Mi?rcoles, 14 de mayo de 2008

Santo Domingo (Agencia Fides) - La Conferencia Episcopal Dominicana ha emitido un comunicado sobre algunas observaciones al Plan Decenal de Educación 2008 que fue presentado el pasado 29 de abril.



Conferencia del Episcopado Dominicano

Secretaría General

29 de Abril, 2008


Plan Decenal de Educación 2008-2018.


¨La inteligencia, como la vida de cada ser humano, es un don de Dios y una tarea humana.  Contamos con la sabiduría de Dios queda por ver el nivel de compromiso en la tarea que corresponde a nuestro trabajo¨.    P. B.  


Preámbulo


El Plan Decenal de Educación 2008-2018 está extraído de los planteamientos que se hacen en los Objetivos del Milenio.  Busca dar cumplimiento a estos objetivos. 


Las diez grandes políticas que conforman este Plan Decenal responden a la realidad de nuestro país y de nuestros educandos. Están encaminadas a lograr una educación de calidad, y tal como lo afirma en su Misión…lo hace “mediante la formación de hombres y mujeres libres, críticos y creativos; capaces de participar y construir una sociedad libre, democrática y participativa, justa y solidaria, aptos para cuestionarla en forma permanente; que combinen el trabajo productivo, el servicio comunitario y la formación humanística, científica y tecnológica, con el disfrute del acervo cultural de la humanidad y con la participación e integración de los distintos sectores de la sociedad a fin de contribuir al desarrollo  nacional y al suyo propio¨.


Observaciones 


1-Valoramos la iniciativa de la Secretaría de Estado de Educación por su interés y gran esfuerzo de impulsar un plan de educación con una perspectiva de diez años 2008-2018 y así  ir adecuando la Sociedad Dominicana a los procesos de cambios en los campos del saber, propios de estos tiempos. 


2-Confiamos de que la ejecución de estas diez políticas educativas durante los próximos diez años 2008-2018, mejorarán de forma sustancial la calidad de la Educación Dominicana. 


3- Deseamos que este plan sea una oportunidad para superar los atrasos y limitaciones que todavía tenemos en materia de educación, así como brindar la posibilidad de que todos y todas los dominicanos y dominicanas tengan acceso a una educación de calidad. 


4- Ciertamente como lo señalan los Objetivos del Milenio “hay que definir un currículo simple y coherente que se centre en lo esencial y que la escuela pueda hacer el bien tomando en cuenta las diversas manifestaciones de la persona humana…”  Pero esta simplificación y reducción a la que se aspira no debe dejar de lado el aspecto integral y religioso de la persona humana. 


5-Estamos concientes de la gran cantidad de contenidos que tiene nuestro currículo en relación a la cantidad de horas que disponemos en el Calendario Escolar; en este orden favorecemos un currículo menos “abultado”, pero centrado en la perspectiva de una formación en valores. 


6-Saludamos que el diseño y la fundamentación del plan tenga como base un conjunto de valores  que se interesen por el aspecto moral y ético de la persona. 

La finalidad de la educación es formar persona. Esto no se logra sólo con teorías sino con la cercanía, el diálogo, el contacto directo.


7-Aspiramos que los valores cristianos que se enuncian en la formulación axiológica del plan sean trabajados de manera concreta y operativa en la gestión curricular del plan. 


8-Anhelamos que los valores cristianos propios de la Sociedad Dominicana  junto a los valores éticos y morales estén  permeando  todo el planteamiento y ejecución del plan, tal como lo establecen los fines y principios de la Ley General de Educación. 


9-Deseamos que este nuevo Plan Decenal  logre realmente la formación de hombres y mujeres con una sólida formación humanística y que de manera integral se apropien de la ciencia y de la tecnología, así como de la práctica y vivencia de un conjunto de valores que hagan de ellos personas libres, críticas, solidarias, justas y sensibles a la problemática social. 


10-Se hacía necesario la cobertura de la educación especialmente en el Nivel Inicial y en el Nivel Medio, sin que por intentar ampliar la cobertura en estos niveles se pueda perder la calidad de los aprendizajes. 


11-Pensamos que hay que crear mecanismos eficientes que logren la integración afectiva y efectiva de la familia y de toda la comunidad a la escuela. Veríamos con buenos ojos que se puedan hacer realidad las Escuelas de Padres en las que ellos participen plenamente en los diferentes ciclos y que la Secretaría pueda disponer de los maestros y orientadores que acompañen este proceso.


12-Al estar en la era de la información y la comunicación saludamos el énfasis que hace el plan en consolidar la enseñanza de las tecnologías de información y la comunicación (TIC).  En este sentido aspiramos  que se cuente  con una infraestructura adecuada, con un mantenimiento oportuno y una cobertura que garantice la equidad de todos los estudiantes dominicanos. 


13-Nos parece idóneo que se aspire a desmontar de forma  gradual la doble tanda, esto garantiza una educación de mejor calidad, duración de la infraestructura escolar y mejor calidad de vida para el y la docente. 


14- Apoyamos que la labor de  nuestros docentes sea bien remunerada, pero que estos reajustes e incentivos salariales estén basados en su buen desempeño, su formación y actualización, así como en una mística de trabajo eficaz. 


15-Deseamos que se pueda crear una verdadera cultura de aprovechamiento del tiempo, que se refleje en el cumplimiento de las horas y los días laborales establecidos en el calendario escolar. 


16-Estamos conscientes  de que la educación es una tarea continua, larga y costosa, donde hay que invertir grandes recursos; por esto se hace necesario y urgente que se destinen a educación el monto que se establece en la Ley General de Educación 66`97.  Además hacemos un llamado al sector industrial y empresarial, a los organismos de desarrollo humano nacional e internacional, a seguir cooperando con la educación, para que los objetivos planteados en este plan puedan ser alcanzados. 

La Educación
ha de ser una auténtica política de Estado; que se eroguen los  recursos necesarios para ella,  que este Plan Decenal vaya más allá de los gobiernos de turno y sea asumido como tal por toda la sociedad.


17-La Iglesia está dispuesta, como históricamente lo ha hecho, a apoyar y cooperar desde sus diferentes instituciones educativas con este nuevo Plan Decenal de Educación 2008-2018 y así contribuir en el proceso de consolidar una educación de calidad sustentada en los genuinos valores humanos, para toda la Sociedad Dominicana.  

Las divergencias o las convergencias… hablan un lenguaje del consenso.

 

  

Mons. Dr. Ramón Benito Ángeles Fernández

Secretario General del Episcopado Dominicano


Publicado por verdenaranja @ 23:10  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios