S?bado, 12 de julio de 2008

 

Los Obispos de Panamá han publicado un comunicado al termino de la segunda reunión ordinaria anual celebrada del 30 de junio al 4 de julio de 2008. 

 

COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL PANAMEÑA (C.E.P)

AL TÉRMINO DE LA SESIÓN PLENARIA ORDINARIA No. 184

 

Panamá, 30 junio al 4 de  julio de 2008

 

 

Al finalizar la segunda reunión ordinaria anual, celebrada del 30 junio al 4 de julio de 2008, con la responsabilidad de Obispos que disciernen, con la alegría de Discípulos que contemplan a su Maestro, queremos compartir con toda la comunidad panameña nuestros sentimientos, deseos y apreciaciones, sobre la realidad eclesial y nacional que vivimos.

 

I. REALIDAD ECLESIAL

 

1. VISITA AD LIMINA

 

El próximo mes de septiembre, del 15 al 20, los Obispos de Panamá visitaremos al Santo Padre y a sus más cercanos colaboradores, en lo que se llama « Visita Ad Limina ».No se trata de un acto meramente administrativo, un simple rendimiento de cuentas, una visita de cortesía: llegamos a la « sede » de Pedro para ser confortados en la fe, porque él es el centro de unidad sobre el que Cristo edifica su Iglesia.

 

Anhelamos este encuentro con el Vicario de Cristo, a quien llevaremos el afecto y la adhesión de todo el pueblo, y pedimos las oraciones de todos para que, fortalecidos en la fe, sigamos edificando la Iglesia de Jesús.

 

2. NUEVO OBISPO DE BOCAS DEL TORO

 

Hemos dado la más cordial acogida a este cuerpo episcopal a S.E. Mons. Aníbal Saldaña Santamaría O.A.R., quien, desde el pasado sábado 21 de junio, por nombramiento del Santo Padre Benedicto XVI, rige la Iglesia de Bocas del Toro, continuando la misión de los anteriores Obispos Agustinos Recoletos, S.E. Mons. Martín Legarra y S.E. Mons. José Agustín Ganuza.

 

3. PASTORAL VOCACIONAL

 

Hemos prestado especial atención a la vida de los Seminarios para la formación sacerdotal, comprobando con alegría el aumento en el número de jóvenes, incluso profesionales, que responden  a la llamada del Señor, para consagrarse a su servicio y al de la Iglesia. Invitamos a seguir rogando con fervor « al Dueño de la mies » (Lc 10, 2) y a ofrecer su colaboración económica para el sostenimiento de nuestros seminaristas.

 

4. AÑO PAULINO

 

El Papa Benedicto XVI, con ocasión de los dos mil años del nacimiento del Apóstol de los Gentiles, ha proclamado el « Año Paulino », que nos brindará la oportunidad para redescubrir su figura misionera, releer sus cartas, revivir los primeros tiempos de nuestra Iglesia, profundizar en sus ricas enseñanzas y meditar en su vigorosa espiritualidad evangelizadora.

 

Con el fin de que de este acontecimiento se deriven frutos crecientes de santidad renovada, el Santo Padre Benedicto XVI ha concedido la « Indulgencia Plenaria » a los fieles que, según las condiciones habituales (arrepentimiento, Confesión de los pecados, Comunión y oración por las intenciones del Papa), visiten la Basílica Patriarcal de San Pablo Extramuros en Roma. Además, en cada diócesis, el Obispo dará a conocer el templo en el que los fieles podrán ganar la indulgencia durante el Año Paulino.

 

La Indulgencia es la remisión de la pena temporal contraída por el pecado y que continúa después del perdón obtenido por la Confesión sacramental.

 

5. ADORACIÓN EUCARÍSTICA Y CONGRESO EUCARÍSTICO

 

Respondiendo al llamado del Santo Padre y haciéndonos eco del reciente Congreso Eucarístico Internacional, celebrado en Quebec (Canadá), bajo el lema « La Eucaristía, don de Dios para la vida del mundo », exhortamos a promover la piedad eucarística en sus diversas modalidades, de manera especial la adoración al Santísimo Sacramento, que, afortunadamente, en algunas parroquias ya se ha instituido de manera perpetua. Esta adoración será dedicada a la santificación del Clero y a la promoción de las vocaciones a la vida sacerdotal y consagrada.

 

Como fruto del Congreso Eucarístico Internacional, se nos invita a profundizar permanentemente en este gran Sacramento. De este modo, cada cual podrá fortalecer su fe y cumplir cada vez mejor su misión en la Iglesia y en el mundo.

 

6. JORNADA MUNDIAL DE JÓVENES EN SYDNEY

 

El Santo Padre Benedicto XVI presidirá la XXIII Jornada Mundial de la Juventud, que tendrá lugar en Sydney (Australia) del 15 al 20 de julio, bajo el lema « Recibiréis la fuerza del Espíritu Santo, que vendrá sobre vosotros, y seréis mis testigos (Hch 1, 8) ». Nuestra Iglesia Panameña participará con una delegación en esta jornada, la cual será una oportunidad para la juventud de profundizar su fe cristiana, renovar su compromiso apostólico y encontrar elementos para su opción vocacional.

 

7. APLICACIÓN DEL DOCUMENTO DE APARECIDA

 

Damos gracias a Dios por el entusiasmo con que el Documento Conclusivo de la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y El Caribe, celebrada en Aparecida (Brasil), ha sido acogido por los sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos, que han encontrado en él una inspiración para avanzar en el seguimiento de Cristo y asumir con mayor entrega su responsabilidad en la misión confiada a la Iglesia.

 

Conocer e interiorizar este documento es el primer paso para hacer realidad en cada una de nuestras diócesis la Misión Continental a la que la Iglesia nos convoca, como parte integral del  « Acontecimiento Aparecida », cuya apertura oficial será el 17 de agosto en Quito (Ecuador), en la Eucaristía de clausura del III Congreso Americano Misionero.

 

Como Conferencia Episcopal, hemos creado una Comisión Central, configurada por representantes de todas las Diócesis y de otras entidades eclesiales a nivel nacional, bajo la presidencia de S.E. Mons. José Domingo Ulloa, O.S.A., Secretario General de la C.E.P. Su labor consistirá en animar la misión a nivel nacional, cuyo lanzamiento oficial tendrá lugar el domingo 1 de marzo del 2009, en Atalaya.

 

La Misión Continental no es un período de tiempo, más o menos largo, de acción misionera, sino ocasión de poner a la Iglesia, a cada Iglesia Particular y a todos sus estamentos, en « estado permanente de misión ». Durante este tiempo previo, cada Diócesis debe empaparse de la letra y del espíritu de Aparecida a fin de ponernos todos en sintonía.

 

II. REALIDAD NACIONAL

 

Como Obispos, no podemos dejar de lado otros ámbitos de la realidad de nuestro país, en la que se combinan aspectos positivos y negativos. Ser cristianos es ser hombres y mujeres de esperanza, portadores de la « Buena Noticia », que miran la vida más allá de sentimientos pasajeros de euforia o frustración, de recuentos de éxitos o fracasos, de oportunismos de cualquier índole. Nuestra fe en el Señor de la historia es la fuente de esperanza que nos da la fortaleza para no desfallecer en el camino y buscar en todo momento las vías del diálogo, la concordia y la concertación.

 

Además, no podemos mirar la realidad sin tener como punto de referencia el « Bien Común ». Es muy fácil encerrarse exclusivamente en los intereses personales o particulares. Necesitamos ampliar las miras, tanto políticas como económicas, más allá de los estrechos límites de partidos, gremios o conveniencias. Por ello, animamos a la « Concertación Nacional para el Desarrollo » a no desmayar en su labor en favor de la construcción de un país para todos.

 

1. AÑO PRE-ELECTORAL Y GOBERNABILIDAD DEL PAÍS

 

Es necesario asegurar en el país un clima de sosiego que nos permita realizar un torneo electoral justo, sereno y ampliamente participado. Las autoridades no pueden renunciar a su responsabilidad de garantizar la tranquilidad y la paz social y promover el bien común. Tampoco deben posponer la búsqueda de solución a los problemas para confiarla a la próxima administración.

 

Por otra parte, ningún gremio, grupo político o social tiene derecho a amenazar con subvertir el orden social si no se cede a sus pretensiones. Hacemos un llamado urgente a gobernantes y gobernados a actuar con responsabilidad y patriotismo en la búsqueda de solución a los grandes problemas actuales del país en salud, educación, vivienda, transporte, administración de justicia, seguridad y alto costo de la vida.

 

Recordamos, una vez más, a los Medios de Comunicación Social su papel como constructores de la sociedad, trabajando por una mayor cohesión social y unidad de los ciudadanos y apostando por los valores éticos. Como decía el Papa Juan Pablo II: « No se puede escribir o emitir sólo en función del índice de audiencia, a despecho de servicios verdaderamente informativos. Ni tampoco se puede recurrir al derecho indiscriminado de información, sin tener en cuenta los demás derechos de la persona » (Discurso en el Jubileo de los Periodistas 5/6/2000).

 

2. PACTO DE ESTADO POR LA SALUD

 

Es inaceptable que gran parte de la población no tenga acceso a los servicios de una salud con equidad y calidad. La solución no es fácil ni para las autoridades ni para los gremios y funcionarios que también enfrentan graves restricciones para atender a los pacientes, por falta de insumos e infraestructuras adecuadas. Reiteramos que es necesario unir voluntades y fortalecer el diálogo constructivo, para encontrar la solución a estos problemas que afectan principalmente a los más pobres. Recomendamos un Pacto de Estado por la Salud con participación de todos los sectores sociales, incluidos los usuarios del sistema, teniendo en cuenta lo expuesto en el diálogo de Concertación Nacional, que abordó ampliamente este tema.

 

3. ESPIRAL DE VIOLENCIA E INSEGURIDAD CIUDADANA

 

Nos duelen las situaciones de violencia en las que niños, jóvenes y ciudadanos inocentes pierden su vida o quedan afectados física o emocionalmente. El temor con que se vive en muchas áreas es inaceptable. Hoy más que nunca se requiere de una política de seguridad, asumida y consensuada con los diversos sectores de la sociedad, con visión integral y de largo plazo, transparente, responsable, sin sesgo partidista y con apego irrestricto a la dignidad de la persona humana y al Estado de Derecho.

 

4. ALTO COSTO DE LA VIDA

 

La familia panameña, al igual que el resto de los habitantes del mundo, se ve afectada con el aumento diario de la canasta básica de alimentos, situación que se agrava ante la ausencia de un aumento salarial. Además de fomentar la producción a costos accesibles, necesitamos promover y asumir una cultura de austeridad y solidaridad.

 

5. LA EDUCACIÓN

 

Creemos firmemente que la educación es el mejor instrumento para alcanzar un verdadero desarrollo y superar las brechas sociales y culturales que aún nos separan a los panameños. Pero, aunque sean importantes las modificaciones curriculares para formar los profesionales adecuados a las necesidades económicas y laborales del país, eso no es suficiente. Una verdadera educación debe ser integral y ofrecer, no sólo herramientas para el desarrollo económico, sino también para un desarrollo humano con dignidad, solidaridad y equidad.

 

La niñez, la adolescencia y juventud de nuestro país tienen el derecho a recibir una educación de calidad que les proporcione las habilidades para desempeñarse exitosamente en sus vidas personales y profesionales. Los panameños nos hemos comprometido con este objetivo en numerosos diálogos y concertaciones nacionales a lo largo de los últimos años. El “Grupo Ciudadano por la Educación” nos ha participado su intención y compromiso de unir esfuerzos, desde todos los sectores de la sociedad panameña para garantizar a nuestros niños y adolescentes la educación y el futuro que merecen. Apoyamos su iniciativa.

 

Toda propuesta de educación debe tener la familia como referencia central y debe ser respetuosa de los principios y valores más sagrados de nuestro pueblo, que hoy se encuentran amenazados por una tendencia cultural ajena a nuestra tradición e historia y quiere afirmar unos supuestos derechos humanos que distorsionan la realidad de la persona, de la familia y de la vida.

 

III.  AGRADECIMIENTOS

 

Agradecemos a todos los sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas, seminaristas y laicos, que nos han acompañado con sus oraciones, aportes y trabajo. Que la Virgen María, a la que los panameños invocamos con el título de Santa María La Antigua, « discípula por excelencia entre discípulos » (DA 451), nos muestre el fruto bendito de su vientre y nos enseñe a responder como ella lo hizo en el misterio de la Anunciación y Encarnación.

 

Y que San Pablo nos guíe y nos proteja durante todo este Año Jubilar que festejamos en su honor, para que seamos, igual que él, apasionados por el Evangelio de Jesucristo y nos comprometamos a compartirlo con todo aquél que se cruce en nuestro camino.

 

 

 

Panamá, 04 de julio  de 2008

 


Publicado por verdenaranja @ 0:40  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios