Viernes, 01 de agosto de 2008

DOMINGO 18 DEL TIEMPO ORDINARIO / A

3 de agosto de 2008

 

Jesús, el Señor, el pan de vida, esté con todos vosotros.

 

Sed bienvenidos, hermanas y hermanos, a cele­brar la eucaristía del domingo. Jesús nos convoca alrededor de su mesa, como aquellos discípulos se reunieron en un lugar tranquilo y apartado y él les dio el alimento que necesitaban. Jesús tam­bién nos da el alimento de nuestra fe: su cuerpo y su sangre, su presencia en medio de nosotros en forma de pan de vida

.

A. penitencial: Preparémonos para participar en esta comida, para recibirlo debidamente, pidiendo perdón por nuestros pecados.

 

Tú, que tienes compasión de los que te buscan. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, que ofreces esperanza a los enfermos y agobiados. CRISTO, TEN PIEDAD.

Tú, que das alimento a los hambrientos. SEÑOR, TEN PIEDAD. Gloria

 

1. lectura (Isaías 55,1-3): Escuchemos en esta primera lectura un fragmento del profeta Isaías en el que Dios invita a comer y a beber a los hambrientos y sedientos, ofrece gratis un alimento que puede saciar de verdad el hambre más profunda de la persona; un alimento que da vida. Es una profecía que nos remite al alimento que Jesús dará a los discípulos en el evangelio y al que nos da a nosotros en la eucaristía.

 

2. lectura (Romanos 8,35.37-39): Escuchemos ahora cómo san Pablo anima a sus lectores, mostrándoles cómo el amor de Dios hacia nosotros es más grande que todos los problemas y dificultades que podamos tener. Un amor que se ha manifestado en Jesús y del que nada puede alejarnos.

 

Oración universal: Jesús sentía lástima por la gente, curaba a los enfermos, ayudaba a los necesitados. Presentemos también nosotros a Dios nuestras necesidades, las de la Iglesia y las del mundo entero. Oremos diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.

 

Por la Iglesia, por todos los cristianos. Que sepamos ofrecer al mundo el alimento que sacia el hambre más profunda de las personas, que es la fe en Jesús. OREMOS:

 

Por los lugares que viven en situación de sequía y falta de agua. Que baje del cielo el don de la lluvia, como una bendición de Dios, providente y bueno. OREMOS:

 

Por todos los que gozan de unos días de descanso entre nosotros, por todos los que están lejos de aquí, y también por los que no han podido tener vacaciones este verano. OREMOS:

 

Por todas las actividades para niños y jóvenes que se realizan durante el tiempo de verano desde la Iglesia. Que ayuden a transmitir y a vivir los valores del evan­gelio. OREMOS:

 

Por todos nosotros, reunidos para celebrar la euca­ristía. Que nuestra celebración alimente nuestra vida de fe y nos empuje al testimonio. OREMOS:

 

Escucha, Padre, nuestras oraciones, y haz que podamos saciarnos de la vida que nos ofreces. Por Cristo, nuestro Señor.

 

Prefacio: Antes de multiplicarlos, Jesús tomó los panes y los peces, alzó la mirada al cielo, pro­nunció la bendición, los partió y se los dio a los discípulos. Son unos gestos y unas palabras que nos recuerdan, porque de hecho prefiguran, los gestos y las palabras de Jesús en la última cena. Unos gestos y unas palabras que ahora repetire­mos en la plegaria eucarística.

 

Padrenuestro: Tal como Jesús nos enseñó, pidamos al Padre del cielo que no le falte a nadie el pan de cada día, ni nos falte tampoco a nosotros el pan de la eucaristía. Unidos a él, nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 23:06  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios