Domingo, 03 de agosto de 2008

Comentario a las lecturas del domingo dieciocho  del tiempo ordinario – A publicado en el Diario de Avisos el domingo 3 de Agosto de 2008 bajo el epígrafe “el domingo, fiesta de los cristianos”

Esplendor en la hierba

Veo el evangelio de este domingo como una escena en cuatro cuadros. Cada uno de ellos ofrece su pro­pio mensaje, su propia claridad. Cuadro primero. "Jesús se marchó de allí a un sitio tranquilo y retirado". El apóstol que se mueve de aquí pa­ra allá, que celebra reuniones, que dinamiza pastorales, que escucha mil temas a mil personas, necesita, como agua de mayo, "un lugar tranquilo y retirado". El cristia­no que vive en la ciudad hervidero, con sus atascos, sus muchedumbres y sus prisas, necesita, como el pan y la sal, "un sitio tranquilo y retirado". Como algún autor que pintó a un hombre sencillo que, a pesar de las risas de to­dos, para encontrarse consigo mismo y con Dios, se hizo una torre en la azotea de su casa, "un sitio tranquilo y re­tirado".

 

Segundo cuadro. "Al saberlo la gente, le siguió por tie­rra desde los pueblos". Era de prever y sigue ocurriendo. Los hombres no somos islas. Pronto nos nacen istmos, y los hombres, con sus problemas, con sus cosas, nos llegan desde todos los lados. No puede el hombre poner una "do­ble ventana" en su torre, desentendiéndose de los gritos de la ciudad. Y hay gritos que claman al cielo. Ante ellos suele nacer una doble postura:

 

La de los apóstoles: "Estamos en despoblado y es muy tarde; despide a la multitud". Y añadieron: "Que se vayan y que se compren de comer". Eso se llama "quitarse el muerto de encima". O "liarse la manta a la cabeza". Filo­sofía cruel y cada vez más frecuente de esta sociedad que va endureciendo el corazón ante la incesante letanía de las quejas humanas.

 

La postura de Jesús: "Al desembarcar, vio el gentío, le dio lástima y curó a los enfermos". Luego, dijo a los após­toles: "No hace falta que se vayan; denles ustedes de co­mer". Esa es nuestra asignatura siempre pendiente: "¿Quién hay enfermo entre ustedes, que no enferme yo también con él?". Mientras el cristiano no se detenga "a curar las llagas del herido que está al borde del camino", por mucho que se retire "a un lugar tranquilo", no será un verdadero cristiano.

 

Tercer cuadro. "Sólo tenemos cinco panes y dos pe­ces". Eso es verdad. Por mucho que tenga el hombre, po­co tiene. Tanto los poderosos como los humildes, tenemos "dos moneditas"; como la viuda del evangelio. Pero ¡ojo!: nos repitieron hasta la saciedad que esas gotitas de agua que el sacerdote pone en el cáliz en el ofertorio, virtual y potencialmente, son mucho. Bastará que Dios las acepte y bendiga, para que empiecen a dar el "ciento por uno". Po­ca cosa son, en efecto, "cinco panes y dos peces". Pero sirvieron para dar de comer "a cinco mil personas, sin contar las mujeres y los niños".

 

Cuarta escena. La actuación de Jesús a través de noso­tros. Primero dijo: "Tráiganmelos". Después: "Hagan que la gente se siente en la hierba". Luego: "Pronunció la ben­dición, partió los panes y se los dio a los discípulos, para que ellos los dieran a la gente". Y, surgió el esplendor del milagro sobre la hierba.

 

San Pablo solía decir: "Tenemos que poner lo que fal­ta a la pasión de Jesucristo".

 

Y ¿qué es lo que falta?, preguntaban acto seguido los listillos.

¡Siempre falta lo mismo, amigos: nuestros "Cinco pa­nes y dos peces"!


Publicado por verdenaranja @ 11:14  | Espiritualidad
Comentarios (5)  | Enviar
Comentarios
Publicado por leopldocruzr
Domingo, 03 de agosto de 2008 | 21:22
hay un dicho que el viajero se conoce en la maleta pero el que esta con Jesus se conoce a leguas, por que el lenguaje de Jesus lo sabemos todos los que compartimos con el ya que es inconfundible.
Publicado por leopldocruzr
Lunes, 04 de agosto de 2008 | 15:17
Cuando hay una familia con la cual sea formado se entiende y habla el mismo idioma aunque haya que traducirlo se siente feliz y nadie impide que lo haga no pretendo figurar ni destronar.
Publicado por leopldocruzr
Lunes, 04 de agosto de 2008 | 15:19
Solo deseo compartir conocimeinto por que llevamos los mismos genes y la misma sangre de la gloriosa familia de nazareth y nadie impide que hablemos y compartamos.
Publicado por leopldocruzr
Lunes, 04 de agosto de 2008 | 15:21
Si el demonio que tiene patas arriba a este mundo y se cree due?o de la tierra no ha podido mucho menos cualquier otro obstaculo que impida compartir conocimiento con mi gloriosa familia.
Publicado por leopldocruzr
Lunes, 04 de agosto de 2008 | 15:24
Jesus mio tu me haz dicho el que tiene fe mueve monta?as deseo con tu autoridad mover esta monta?a que mantiene en tinieblas a sus seguidores y no los deja ver la realidad.