Martes, 22 de julio de 2008

Ejemplos que nos ayudan, publicados en la HOJA DE DIFUSIÓN PARROQUIAL DE SANTA RITA DE CASIA Y DE SAN PABLO APÓSTOL EN LAS DEHESAS  - PUERTO DE LA CRUZ . Número 168, Febrero 2008.

EJEMPLOS QUE NOS AYUDAN, TRAÍDOS DE AQUÍ Y DE ALLÁ

En las actas del martirio de SAN PIONIOA y sus compañeros, se lee el siguiente interrogatorio: "Por qué no sacrificas? - Porque soy cristiano - ¿Qué Dios adoras? - El Dios Todopoderoso, que ha hecho el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto éstos producen y con-tienen; a Aquel que nos creó a todos, dándonos con abundancia todas las cosas".

 

 

Antes de la creación sólo existía Dios. Preguntaba un niño: "Sí Dios ha hecho el mundo, ¿qué había antes que lo hiciese?" - "Nada: solamente Dios" - "¿Y qué hacía? ¿No estaba triste?" - "Dios no puede estar triste porque es feliz en Sí mismo. Nuestro Dios es un Dios único; pero no es un Dios solitario, ya que en Él hay tres Personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. En conocerse y amarse está la suprema felicidad de Dios". - "Y si no había nada, ¿de qué hijo Dios el mundo?" - "De nada; sin nada. Con sólo su querer. El poder de Dios es infinito y no le tiene igual ni los ángeles ni la misma Virgen Santísima por eso sólo Dios puede crear, sacar las cosas de la nada".

 

SAN IGNACIO DE LOYOLA, pegando a las florecillas con su bastón, les decía: "Callad, callad, que ya os oigo. Me decís que me ama mi Dios".

 

La creación nos la da a conocer al Creador. "El firmamento, tachonado de estre­llas, es un espejo gigantesco en donde se refleja la imagen de Dios invisible...; un librito abierto, en donde podemos leer su santo nombre con letras resplandecientes de soles... Es un reloj gigantesco, a quien una mano omnipotente dio cuerda durade­ra, pero esa cuerda indefectiblemente tiende a acabarse, y llegará el día en que se habrá acabado del todo. Es también un incendio vastísimo en que arden millones de inmensos globos en espantosa conflagración. Como el combustible no es infinito, ha de ir necesariamente agotándose, hasta que al fin se agotará del todo, y se apagará definitivamente la hoguera". Por las maravillas del universo venimos en conocimiento de la infinita sabiduría y poder del Dios que lo creó.

 

Santa Teresa de Jesús escribe: "Aprovechábame también a mí ver campo, agua, flores; en estas cosas hallaba yo memoria del Creador; digo que me despertaban y servían de libro". De ella escribió la BEATA ANA DE SAN BARTOLOMÉ, su secreta-ria, que una tarde, yendo de viaje, se paró a descansar con sus monjitas en un lugar donde había una florecillas silvestres. Y tan embebida estaba en su contemplación, que cuando fue hora de proseguir el camino, no podía sacar a la Madre de allí.


Publicado por verdenaranja @ 23:22  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios