Jueves, 03 de abril de 2008

Artículo encviado por P. Antonio Pavía-Misionero Comboniano con motivo del Día Mundial de Oración por las Vocaciones.

Cuarto Domingo de Pascua

 

Jornada de oración por las vocaciones

 

“Si conocieras el don de Dios...”

 

Como ya es habitual, el IV Domingo de Pascua celebramos la jornada mundial de oración por las vocaciones. Este evento, me lleva a recoger con delicadeza y asombro unas palabras entresacadas del diálogo que Jesús, sentado en el pozo de Siquén, entabló con la mujer samaritana que había acudido con su cántaro a recoger agua. Las palabras en cuestión fueron éstas: “Si conocieras el don de Dios y quién te pide de beber...” (Jn 4,10).

 

Esta, podríamos llamar, exhortación, cargada de vida y esperanza que Jesús dirige a la samaritana, imagen de la Iglesia y de la humanidad, me hace caer en cuenta de la riqueza de esta celebración eclesial. Si bien es cierto que es una jornada de oración de intersección que abarca la multitud de estilos de vida cristiana nacidos del Evangelio, quiero, sin embargo, en esta ocasión, centrarme en la llamada al sacerdocio ministerial.

 

Para comprender y valorar el don del sacerdocio, vamos a sumergirnos en la historia de salvación puesta en marcha y conducida por Dios, con objeto de focalizar en ella la elección y misión de la tribu de Leví en el seno del pueblo elegido.

 

Al conquistar la tierra prometida, Dios la dividió en once tribus o lotes, repartiéndolos entre todas las tribus surgidas de la descendencia de Jacob, menos una: la de Leví. Fue así porque Yahvé promulgó solemnemente que Él mismo era,  había de ser, su lote su porción, su heredad: “Yahvé dijo a Aarón: Tu no tendrás heredad ninguna en su tierra; no habrá porción para ti entre ellos. Yo soy tu porción para ti entre ellos. Yo soy tu porción y tu heredad entre los israelitas” (Nm 18,20)

 

El alcance de la elección y la misión de Leví son inconmensurables. Podemos afirmar que su proyección se engrandece y universaliza a partir de la encarnación del Hijo de Dios con el consiguiente cumplimiento de su misión. Remitiéndonos a la experiencia de Israel en la tierra prometida, y volviendo al reparto de sus territorios, intentaremos comprender la misión, el “oficio” de Leví con respecto al resto de las tribus o clanes. Las otras once tribus tienen el oficio de trabajar la heredad que se les ha dado, y desentrañar sus riquezas- minerales, agricultura, ganadería, etc.- para beneficio de todo el pueblo.

 

El oficio de Leví es incomparable. Sus hijos tienen la misión de “desentrañar la infinita riqueza del Misterio de Yahvé” y darlo a conocer, ofreciéndolo como alimento a todos los israelitas. No desentrañan el Misterio de Dios por medio de adivinos, videntes o elucubraciones mentales, sino sumergiéndose en el instrumento ofrecido por el mismo Dios: Su Palabra, con su consiguiente experiencia de Amor y Salvación.

 

Para los israelitas, su lote, la misión que Dios les ha confiado, no es ninguna carga; no tienen que hacer acopio de ingentes generosidades para “cultivar su heredad”. La han recibido como un don, un gesto de Dios hacia ellos inapreciable e intraducible en términos humanos. Un don que sobrepasa hasta la mente más imaginativa.

 

Es indudable que los levitas se sienten desbordados por el don recibido, pero, entendámonos bien. Su gozo incontenible no está basado en gloria, honores, riquezas, ni nada que se le parezca. Su gozo, repito, incontenible, nace de la heredad misma y de lo que tiene que desentrañar de ella: El Misterio de Dios.

 

Aun bajo el velo del Antiguo Testamento, los hijos de Leví conocieron y valoraron el don que habían recibido de Dios. Muchos  son los testimonios que encontramos en las Escrituras. Nos centraremos en uno de ellos: el del salmista que, recogiéndose sobre sí mismo, se eleva hacia Dios con este cántico que le sale del alma: “Guárdame, oh Dios, en ti está mi refugio. Yo digo a Yahvé: Tú eres mi Señor, mi bien, nada hay fuera de ti”. (Sal 16, 1-2).

 

Dios ha llenado de bienes toda la creación, por supuesto que también la tierra que les ha regalado; pero el Misterio que Él les ha llamado a desentrañar a favor de todos, es “su bien” por excelencia. Es por ello que el alma, el cuerpo y el ser del salmista, hijo de Leví, se rompe en un canto de gratitud confesando y proclamando que desborda de alegría y plenitud a causa del lote, la heredad que le ha tocado en suerte: “El Señor es el lote de mi heredad y mi copa; mi suerte está en su mano: me ha tocado un lote hermoso, me encanta mi heredad” (Sal 16, 5-6).

 

A la luz de la forma de actuar de Dios con Israel, podemos recoger las palabras que dijo Jesús a la samaritana, a las que antes hice mención: “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber…”, y proponer el siguiente paralelismo; “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice ¡Ven y sígueme!”.

 

Bajo este paralelismo, vemos, estremecidos, que la invitación/llamada de Jesús es la plenitud del don que recibió la tribu de Leví. Don que supo valorar con todo su corazón y con toda su alma, a pesar de que estaba cubierto a causa del velo propio del Antiguo Testamento.

 

Rasgado en el Calvario (Lc 23, 45), el velo que separa al hombre de Dios, la nueva tribu de Leví, los que reciben el nuevo don de Dios, desentrañan su Misterio  y su Espíritu oculto en su nueva heredad: el Evangelio. Desde él, alimentan los espíritus hambrientos de forma que puedan creer y desarrollarse hasta su plenitud, hasta alcanzar la estatura de Jesucristo, como dice el apóstol Pablo (Gá 4,19)

 

La plenitud de la misión de los nuevos hijos de Leví ya  había sido profetizada por Jeremías en lo que, dentro de su cuerpo profético, llamamos sus escritos de consolación. El alcance de su profecía llega, como todas ellas, hasta Jesucristo. En Él se cumplen y Él las hace fructificar en su Iglesia. Centrándonos en Jeremías y asomándonos a las profecías/promesas, que el Espíritu Santo ha puesto en su boca en orden a la restauración de Israel, nos encontramos con toda una serie de buenas noticias que preanuncian el esplendor que brotará del nuevo Israel que Yahvé va a reconstruir.

 

Entre las promesas que Jeremías da a conocer al pueblo santo, fijamos nuestros ojos en una de ellas que nos llama la atención por la intensidad de su consolación: “Porque ha rescatado Yahvé a Jacob, y le ha redimido de la mano de otro más fuerte… Entonces se alegrará la doncella en el baile, los mozos y los viejos juntos, y cambiaré su duelo en regocijo, y les consolaré y aliviaré de su tristeza; empaparé el alma de los sacerdotes de grasa, y mi pueblo se saciará de mis bienes” (Jr 31, 11-14).

 

La profecía no puede ser más esperanzadora. Yahvé va a empapar el alma de los sacerdotes de su pueblo con su gracia, con su Palabra. Enriquecidas así estas almas, empapadas y marcadas por las huellas de Dios, todo el pueblo se saciará de sus bienes. En definitiva, Dios empapará el alma hambrienta de sus sacerdotes, los cuales, a su vez, alimentarán toda alma que reciba y acoja las palabras de gracia que salen de sus bocas.

 

La promesa del profeta ya se había hecho realidad, al menos como primicia, en tantos hijos e hijas de Israel, auténticos buscadores de Dios; como, por ejemplo, el autor del salmo que veremos a continuación. En él, el salmista describe la Palabra como gozo del corazón, luz de los ojos, más apetecible que el oro, más agradable al paladar que el jugo de panales. Culmina esta descripción tan rica de los bienes propios de la Palabra, con esta confesión: “Por eso tu servidor se empapa de ella, gran ganancia es guardarla”(Sal 19,12)

 

Seguimos avanzando en la misma línea y nos servimos ahora del profeta Isaías. Este hombre de Dios, llamado a fortalecer las rodillas vacilantes del pueblo elegido en una etapa histórica en la que duda seriamente si no de la existencia de Dios, sí de su presencia en medio de él, nos ofrece una catequesis antológica en la que como despierta a los israelitas con el fin de hacerles comprender cómo tiene que actuar para poder percibir la presencia de Dios en sus vidas.

 

El profeta apunta unos datos catequéticos que sirven para todos, y que vienen a decir que el Dios a quien creen lejano lo podrán descubrir a su lado en la medida en la que practiquen la misericordia: “...¿No será más bien este otro el ayuno que yo quiero: desatar los lazos de maldad, deshacer las columnas del yugo…,no será partir al hambriento tu pan, y a los pobres sin hogar recibir en tu casa? ¿Qué cuando veas a un desnudo le cubras, y de tu semejante no te apartes? Entonces clamarás, y Yahvé te responderá; pedirás socorro, y te dirá: Aquí estoy”(Is 58, 6-9).

 

Como ya he dicho, estos datos catequéticos ofrecidos por el profeta, sirven para todo el pueblo. No obstante, a continuación anuncia una obra de misericordia que podríamos encuadrarla específicamente en aquellos que tienen la misión de desentrañar el misterio de Dios y extraer de él el alimento, el pan, con el fin de poder reanimar las almas desfallecidas y desnutridas: “…Si repartes al hambriento tu pan, y al alma afligida dejas saciada, resplandecerán en las tinieblas tu luz, y lo oscuro de ti será como el mediodía” (Is 58, 10)

 

La riqueza de este texto,  ya de por sí magnífica, aumenta aún más si tenemos en cuenta que su traducción literal sería: “Si das al hambriento el pan de tu alma y el alma afligida dejas saciada…”

 

Partiendo de estos textos proféticos en los que hemos visto de forma progresiva la misión sacerdotal en el seno del pueblo elegido, abrimos la puerta y entramos en el Nuevo Testamento. A la luz del Hijo de Dios, comprenderemos la plenitud de todo lo que le fue revelado a Israel con respecto a la, misión fundamental de los sacerdotes de Jesucristo.

 

Empezamos por señalar que, si bien las obras de misericordia en general son campo apostólico de todos los miembros de la Iglesia, hay una de ellas específica que hace parte de la esencia de los llamados al sacerdocio: saciar las almas hambrientas con el pan del Rostro de Dios oculto en el Evangelio, en la Palabra.

 

El sacerdote desentraña este Pan oculto con el que alimenta su alma, al tiempo que  alimenta las almas hambrientas. Por supuesto que todos los sacerdotes también se deben a los sacramentos, pero en la catequesis presente, estamos haciendo hincapié en este prisma inherente y esencial a su ministerio: la predicación que alimenta y sacia el alma.

 

Es posible que alguien haya podido ver en lo del Pan del Rostro de Dios oculto en el Evangelio, un simple y más o menos acertado recurso poético para embellecer el texto. No tengo ninguna pretensión poética o literaria, y, más aún si esto llevara consigo una distorsión de la catequesis. Cuando hablo del Pan del Rostro de Dios oculto en la Palabra, me estoy refiriendo ni más ni menos que al alimento del Hijo de Dios. Él alimentó su alma a lo largo de su vida con la Palabra que recibía del Padre. Él mismo dice que predica según oye y ve al Padre (Jn 8, 28y 38)

 

Este alimento, fuerza y sabiduría para poder cumplir su misión, estaba todavía oculto incluso para sus discípulos. Recordemos cuando se quedó hablando con la samaritana junto al pozo y sus discípulos fueron hasta la ciudad para comprar comida. A su vuelta, le ofrecieron de lo que habían comprado, y Él les respondió: “Yo tengo para comer un alimento que vosotros no conocéis” (Jn 4,32).

 

Éste es el Pan de la fe. Recordemos que Pablo afirma que la fe nace de la predicación del Evangelio (Rm 10,17), Pan del alma que Jesús lo irá dando a conocer progresivamente a sus discípulos. Después de su Resurrección, abrió sus inteligencias para que pudieran comprender la Palabra (Lc 24,45). En definitiva, y saboreando la espiritualidad bíblica, sabemos que lo que hizo fue abrir sus espíritus a fin de que fueran aptos para recibir el alimento del Evangelio y pudiesen así crecer en el discipulado.

 

Volviendo a la específica y esencial misión sacerdotal de la que estamos hablando, hacemos ahora referencia al milagro de la multiplicación de los panes. Como todos los textos de la Escritura, también éste tiene sus múltiples interpretaciones catequéticas. Nosotros abordaremos aquella que expresa, por la riqueza de su simbología, la obra de Jesucristo que subyace detrás de este milagro, el alimento preparado por Él y que los hombres todavía no conocen: el Pan del Rostro del Padre.

 

Repasamos el cuadro escénico siguiendo el texto de Mateo. Toda una muchedumbre sale de sus pueblos para encontrarse con Jesús. Él se compadece de todos estos hombres o mujeres, pues ve que sus almas están hambrientas y desfallecidas. Llegado el atardecer, antes de despedirles a sus casas, decide multiplicar unos panes que está a mano, haciendo presente el paralelismo de las dos formas de padecer hambre: el del cuerpo y del alma.

 

En el texto evangélico encontramos un dato catequético por el que encuadramos este milagro con la profecía ya anteriormente citada de Jeremías: “Empaparé el alma de los sacerdotes y mi pueblo se saciará de mis bienes”.

 

Veamos la sucesión de gestos de Jesús, y comprenderemos que el pan multiplicado en sus manos es signo del alimento del que Jesús dijo a sus apóstoles que todavía no conocían: el alimento que sacia el alma. Vayamos a un extracto del milagro; “Tomó-Jesús- los cinco panes y los dos peces, y, levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición, y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente” (Mt 14,19).

 

Desmenucemos catequéticamente este versículo. Jesús levanta los ojos al cielo, lo que quiere decir que entra en comunión con el Padre. A continuación parte los panes y los da-empapa el alma- a sus discípulos. Éstos, a su vez, los ofrecen-empapan el alma-a la multitud. Todos se saciaron del alimento desconocido; todos; tanto los apóstoles como la muchedumbre, que, en ese lugar de escucha, personifican a la Iglesia, el pueblo de Dios.

 

Jesús mismo señala que las palabras que el Padre ha puesto en su boca y que constituyen el Evangelio, son alimento del espíritu. Escuchémosle: “El espíritu es el que da Vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que os he dicho son Espíritu y son Vida” (Jn 6,63).

 

El Hijo de Dios proclama esta extraordinaria y bella noticia en la catequesis que sigue a la multiplicación de los panes narrada por Juan. Por supuesto que el escándalo que surgió en el seno de sus oyentes fue mayúsculo, hasta el punto de que se alejaron de Él. (Jn 6,66).

 

Nos podemos imaginar la situación angustiosa que se creó. Podemos adivinar la decepción de los apóstoles que se frotaban las manos ante el espectacular triunfo de Jesús ante su pueblo. Cuando se dan cuenta, en la escena solamente quedan ellos y Jesús. Éste les lanza una pregunta que más parece un dardo: “¿También vosotros queréis marcharos?”. Es decir: ¿También vosotros pensáis que hablo por hablar, que mis palabras no tiene más valor que las de cualquier maestro de Israel? ¿Pensáis, como los que se han marchado, que no hay Espíritu y Vida en ellas?

 

Conocemos la respuesta de Pedro: “¿Dónde quién vamos a ir?” No nos interesa otro tipo de palabras por muy seductoras o atrayentes que sean. Necesitamos palabras que sean Espíritu y Vida, y sólo tú las tienes. Sólo ellas alimentan nuestro espíritu, sólo ellas revelan el Misterio, sólo ellas son el Pan del Rostro del Padre…”Sólo tú tienes Palabras de Vida Eterna” (Jn 6,68)

 

He escrito estas páginas con el deseo de presentar la vocación, la llamada al sacerdocio, incidiendo en la esencia y núcleo de este ministerio. Acariciándolo y acogiéndolo como una gracia que no tiene precio, se entenderá progresivamente la buena noticia de Jesús; “Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: ¡Ven y sígueme…!

 

Por poner sólo un ejemplo, diremos que Mateo conoció, valoró y amó con toda su alma y todo su corazón, el don de Dios en aquel día bendito de su vida en el que su Hijo se detuvo ante él y le propuso: ¡Ven y sígueme! (Mt 9,9) 

 

P. Antonio Pavía-Misionero Comboniano 

 

Para profundizar acerca del mismo tema, puede consultar el libro-del mismo autor-“El Buen Pastor”. De Editorial San Pablo

 

 


Publicado por verdenaranja @ 22:26  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios