Jueves, 27 de marzo de 2008

Entrevista a Marko Ivan Rupnik publicada en la revista "Iglesia Nivariense" de la Diocesis de Tenerife , número 81, FEBRERO 2008.     

 

Carlos Pérez

 

«La belleza promueve

el espíritu de libertad»

 

Jesuita, poeta, artista, teólogo... Marko Iván Rup­nik es un polifacético creador que creció junto a la majestuosa belleza de los alpes eslovenos. De sus vivencias en este país destaca que de pequeño iba tras su padre a recoger piedras para preparar la tie­rra fértil. Su padre hacía un signo de la cruz sobre el campo antes del trabajo y, Rupnik, contemplaba como aquellas manos tocaban las piedras y la tierra con una sacralidad litúrgica. Con el tiempo, se dio cuenta que era la misma solemnidad con la que tomaba el pan y el vino de la merienda. Y cuando por la tarde dejaba el campo, la tierra había cam­biado su forma. Actualmente, Rupnik es uno de los artistas más importantes del arte sacro y ha reali­zado, entre otros trabajos, la capilla "Redemptoris Mater", en el Vaticano.

 

P.- ¿Cuál es el motivo de su visita a Tenerife?

 

R.- He sido invitado por el obispo para visitar diferentes iglesias de la isla y valorar la posibilidad de realizar aquí algunas de mis obras. Concretamente he estado en templos del sur y de la zona metropolitana.

 

P.- Usted, a través del arte, intenta conseguir la comunión entre Oriente y Occidente de las distintas Iglesias cris­tianas. Para ello cuentan con el centro Aletti. ¿En qué consiste este centro?

 

R.- El arte siempre ha sido un espa­cio, un lugar privilegiado para realizar la comunión entre los seres humanos. En el caso nuestro, si hablarnos del arte sacro y del centro Aletti, es evi­dente que este encuentro entre Oriente y Occidente ha traído consigo siempre una gran creatividad. Lo importante no es como la Iglesia acerca el arte sino como acerca a los artistas a la Iglesia contemporánea. En el centro Aletti, de hecho, trabajamos con grupos de artis­tas de ocho países distintos y de ocho Iglesias distintas. La comunión de la Iglesia es posible desde el recíproco reconocimiento y proviene de una expe­riencia espiritual. Mi opinión es que la espiritualidad es un espacio óptimo para el encuentro entre los cristianos. Particularmente, no creo mucho en las incursiones técnicas abstractas. Es pre­ciso crear espacios y nosotros lo hemos encontrado en el arte.

 

P.- Usted habla de la belleza en la liturgia católica como un camino en la evangelización de hoy y siempre.

 

R.- Sí, efectivamente. La belleza expresa que el mundo está habitado por el amor. Por lo tanto, es obvio que si la Iglesia es una comunidad de personas que viven la redención y están inmersos en este amor de Dios, todos deberlos tener esta importancia de la belleza. del amor de Dios, ya sea como edificio o como comunidad cristiana. No debemos estar tan preocupados de cómo hacer teología, como convencer, como tratar la verdad en la que creemos. sino sobre todo, de testimoniar, de hacer ver, de suscitar el deseo de vivir como viven los cristianos. Por ello, si las personas no desean la vida espiritual, la misión de la Iglesia es inútil. Otro aspecto importante de la belleza en la vida cris­tiana es que la belleza promueve en el ser humano una acción libre.

 

P.- Usted es el Consultor del Con­sejo de la Cultura de la Santa Sede, ¿piensa que la cultura contemporá­nea se está alejando poco a poco de la tradición cristiana?

 

R.- Yo estoy preocupado por una cierta alergia que el cristianismo lleva a sus espaldas en Europa. Existe un cierto lai­cismo radical que desarrolla un deseo y

una voluntad de ignorar al cristianismo. Parece que hoy día, se puede ser cual­quier cosa pero no se puede ser pacífica-mente cristiano. Por otro lado, nosotros tenemos que preguntarnos sobre cómo hemos realizado la teología en los últi­mos tiempos para que se haya creado este deseo de vivir sin fe.

 

P.- Recientemente, ha sido elegido el nuevo general de la Compañía de Jesús. Se trata de un español con un amplio conocimiento del mundo asiá­tico, ¿Qué opina de este perfil?

 

R.- No lo conozco aunque he escuchado hablar de él. Lo que sí estoy seguro es que ha sido el resultado de una votación espiritual porque los padres, los electo-res, han elegido muy rápido a este padre general. En este hombre han visto un hombre sabio, prudente y adecuado para este tiempo. Además, ha sido una buena elección desde el punto de vista "estra­tégico" ya que, en estos momentos, Asia es el continente más emergente aunque Europa tenga todavía grandes riquezas que compartir con los demás.

 

P.- Sus obras en la sacristía y en la capilla de la Catedral de Madrid, o en la Capilla de la Santísima Trinidad en un Santuario tan importante como Fátima, en Portugal, son algunas de las muestras de su trabajo. ¿Tendremos en el futuro uno de sus mosaicos en Tenerife?

 

R.- La verdad que estoy muy disponi­ble para esto y además cuento con el apoyo del obispo. El problema es mi calendario que está lleno de proyectos y compromisos. En cualquier caso, voy a hacer todo lo posible para llevar a cabo alguna de mis obras aquí.

 


Publicado por verdenaranja @ 22:19  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios