Viernes, 07 de marzo de 2008
AMERICA/GUATEMALA - Entrevista al Obispo Auxiliar de Guatemala: la familia, la solidaridad con los pobres, las sectas, los jóvenes, la formación cristiana entre los principales desafíos a los que la Iglesia debe dar respuesta

Roma (Agencia Fides) - Mons. Raúl Martínez Paredes, Obispo Auxiliar de la ciudad de Guatemala que se encuentra en Roma con motivo de la visita ‘Ad Limina’ ilustra en una entrevista a la Agencia Fides, los principales desafíos y problemas que se presentan a la Iglesia en el país y sobre la vitalidad misionera de la Iglesia.

¿Cuáles son los principales desafíos que tiene la Iglesia actualmente en Guatemala?

Uno de los primeros desafíos es la solidaridad con los pobres pues hay un numero muy elevado de gente con muy pocos recursos que requieren una respuesta y una cercanía sobre todo de la Iglesia. Otro gran desafío que se presenta a los Obispos son las numerosas sectas pues muchas de ellas son muy agresivas especialmente en algunos lugares. En mi opinión este constituye uno de los problemas más grandes que tiene el país en la actualidad,

En el plano pastoral, una de las prioridades importantes que hemos considerado es también la familia. De hecho, ya hemos empezado a tener algunas dificultades y retos fuertes en cuanto a la educación que promueve el gobierno. Es una educación muy agresiva sobre todo en ciertos temas como es la salud reproductiva. Además en muchas ocasiones no se considera el derecho que tienen los padres sobe la educación de los hijos. Este es un reto fuerte y por ello estamos viendo como hacerle frente.

¿Y los jóvenes?

Tenemos en Guatemala una gran cantidad de jóvenes que constituyen una gran riqueza pero son también una gran responsabilidad que requieren una respuesta y una atención por parte de los Obispos. Guatemala es una nación joven con un 65% de menores de 18 años. y donde el crecimiento poblacional es grande aunque esta sufriendo en los últimos años ciertas amenazas frente a las políticas antinatalistas y la promoción masiva de la anticoncepción.

La Iglesia de Guatemala es además muy rica en vocaciones y en los últimos años, hemos tenido un crecimiento grande en vocaciones sacerdotales y religiosas. Pero a veces se presenta el reto de poder encauzar bien estas vocaciones y que perseveren todas.

Otro reto importante es la formación cristiana pues en algunos lugares resulta muy difícil y no conseguimos alcanzar muchos sitios debido a que somos pocos los agentes de pastoral. Pero tenemos la gran riqueza de los catequistas que ayudan mucho en todas las parroquias de Guatemala y constituyen nuestro gran apoyo.

¿Cómo es la vitalidad misionera de la Iglesia de Guatemala? ¿Cómo se esta preparando para vivir el CAM 3 y la Gran Misión Continental?

En primer lugar hay que decir que el CAM 2 supuso un gran despertar de la conciencia misionera en el país, en todas las parroquias. Desde entonces han crecido mucho en algunas diócesis los grupos juveniles de misión y la Infancia Misionera que está muy presente y es muy viva en las diócesis. Además estos grupos de jóvenes van crecido y se sienten muy responsables de la vida de la Iglesia. Muchos de ellos desean algunas experiencias misioneras en diócesis vecinas o en parroquias distintas a la suya. Todo esto está despertando una gran ilusión. Esta ha sido la herencia que nos dejo a nosotros el CAM 2, una apertura grande a la misión, el sentirnos más responsables de los cercanos y los lejanos. En cuanto al CAM 3 podríamos decir que hay una inquietud si bien no es muy grande todavía. Tal vez nosotros como pastores no la hemos sabido motivar e implementar pero si hay ilusión de participar sobre todo entre los jóvenes que nos motivan y nos impulsan a los Obispos a asumir iniciativas en este sentido

Los Obispos de Guatemala nos estamos también planteando el reto de poner en practica Aparecida y la Gran Misión Continental. Se trata de concretar de manera precisa en cada diócesis la misión continental en la que estamos llamados a ser misioneros y discípulos por encima de todo. (RG) (Agencia Fides 7/3/2008 Líneas: 50 Palabras: 681)


Publicado por verdenaranja @ 22:34  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios