Domingo, 06 de abril de 2008


Hora Santa Vocacional enviada con los materiales para la celebración de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones 2008.
 



Te necesito... para servir....serás feliz"


ENCUENTRO DE ORACION-HORA SANTA por las vocaciones

 

JMOV 2008-13 de abril


Ofrecemos unas sugerencias para un ENCUENTRO de oración por las vocaciones. Se puede hacer junto al Santísimo expuesto. Se adaptará según convenga. Vale utilizar el cartel o algún icono también del lavatorio y el signo de la vasija con la jarra.

 

MONICION:

Nos reunimos para orar con motivo de la Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Hemos venido para pedir al Señor de nuestra Fe, que bendiga a su Iglesia con abundantes vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagra. El se sigue acercando a muchos jóvenes y les susurra en el corazón "Te necesito...para servir...serás feliz". Que la generosidad y la valentía acompañen a nuestros jóvenes a responder a Jesús: "¡Aquí estoy!, amen, ¡aleluya¡".

 

CANTO DE ADORACION O APROPIADO:

PROCLAMACION DE LA PALABRA:

 

"Una vez que terminó de lavarles los pies, se puso de nuevo el manto, volvió a sentarse a la mesa, y les preguntó:¿ Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis Maestro y Señor, y tenéis razón, porque lo soy. Pues sí yo, vuestro Maestro y Señor, os he lavado los pies, lo mismo debéis hacer vosotros unos con otros". (Juan 13, 12-14).

 

REFLEXION: (1" parte)

 

El relato es muy conocido: en la última cena, Jesús lava los pies a sus discípulos... Ellos no lo entienden, pero Él sabe que se está despidiendo... Por su cabeza pasan todos los momentos compartidos... los buenos y los malos momentos, las dudas, los cansancios, la soledad...

 

Los eligió uno a uno. Los llamó por su nombre... Les invitó a compartir el camino, los sueños, las dudas, la fiesta, la vida... El les dio todo lo que tenía, a él mismo... y a su Padre. Ellos serían su familia, sus enviados, sus mensajeros, su luz...

 

Ya no tiene más oportunidades. Tiene que decirles de un modo muy claro qué es lo más importante.

 

Y lo hace con un gesto...

 

 

Se quita el manto, no es necesario, para servir sobra todo lo superfluo… Se pone de rodillas, en el suelo, a los pies de Pedro, o de Juan, o de Mateo, o de ti...

Toma   en         las        manos  sus       pies...   sin        prisas,  con       delicadeza,       con cariño... ¡Qué bien escogió el gesto! No lavó la cabeza, ni las manos. Fueron los pies... Sí, mis pies. No es la parte de mi cuerpo de la que estoy más orgulloso, pero realmente es importante: ellos me unen al suelo, a la tierra, a la vida; ellos notan el cansancio y reciben las heridas del camino...

 

Esos pies, con su cansancio, sus heridas y sus tropiezos, son el centro de atención de Jesús... Inclina su espalda... centra su mirada... acoge con sus manos... toda su persona está centrada en ese gesto, en mis pies, en mí vida...

 

Toma el cántaro del agua y, con ternura, me lava los pies, me quita la suciedad del camino, alivia mi cansancio... Le estoy oyendo en mi interior: ¡Pedro... Enrique... Elena... te quiero!...

 

No ha necesitado casi nada para servir: una vasija con un poco de agua y su vida...

 

Una vasija que nos deja, un recuerdo de toda su vida, de todas sus palabras, de este gesto que es resumen de su mensaje... Una vasija que es invitación y llamada.

 

SIGNO Y CANTO: Se coloca la vasija con la jarra y la toalla a los pies del Santísimo y se hace una canto apropiado.

 

ORACION (de manera comunitaria o por dos lectores)

 

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir con alegría cuando nos dices: "no pongáis cara triste, como los hipócritas que desfiguran el rostro..." (Mt 6,16)

 

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir desde el corazón y el anonimato, cuando nos dices que "tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha". (Mt 6,4)

 

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir desde la coherencia y la fidelidad, porque "nadie puede servir a dos señores". (Mt 6,24)

 

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir confiados en ti, "sin preocuparas de qué vais a comer o con qué os vais a vestir". (Mt 6,25)

 

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir a los últimos, por eso, nos dices: "dirigíos a las ovejas perdidas de la casa de Israel". (Mt 10,6)

 

Señor jesús, Tú nos invitas a servir en gratuidad porque "gratis lo habéis recibido, dadLo gratis". (Mt 10,8)

 

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir desde la cruz cuando nos dices "el que no toma su cruz y me sigue no es digno de mí". (Mt 12,25)

 

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir para liberar: "porque siempre es lícito curar, aun en sábado; pues el Hijo del Hombre es señor del sábado". (Mt 12,8.13)

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir sin esperar grandes puestos ni honores: "quien quiera ser el primero entre vosotros, sea vuestro servidor". (Mt 20,21)

 

Señor Jesús, Tú nos invitas a servir siempre con amor desmedido porque "con la medida que midáis se os medirá", (Mt 7,2)

 

REFLEXION: (2ª parte)

 

"Lo mismo debéis hacer unos con otros"... Nos ha pasado el cántaro y el agua. Nos invita a seguir sus huellas...

 

Ya no es Jesús quien lava los pies. Nada más y nada menos que 50 formas distintas de consagración, cientos de vidas entregadas al servicio del Dios, de nuestros hermanos, los hombres y mujeres de nuestras cuatro Islas: Tenerife-Gomera-La Palma y el Hierro-, esparcidos por todos los rincones, atendiendo a enfermos, ancianos, minusválidos, colegios, centros de promoción y ayuda a la mujer , hospitales, hogares de acogida, drogadictos, mundo de la prostitución, guarderías, disminuidos síquicos profundos, inmigrantes, comedores sociales, sin contar la innumerable labor parroquial de catequesis, liturgia, caritas, ... o desde los claustros monásticos con el ora et labora por el mundo. A través de ellos sigue Jesús lavando los pies, sierviendo...

 

Realidad muchas veces desconocida.

 

Resuena su voz: "Os aseguro que todo lo que hagáis en favor del más humilde de mis hermanos, a mí me lo hacéis"...

 

Cuántos rostros! ¡Cuántos pies heridos! ¡Cuántas vidas cansadas y necesitadas!... Todos ellos están ahí, sentados y con los pies tendidos... Ellos también tienen nombre; se llaman Gema, Francisco, Rosa, Carlos... Cada uno tiene su historia...

 

Haz un esfuerzo, recuerda rostros, seguro que hay muchos, cerca o lejos de ti, que podrían estar sentados ahí... ¡Cuánto se parecen sus rasgos a los de Jesús! Está en todos ellos, en sus miradas, en sus palabras, en sus tropiezos...

 

Por eso hoy resuena nuevamente la invitación de Jesús " Te necesito... para servir... serás feliz".

 

SILENCIO DE ADORACION O MEDITATIVO: (unos 10 minutos-música ambiental)

 

CANTO: Apropiado

 

INVOCACION por un lector

 

Felices los que sirven a los pobres y olvidados con corazón compasivo porque no vivirán nunca en soledad.

Felices los que sirven con ojos limpios, porque en cada hombre y hermano roto verán a Dios

 

Felices los que sirven en fidelidad y con coraje, porque ellos serán testigos creíbles del Amor de Dios

 

Felices los que ponen sus vidas al servicio de la paz, porque ellos se llamarán Hijos de Dios

 

Felices los que hacen de su vida un SERVICIO de amor regalado, porque ellos son testigos de la gratuidad de Dios.

 

LECTOR:

 

Sí. Es a ti a quien dice "haz tu lo mismo". También te dice "feliz sí haces que tu vida sea servicio". La invitación es clara. Lo que implica responder es más complicado. Pero, no es tiempo de asustarse. Es tiempo de arriesgar, de dar pasos al vacío, de romperse como el cántaro para entregarse del todo.

 

Es tiempo de respuestas. Decir "no" es fácil, cerramos página y a otra cosa. Pero, decir "sí", con la palabra y con la vida, es abrir un nuevo camino, es aceptar el reto de seguir a Jesús con todas las consecuencias, es romperse para servir, es experiencia de amor gratuito.

 

Hay muchas maneras de hacerse servidores, como Jesús: los padres que se desviven por sus hijos, la persona que hace de su profesión un servicio, el que hace un trabajo de voluntariado, el misionero o la misionera que marcha aI Tercer Mundo para ayudar a los pobres y anunciar el Evangelio, el sacerdote que dedica su vida a los demás, eI religioso o la religiosa que cuida de los necesitadas o ayuda a niños y jóvenes crecer como personas...

 

TESTIMONIO DE UN CONSAGRADO (Si lo hubiere sería muy positivo)

 

Escuchamos el testimonio de vida de una vocación de servicio. (Una persona consagrada da su testimonio).

 

CANTO:

 

ORACION (Se reparte la oración para la JMOV 2008 y la hacen todos)

 

Si me necesitas, Señor: aquí están mis manos,
para que sigas bendiciendo. Aquí están mis labios,
para que sigas anunciando el Evangelio.
Aquí está mi corazón, para que sigas amando.
Aquí están mis pies, para que sigas sirviendo.
Aquí está mi vida, para que sigas salvando
a todos mis hermanos. Cuenta conmigo, Señor.
¡Aquí estoy, Amén, Aleluya!

 

BENDICION (con el Santísimo si estuviera expuesto)

 

Hora Santa -Encuentro de Oración JMOV 2008-4-


Publicado por verdenaranja @ 22:51  | Pastoral Vocacional
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios