Viernes, 06 de junio de 2008

Desde Caritas Diocesana de Tenerife se nos envía la siguiente nota:

"INFORMESE EN NUESTRO BLOG SOBRE LA REFLEXION Y POSICIONAMIENTO QUE  HACE CÁRITAS ESPAÑOLA SOBRE LA ACTUAL CRISIS DE ALIMENTOS QUE SUFRE EL  PLANETA Y SOBRE TODO LOS PAISES DEL SUR"



viernes 6 de junio de 2008


CÁRITAS RECLAMA DECISIONES Y ACTUACIONES URGENTES ANTE LA ACTUAL CRISIS DE ALIMENTOS


Cáritas. 6 de junio de 2008.- La Cumbre de la FAO que acaba de celebrarse en Roma ha dado mayor visibilidad si cabe ante la opinión pública mundial a la dramática situación que viven millones de personas en todo el mundo que carecen del acceso a los alimentos básicos para sobrevivir. Desde la perspectiva que nos ofrece la acción humanitaria de la red Cáritas en todo el mundo y del propio compromiso de cooperación fraterna de Cáritas Española con numerosos pueblos del Sur, queremos hacer pública nuestra reflexión y posicionamiento sobre este acuciante problema.


En primer lugar, es preciso recordar que la actual crisis de alimentos es el reflejo de un grito de dolor mucho más antiguo, que ahora se agrava por una serie de factores que, sin restar importancia a las catástrofes naturales o al aumento de la demanda de alimentos por parte de algunos países, nos implican y nos comprometen a todos en la medida en que se trata de causas evitables. Nos referimos, por ejemplo, a la especulación que en ciertos ámbitos financieros se lleva a cabo con la compraventa de títulos de futuras cosechas. O al almacenamiento de reservas de alimentos por parte de las grandes transnacionales, a la espera --y tal vez provocando- del alza de los precios. Al mismo tiempo, el auge de los agrocombustibles no sólo incide en la subida de los precios de determinados productos agrícolas, sino que también está reduciendo la superficie de tierras dedicadas al cultivo de alimentos y provocando el éxodo de los pequeños campesinos del campo hacia la ciudad.


Todos estos factores coyunturales han encontrado un terreno abonado. De cada cuatro personas que padecen hambre en el mundo, tres son agricultores. En sólo unas décadas, la agricultura se ha convertido en un lucrativo agronegocio en el que se destinan tierras y recursos naturales que antes proporcionaban alimento a millones de personas para cultivar productos destinados a la exportación hasta los países ricos. Un número reducido de empresas determinan qué se produce, cuánto, quién y a qué precios. Pueblos que antes eran autosuficientes, dependen ahora de los alimentos que tienen que comprar en el exterior o de la ayuda alimentaria internacional. Las consecuencias de este proceso están a la vista: millones de familias sin acceso a la tierra, al agua o a las semillas. Muchas de ellas han abandonado ya sus tierras, o lo harán pronto, para instalarse en los suburbios de las ciudades e, incluso, jugarse la vida en el incierto camino de la emigración hacia países muy lejanos.


Es el momento de exigir decisiones y actuaciones urgentes, aunque, dada la complejidad de la situación, su naturaleza planetaria y la confluencia de diferentes factores que inciden sobre este fenómeno, es necesario, también, sumar esfuerzos por parte de todos, desde los aspectos más inmediatos a lo más general.


La Confederación Cáritas Española, que tiene en los programas de seguridad alimentaria uno de los ejes prioritarios de su trabajo humanitario en el campo de la cooperación internacional, invita a los poderes públicos, a todos los agentes sociales, a toda la comunidad cristiana y al conjunto de la opinión pública a involucrarse en la solución de la crisis de alimentos.


Para ello, Cáritas urge al Gobierno Español y la Unión Europea para que hagan un ejercicio de responsabilidad que vaya más allá de unas medidas de mínimos de cara a la opinión pública y respondan con amplia generosidad al llamamiento urgente de ayuda lanzado por las Naciones Unidas para sostener los programas de ayuda alimentaria emergentes.


Asimismo, deben atenderse las exigencias planteadas por la FAO y otros organismos especializados, demandadas también por gran parte de la sociedad civil, para suspender las políticas de subvención y fomento de la producción de agrocombustibles, además de ejercer un mayor control sobre las actividades financieras especulativas, en especial sobre las que afectan a los precios de los alimentos y a los llamados mercados de futuros de cosechas.


Desde hace décadas, numerosas organizaciones de la sociedad civil de todo el mundo venimos exigiendo a nuestros Gobiernos y a la Unión Europea --que juegan un importante rol en las instituciones financieras internacionales como FMI, OMC o Banco Mundial--, que lideren cambios drásticos en las políticas hacia los países más vulnerables por su endeudamiento y dependencia externa. Recordamos las exigencias que en este sentido vienen planteando tanto la campaña mundial “Pobreza Cero” a favor de un comercio internacional más justo, la condonación de la deuda externa, y una mayor y mejor ayuda al desarrollo, como la campaña “Derecho a la alimentación. Urgente”, en las que Cáritas participa de forma activa.


Urge cada vez más reconstruir las producciones nacionales de alimentos. Con ese objetivo, los compromisos políticos en temas agrícolas y alimentarios deben dar la máxima prioridad a la producción doméstica de alimentos para poder disminuir la dependencia exterior. Ello no será posible sin la adopción de medidas claras en los ámbitos locales e internacionales que favorezcan el acceso de las poblaciones campesinas a la tierra, al agua, a las semillas y a las redes locales de comercialización.
Evitar el hambre a millones de personas extremadamente vulnerables es, a fecha de hoy, la máxima prioridad.

Cáritas reclama, por ello y con más fuerza que nunca, el acceso universal a los bienes de todos los seres humanos, pues “Dios ha dado la tierra a todo el género humano para que ella sustente a todos sus habitantes, sin excluir a nadie ni privilegiar a ninguno” (Juan Pablo II, CA 31).


Confederación Cáritas Española

fuente: www.caritas.es


Publicado por verdenaranja @ 23:23  | Caritas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios