Mi?rcoles, 09 de abril de 2008

AMERICA/BOLIVIA - Nuevo y urgente llamamiento de los Obispos: para superar las dificultades que atraviesa el país se requiere la voluntad de dialogar y dejarse iluminar por la razón y guiar por la verdad (Fides)


SIN DIALOGO, NO HAY PAZ

 

MENAJE FINAL DE LOS OBISPOS AL

TERMINO DE LA ASAMBLEA PLENARIA

 

 

Con el gozo de ser testigos de la Resurrección de Cristo, triunfador del pecado y de la muerte, los Obispos,  reunidos en la LXXXVI Asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal  Boliviana, deseamos a todo nuestro pueblo que  “reciba gracia y paz de Dios nuestro Padre y de Cristo Jesús, el Señor” (2Cor 1,2).

 

 ACONTECIMIENTOS ECLESIALES

             La evangelización renovada, a la que nos convoca la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe en Aparecida y que requiere auténticos discípulos misioneros, nos ha llevado a la elaboración del nuevo documento “Enfoque y Directrices Pastorales” que animará la marcha de la Iglesia en Bolivia durante los próximos cinco años.

             Celebrando los cincuenta años de vida y trabajo de Pastoral Social Caritas Boliviana, damos gracias a Dios por el servicio de caridad que ha realizado en la promoción humana y asistencia a los más pobres  en todo el territorio nacional.

               Nuestra próxima visita a Roma, llamada “Ad Limina Apostolorum” que los Obispos realizamos cada cinco años, ha sido fijada para el mes de noviembre. La estamos preparando para expresar nuestra comunión plena con el Papa Benedicto XVI, sucesor de Pedro, y la Iglesia universal, además de visitar las tumbas de los Apóstoles San Pedro y San Pablo.

 

 MOTIVO DE PREOCUPACION


             Estamos muy preocupados por el  distanciamiento entre regiones, clases sociales y etnias, la polarización ideológica, la excesiva primacía del discurso político y la influencia de sectores radicales que obstaculizan el proceso de diálogo y consenso y que pueden desembocar en confrontaciones con consecuencias imprevisibles de dolor y muerte.

             Por eso, como  Pastores, fieles a nuestra vocación de servicio al encuentro, a la reconciliación y a la paz entre todos los bolivianos, nuevamente hacemos un vehemente  llamado al diálogo, único camino para la paz y unidad de nuestro país.

 

URGENCIA DEL DIALOGO


             Dios, a lo largo de la historia, ha entrado en diálogo con los hombres a través de los profetas y, en forma definitiva, por medio de su Hijo, Palabra encarnada,  para establecer con ellos una relación de amor y comunión (cfr. Hebreos 1,1-2). Por eso, el diálogo es el medio que el Señor nos ha dado como instrumento de comunicación y de encuentro entre personas, en el que cada uno,  manifestando sus puntos de vista en verdad, escucha al otro y comparte sus ideas para alcanzar entendimiento y acuerdos.

             Este proceso, en las difíciles  circunstancias por las que atraviesa nuestro país, exige tener la voluntad de dialogar y dejarse iluminar por la razón y guiar por la verdad, respetando la legalidad y el ordenamiento jurídico que rige la sociedad. Para  conseguir soluciones efectivas, duraderas y que procuren el bien común, devolviendo así la esperanza al pueblo, hay que tener actitudes de apertura, respeto mutuo y despojo de posiciones intransigentes.

            El diálogo que nos urge y concierne a todos porque Bolivia somos todos, a nosotros, los Obispos,  nos lleva, en nuestro servicio pastoral,  a dar nuestra disponibilidad para facilitar el encuentro de los actores y responsables de la vida política y social del País. Es, por eso, que en este tiempo se han tenido varias reuniones con autoridades nacionales, departamentales, cívicas y de instituciones interesadas por la paz.

 

            Ante la situación  que va empeorando peligrosamente, en cuanto estén dadas las condiciones, las autoridades responsables de la conducción del país convoquen al diálogo  para lograr un pacto social con amplio consenso,  que garantice la convivencia democrática y el estado de derecho, “en el marco de la verdadera democracia, inspirada en los valores de respeto, armonía en la pluralidad, reciprocidad, colaboración, libertad personal y económica, solidaridad y subsidiariedad, orientados a un proyecto de país de largo aliento y teniendo presente el bienestar de nuestro pueblo y el de las generaciones futuras” (“Orientaciones Pastorales…”, 66).

 

 CREAR UN CLIMA FAVORABLE AL DIALOGO


            Para  la instalación del diálogo hace falta que los actores asuman actitudes concretas que lo faciliten:

- Romper las desconfianzas y evitar el doble discurso.

- Despojarse de intereses sectoriales, partidarios e ideológicos.

- Abandonar actitudes de menosprecio, insultos, descalificaciones, odios y  venganzas.

- Suspender las campañas y propagandas que van desacreditando a uno y otro sector a través de los medios de comunicación social.

 

            Ratificamos nuestra firme voluntad y compromiso de seguir acompañando el proceso de diálogo y concertación, para que se logre el pacto social, tan esperado y ansiado por nuestro pueblo. A todos los ciudadanos pedimos que pongan todo su esfuerzo para crear un clima favorable al diálogo, reconociéndonos y aceptándonos como hermanos, dando signos de entendimiento y perdón, y tendiendo puentes de acercamiento y comprensión.

 

            Que el Señor Resucitado, Príncipe de la Paz,  con la intercesión de María, Madre de la esperanza, nos conceda a todos los bolivianos la gracia de ser instrumentos de    paz y  unidad. 

 

 

Cochabamba, 8 de abril de 2008.

 

 

LOS OBISPOS DE BOLIVIA.

 

 


Publicado por verdenaranja @ 23:56  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios