Lunes, 22 de septiembre de 2008

Reflexiones publicadas en el Boletín Bimestral - SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2008 de los MISIONEROS DE LA TERCERA EDAD - CORAZÓN DE LA MISIÓN.


TESTIGOS DE LA TRADICIÓN DE FE


La Biblia siente una particular preferencia en presentar al anciano corno el símbolo de la persona rica en sabiduría y llena de respeto a Díos.


¡Qué bien parece la sabiduría en los viejos,

la reflexión y el consejo en los ilustres!

Corona de los viejos es la mucha experiencia,

su orgullo es el temor del Señor (Eclesiástico 25,4-6).


En este sentido, la contribución del anciano en la sociedad y en la Iglesia podría calificarse de ser testigo de la tradición de la fe que, a su vez, ha recibido:

Y cuando os pregunten vuestros hijos: "¿Qué significa para vosotros este rito?", responderéis: "Este es el sacrificio de la Pascua de Yahvé, que pasó de largo por las casas de los

israelitas en Egipto cuando hirió a los egipcios y salvó

nuestras casas" (Exodo 12, 26-27).

 

El anciano es también un maestro de la vida:


Si te gusta escuchar, aprenderás,

si inclinas el oído, serás sabio.

Acude, hijo, a la reunión de los ancianos;

Que hay un sabio, júntate a él (Eclesiástico 6,33-34).

 

Y un ejemplo de caridad con el necesitado:

 

También al pobre tiéndele la mano, para que tu bendición sea perfecta.

La gracia de tu dádiva llegue a todo viviente,

ni siquiera a los muertos les rehúses tu gracia (Eclesiástico 7,32-33).


Ningún cristiano puede renunciar a su papel en la sociedad y en la Iglesia a causa de la edad:

 

En la vejez seguirán dando frutos, serán frescos y lozanos, para anunciar lo recto que es Yahvé (Salmo 92,15-16).


Publicado por verdenaranja @ 23:24  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios