidad, sin reportajes selectivos y tendenciosos de los hechos.

  

Por largo tiempo reiteramos nuestra llamada a “los cículos de discernimiento” en los niveles de base, en nuestras parroquias, Comunidades Básicas Eclesiales, organizaciones y movimientos de laicos reconocidos, instituciones religiosas, escuelas, seminarios y universidades. Es  a través de conversión interior dentro de la madurez de Cristo por el discernimiento y acción comunales y suplicantes que las raices de corrupción son descubiertas y destruidas. Creeemos que tal acción comunal perpetúa en el nivel de base el Espíritu del Pueblo de Dios tan brillantemente demostrado al mundo en EDSA I. Es el Poder del Pueblo con una diferencia. Desde la base llegará una cultura de verdad e integridad que nosotros buscamos y construimos. Mandamos a nuestras comisiones CBCP que tomen papel activo incluyendo el establecer contactos para este propósito.

Quiera el Señor bendecirnos en esta sagrada empresa para construir una nueva clase de Filipinos y quiera nuestra Madre Bienaventurada ser nuestra compañía y guía en este viaje a la verdad e integridad.

 

 

+Angel Lagdameo, D.D., Arzobispo de Jaro Presidente de  CBCP

 26 de Febrero de 2008


Publicado por verdenaranja @ 21:24  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios