Domingo, 04 de mayo de 2008

DOMINGO DE PENTECOSTÉS / A

11 de mayo de 2008

 

El Espíritu del Señor llena toda la tierra, Dios ha derra­mado su amor en nuestros corazones. Hermanos y hermanas, en este domingo de Pentecostés, que la paz de Jesucristo resucitado esté con todos vosotros.

 

Aspersión: Recordemos ahora, al empezar nuestra celebración, aquel día de nuestro bautismo, el día en el que empezamos a ser cristianos. Sobre nosotros fue derramada el agua de la vida nueva; el Espíritu de Dios se unió para siempre a nuestro espíritu. Invoquémoslo hoy sobre esta agua, y respondamos a cada invocación cantando: POR SIEMPRE YO CANTARÉ TU NOMBRE, SEÑOR.

 

Te alabamos, Dios creador, que por el agua y la fuerza del Espíritu diste forma y figura al hombre y al universo. R/.

 

Te alabamos, oh Cristo, que de tu costado abierto en la cruz, hiciste manar sangre y agua, los sacra­mentos de nuestra salvación. R/.

 

Te alabamos, Espíritu Santo, que con tu potencia impetuosa haces de nosotros hombres y mujeres nuevos, testigos del Señor resucitado. R/.

 

Dios, Padre, bendice a tu pueblo, purifícanos del pecado y, por medio de esta agua, reaviva en noso­tros el recuerdo y la gracia del bautismo, nuestra primera Pascua. Amén.

 

Oración universal: Invoquemos ahora al Espíritu, el Padre de los pobres, el don de vida que fecunda nuestra existencia y renueva el camino de la humanidad. Oremos diciendo: VEN, ESPÍRITU SANTO.

 

Para que en todas partes (en casa, en el trabajo, en la vida social y ciudadana) los cristianos aportemos un buen testimonio de justicia, de amor y de fe. OREMOS:

 

Para que los que no creen en Cristo lleguen a descubrir la alegría del Evangelio. OREMOS:

 

Para que toda persona, de cualquier lugar del mundo, pueda vivir con dignidad, con confianza, con esperanza de futuro. OREMOS:

 

Para que la Eucaristía que nos reúne todos los domin­gos transforme nuestro corazón y nos llene de los mismos sentimientos que tenía Jesús. OREMOS:

 

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos la llama de tu amor. Amén.

 

Padrenuestro: Movidos por el Espíritu de Jesús, unidos a él, nos atrevemos a decir:

 

Invitación a la comunión: Este es el Cordero de Dios, Cristo Jesús, el vencedor de la muerte, que se nos da como alimento de vida eterna. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

 

Despedida: Terminamos hoy el tiempo pascual, los cincuenta días en honor del Señor resucitado. Que él nos acompañe siempre y nos llene con su Espíritu. Podéis ir en paz, aleluya, aleluya.

CPL


Publicado por verdenaranja @ 17:09  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios