Viernes, 11 de julio de 2008

ZENIT ofrece a continuación el discurso que el Papa dirigió hoy a los peregrinos congregados en el Patio interior del Palacio Apostólico de Castel Gandolfo para el rezo del Ángelus:

 

 

 

(Antes del Angelus)

 

Queridos hermanos y hermanas,

 

quisiera ante todo dirigir un afectuoso y grato saludo a las autoridades y a la entera comunidad civil y eclesial de Castel Gandolfo, que me reservan siempre durante mi estancia, una cordial y atenta acogida. Mi pensamiento va ya a Australia adonde, si Dios quiere, viajaré el próximo sábado, 12 de julio. En Sydney, de hecho, en el sureste de este país tendrá lugar la XXIII Jornada Mundial de la Juventud. En los meses pasados la “Cruz de los jóvenes” ha atravesado toda Oceanía, y en Sydney una vez más será testigo silenciosa del pacto de alianza entre el Señor Jesucristo y las nuevas generaciones. El 15 de julio está prevista la fiesta de acogida de los jóvenes, el sábado 19 tendrá lugar la gran vigilia y el domingo 20 la Celebración eucarística, momento culminante y concluyente del acontecimiento. La Conferencia Episcopal Australiana ha predispuesto con cuidado cada cosa, en todo momento sostenida por la colaboración de las autoridades civiles. Los primeros grupos de chicos y chicas ya están partiendo desde otros continentes hacia Australia. Invito a toda la Iglesia a sentirse partícipe de esta nueva etapa de la gran peregrinación de los jóvenes a través del mundo, iniciado en 1985 por el Siervo de Dios Juan Pablo II

 

La próxima Jornada Mundial de la Juventud se anuncia como un renovado Pentecostés: en efecto, ya desde hace un año las comunidades cristianas se preparan siguiendo el camino que indiqué en el Mensaje con el lema “Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo que descenderá sobre vosotros y seréis mis testigos” (Hch 1, 8). Es la promesa que Jesús hizo a sus discípulos después de la resurrección, y que permanece siempre válida y actual en la Iglesia: el Espíritu Santo, esperado y acogido en la oración, infunde en los creyentes la capacidad de ser testigos de Jesús y de su Evangelio. Soplando en la vela de la Iglesia, el Espíritu divino la empuja a “remar mar adentro” siempre de nuevo, de generación en generación, para llevar a todos la buena noticia del amor de Dios, revelado plenamente en Cristo Jesús, muerto y resucitado por nosotros. Estoy seguro de que desde todos los extremos de la tierra los católicos se unirán a míy a los jóvenes reunidos, como en un Cenáculo, en Sydney invocando intensamente al Espíritu Santo, para que inunde los corazones de luz interior, de amor a Dios y a los hermanos, de valiente iniciativa para introducir el eterno mensaje de Jesús en la diversidad de lenguas y culturas.

 

Junto a la Cruz, el icono de la Virgen María acompaña las Jornadas Mundiales de la Juventud. A su maternal protección confiamos este viaje a Australia y el encuentro de los jóvenes en Sydney. Además, en este primer domingo de julio, deseo invocar la intercesión de María a fin de que el periodo veraniego pueda ofrecer a todos la ocasión de un tiempo de reposo y de recarga física y espiritual.

 

(Después del Ángelus)

 

Mañana, 7 de julio, los Jefes de Estado de los países miembros del G8, junto con otros líderes del mundo, se reunirán en Japón para su cumbre anual. En estos días se han elevado numerosas voces -entre ellas las de los presidentes de las Conferencias Episcopales de las naciones citadas- para pedir que se realicen las tareas asumidas en las precedentes reuniones del G8 y se adopten valientemente todas las medidas necesarias para vencer el flagelo de la pobreza extrema, del hambre, de las enfermedades, del analfabetismo, que afligen aún a gran parte de la humanidad. ¡Me uno yo también a esta grave llamada a la solidaridad! Me dirijo por tanto a los participantes en el encuentro de Hokkaido-Toyako, para que en el centro de sus deliberaciones pongan las necesidades de las poblaciones más débiles y más pobres, cuya vulnerabilidad ha crecido a causa de las especulaciones y de las turbulencias financieras y de sus efectos perversos sobre los precios de los alimentos y de la energía. Auguro que la generosidad y la longanimidad ayuden a tomar decisiones de cara a relanzar un proceso equitativo de desarrollo integral, para salvaguardar la dignidad humana.

 

Saludo con afecto a los niños y a sus acompañantes que participan en el “Festival Internacional de los Niños Artistas 2008”, organizado por la "Soong Ching Ling Foundation of Italy". Amor, concordia, armonía y solidaridad son los valores que vosotros queréis promover en China y en los demás países del mundo. El arte y la cultura pueden unir a los pueblos: los niños representan el futuro de la familia humana y son, por tanto, llamados a título plrno a construir un mundo más bello y más humano. Vuestra presencia me permite enviar un augurio de paz y alegría a todos vuestros coetáneos en China y en el mundo.


[En español dijo]

 

En este domingo, os invito a dar gracias a Dios Padre, que ha escondido los misterios del Reino a los sabios y entendidos de este mundo, y a pedirle que nos conceda identificarnos cada día con los sentimientos de su Hijo Jesucristo, manso y humilde de corazón, para así encontrar en Él nuestro descanso.


[Traducción del original italiano por Inmaculada Álvarez]


Publicado por verdenaranja @ 23:44  | Habla el Papa
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios