Mi?rcoles, 28 de mayo de 2008

Capítulo dedicado a la crisis de la natalidad del "DOSSIER FIDES" que lleva por título "LA CRISIS DE LA FAMILIA EN EUROPA".

La crisis de la natalidad, la falta de cambio generacional y el envejecimiento de la población

 

La Organización Mundial de la salud ha difundido recientemente las estadísticas sobre la expectativa de vida de los 193 Países adherentes. El Japón está a la cabeza, con 82,2, seguido por el Principado de Mónaco (81,8), San Marino (81,7), Suiza (81,4), Australia (81,4), Islandia (81), Italia (80,9), Suecia (80,9), Canadá (80,5), Francia (80,4), Andorra (80,3), España (80,3), Israel (80,2), Singapur (80,2), Noruega (80), Nueva Zelanda (79,7), Austria (79,6), Grecia (79,5), Alemania (79,3), Chipre (79,3), Irlanda (79,2), Holanda (79,2), Finlandia (79,1), Luxemburgo (79,1), Malta (78,9), Gran Bretaña (78,9), Bélgica (78,6), Corea del Sud (78,5), Portugal (78,2), Dinamarca (78), Estados Unidos (77,9).

 

Ogama, una aldea rural de Japón, hace algunos años se había reducido a ocho habitantes. Ahora ya no existe más. Los últimos que quedaron se fueron y la aldea se ha vendido a una sociedad que la trasformará en un basural. Hace dos años, el gobierno japonés estaba pensando permitir a las agencias matrimoniales hacer publicidad en televisión, con la esperanza de favorecer los matrimonios y los nacimientos. De los datos del Ministerio de salud japonés resulta que la edad media del primer matrimonio, para las mujeres, es de 27,8 años, respecto a los 25,8 del 1998. La población japonesa ha alcanzado el ápice en el 2005, con 128 millones de personas, algunas previsiones estiman una merma de alrededor de los 100 millones antes del 2050. Un estudio conducido en Japón por la OMS y la Universidad Nihon revela que en 2007 una pareja japonesa sobre cuatro no ha tenido una relación sexual.

 

En Alemania, hace dos años, se dieron cuenta, con la publicación de datos oficiales, que habían nacido entre los 680.000 y los 690.000 niños, una cifra inferior a aquella del último año de la segunda guerra mundial. Según los datos publicados por la Oficina estadística federal, el número de familias con al menos un hijo por debajo de los 18 años ha caído del 7% entre el 1996 y el 2006, alcanzando los 8,8 millones. Otro gran cambio de los últimos 10 años es el aumento del 30% del número de padres solteros y no casados, que han alcanzado los 2,3 millones. También el número de niños por familia  resulta en disminución. Poco más de la mitad de las familias tiene solamente un hijo, mientras que el 36% tiene 2 y sólo el 11% tiene tres o más hijos. La familia media alemana hoy tiene 1,61 hijos. La población alemana ha comenzado a mermar en el 2003, con una disminución de 5.000 unidades, mientras que en el 2006 el decrecimiento ha alcanzado las 130.000 unidades.

 

En Irlanda, el número de padres solteros ha aumentado casi del 40% en solamente cuatro años. De las estadísticas del censo del 2006 resulta un total de 112.900 familias con un único padre, respecto al total de 81.600 del 2002. Los padres solteros representan hoy alrededor del 12% de las familias irlandesas.


Rumania tiene 4 millones de personas en edad laboral, mientras 6 millones son pensionados.

 

China, tiene el índice de envejecimiento más alto del mundo. El número de personas que han superado los sesenta y cinco años de edad aumenta casi del 3% al año, respecto a un aumento total de la población inferior al 1%. Alrededor del 20% de las mujeres inglesas alcanza el final de la edad fértil sin haber tenido hijos, según el British Office of National Statistics, respecto al 10% de los años '40. Y en el 2004 la tasa de fertilidad en el Reino Unido ha sido de 1,77 hijos por mujer, muy por debajo del 2,95de los años '60.

 

En toda Europa la situación de la natalidad es dramática y hace entrar fuertemente en crisis la cuestión del cambio generacional. A finales del 2006 la población europea contaba con alrededor de 500 millones de personas. Irlanda (con un crecimiento del 16,3%), Luxemburgo (11,6%) y España (11%), son los países que presentan un crecimiento mayor. Mientras Alemania (con un crecimiento del 0,8%), Suecia (2,4%) y Finlandia (2,7%), son los países que presentan el crecimiento menor.

 

Entre 1994 y 2006 la población europea ha crecido de 19 millones de personas. El 80% del crecimiento de la población durante ese período, se ha debido a la presencia de quince millones de inmigrantes, no por el crecimiento natural que ha quedado estacionario (solamente alrededor de 310.000 personas al año), muy por debajo del de Estados Unidos, en donde el crecimiento de la población es de 12 veces superior al europeo. Solamente Francia y Holanda presentan un crecimiento natural superior a la propia inmigración. A partir del 2025, Europa comenzará lentamente a desploblarse, mientras que los Estados Unidos continuarán creciendo y, con los ritmos actuales, en el 2060 Estados Unidos y Europa tendrán la misma población (alrededor de 454 millones de habitantes). En la primera mitad del 2005, la población rusa ha disminuido 400.000 unidades. El número de niños por mujer ha bajado desde el 2,19 del 1986-87, al 1,17 de 1999. Desde entonces, ha aumentado al 1,3. La situación se ha agravado por la disminución de los matrimonios y el aumento de los divorcios. Los hombres rusos tienen una expectativa de vida alrededor de los 60 años. Consecuentemente, algunos prevén que la población de 146 millones en el 2000 podría reducirse a sólo 100 millones antes de la mitad del siglo.

 

Hasta los Países que tradicionalmente tienen muchos hijos están viviendo una fuerte disminución en el índice de natalidad.  Hace algunos decenios las mujeres mexicanas tenían en promedio familias con casi 7 hijos, pero hoy tienen alrededor de 2 hijos. En el 2050 la edad media de la población mexicana – actualmente de 25 años – aumentará a 42 años, según los datos de la División población de las Naciones Unidas.

 

Los Estados Unidos actualmente tienen una edad media de 36 años, que tendría que aumentar a 41 antes de la mitad del siglo. La tasa de natalidad, en los Estados Unidos, entre las mujeres no casadas, en el 2006 ha aumentado, según una relación del ente nacional Centers for Disease Control and Prevention. La relación demuestra un aumento del 3% en los nacimientos de jóvenes entre 15 y 19 años. En su conjunto, los nacimientos de mujeres no casadas aumentan al 38,5% de un total de los nacimientos en Estados Unidos en el 2006, con un aumento respecto al 36% del año precedente.

 

La Organización Mundial de la Salud afirma que algunos países “envejecen antes de volverse ricos”. Una reciente relación de la División población del Departamento de Asuntos económicos y sociales de las Naciones Unidas da una visión de conjunto del envejecimiento demográfico. En este estudio, que lleva por título “El envejecimiento de la población mundial”, la agencia evidencia el hecho que la rapidez del envejecimiento de la población de muchos Países no tiene precedentes. A nivel mundial, la superación del número de los niños por parte de los que han superado los sesenta años tendrá lugar por primera vez en la historia en el año 2047. Ya en 1998, en las regiones más desarrolladas, el número de niños menores de 15 años ha disminuido por debajo de los más ancianos. En el 2000, la población  de los que superaban los sesenta llegaba a 600 millones, el triple de la del 1950. En el 2006 el número de ancianos ha superado los 700 millones. En el 2050 habrá dos millares de ancianos en el mundo, tal es así que estos habrán nuevamente triplicado el número en  un lapzo de 50 años.

 

En las regiones más desarrolladas más de un quinto de la población actualmente tiene más de sesenta años y en el 2050 un tercio de la población de los Países desarrollados tendría que colocarse en aquella edad. En las regiones menos desarrolladas, los ancianos hoy son sólo el 8% de la población, pero en el 2050 estos tendrían que llegar a representar un quinto de la población. La División población también ha advertido que el índice de envejecimiento de la población es más alto en los Países en vía de desarrollo respecto a los Países desarrollados. Además, en los Países en vía de desarrollo se ha verificado un envejecimiento demográfico a pesar de los niveles bajos de desarrollo socio económico. Además está la relación entre las personas en edad laboral y los jubilados. El número de personas entre los 15 y los 64 años por cada uno que supera los sesenta y cinco años ya ha disminuido de los 12 a los 9 en el arco temporal que va desde el 1950 y el 2007. En el 2050 tendría que disminuir a sólo 4 trabajadores por anciano, lo que tendrá un grave impacto sobre el control de las políticas fiscales y de la seguridad social.   Más allá del impacto económico, los cambios que derivan del envejecimiento tendrán una gran influencia sobre las cuestiones inter-generacionales de la equidad y de la solidaridad, observa la relación de la ONU.


 

http://www.fides.org/spa/documents/crisis_familia__europa_2.doc


Publicado por verdenaranja @ 0:12
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios