Viernes, 20 de junio de 2008

DOMINGO 12 DEL TIEMPO ORDINARIO / A

22 de junio de 2008

 

El Señor esté con vosotros.

 

Acabamos de empezar el verano, yen este tiempo sin duda va a cambiar el ritmo de vida de muchas familias, y también de nuestra parroquia. Pero hay algo que no cambia: no podemos faltar a la cita del Señor para celebrar con los demás creyentes el don de la salvación que él nos ha alcanzado. Por eso no hacemos vacación de la celebración de la Eucaristía. No debemos faltar ningún domingo a ella. Estemos donde estemos: aquí o en otra parte. En verano como en invierno.

 

A. penitencial: En silencio, pongámonos ante Dios y pidamos perdón por nuestros pecados. (Silencio).

 

Tú, que salvas a los pobres. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, que sostienes a tus fieles. CRISTO, TEN PIEDAD.

Tú, que nos prometes tu felicidad para siempre. SEÑOR, TEN PIEDAD.

 

1. lectura (Jeremías 20,10-13): El profeta Jeremías fue perseguido, porque criticaba en nombre de Dios la forma de actuar de los gobernantes del pueblo de Israel. Escuchemos ahora la súplica angustiada que dirige a Dios para que le salve.

 

Salmo (68): Unámonos ahora a las palabras del salmo. Es la oración de un hombre perseguido. Un hombre como Jeremías, o como Juan Bautista (que celebramos este martes), o como tantos otros que han tenido que sufrir por su fidelidad al camino de Dios.

 

2. lectura (Romanos 5,12-15): La carta a los Romanos que estamos leyendo durante estos domingos, nos invita a reflexionar sobre el mal y el pecado que hay en el mundo, y sobre la salvación que hemos recibido gracias a Jesucristo.

 

Oración universal: Presentemos nuestras plegarias a Dios nuestro Padre, diciendo: TE ROGAMOS, ÓYENOS.


Por nuestra comunidad cristiana, por los que cada domingo nos reunimos aquí para celebrar la Eucaristía y crecer en la fe y la esperanza. OREMOS:


Por los chicos y chicas que, aquí entre nosotros y en cualquier lugar del mundo, están descubriendo a Jesucristo en las catequesis, en los grupos de revisión de vida, en las actividades parroquiales. OREMOS:


Por los que son perseguidos a causa de su fe o a causa de su lucha por la justicia. OREMOS:


Por las mujeres que son maltratadas, en nuestro país y en todos los países. OREMOS:


Por...
OREMOS:


Por nuestros familiares y amigos difuntos. OREMOS:


Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espí­ritu Santo. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Padrenuestro: Somos la familia de Dios, hijos amados del Padre. Por eso, como Jesús nos enseñó, nos atrevemos a decir:


Publicado por verdenaranja @ 23:23  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios