Lunes, 13 de octubre de 2008

DOMINGO 29 DEL TIEMPO ORDINARIO / A
19 de octubre de 2008

 

 

La gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y de Jesu­cristo, el Señor, estén con todos vosotros.


Hoy, en la segunda lectura, escucharemos el comienzo del escrito más antiguo del Nuevo Testamento. Se trata de la carta que san Pablo escribió a los cristianos de la ciudad de Tesalónica, a los pocos años de haber empezado su labor de evan­gelización.

El recuerdo de la labor evangelizadora de san Pablo es, en este domingo, un buen estímulo para todos nosotros. Porque hoy celebramos el Domund, el Domingo Mundial de la Propagación de la Fe. Hoy recordamos de un modo especial a los muchos misioneros y misioneras que continúan aquella labor que Pablo realizaba en los inicios de la Igle­sia.

Una labor que es también nuestra labor, que es labor de todos. Por eso hoy los recorda­mos, oramos por ellos, y les ofrecemos nuestra ayuda.


A. penitencial: En silencio, pongámonos ante Dios y preparémonos para celebrar esta Eucaristía. (Silencio).


Tú, que has venido a buscar al que estaba perdido:
SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, que has querido dar la vida en rescate por todos: CRISTO, TEN PIEDAD.

Tú, que reúnes a tus hijos dispersos: SEÑOR, TEN PIEDAD.


1. lectura (Isaías 45,1.4-6): Dios es el Señor de todo. Cuando Israel está en el exilio de Babilonia, un nuevo rey, Ciro, permite que los israelitas puedan volver a su tierra. Escuchemos ahora cómo el profeta descubre en este hecho la mano salvadora de Dios que conduce la historia.

2. lectura (1 Tesalonicenses 1,1-5b): Empezamos hoy la lectura del escrito más antiguo del Nuevo Testa-mento. San Pablo escribe a una de las comunidades que había fundado, y les anima en la labor de hacer progresar el Evangelio. Es ésa una tarea que nos atañe a todos.

Plegaria univeresal: Presentemos al Padre nuestra oración. Oremos hoy de un modo especial para que la semilla del Evangelio alcance a toda la tierra. Oremos diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.


Oremos por toda la Iglesia, por cada uno de los cristianos. Para que todos sintamos el anhelo de que la Buena Noticia de Jesús sea conocida en toda la tierra. OREMOS:


Oremos por los misioneros y misioneras. Para que realicen su labor con mucha fe, con mucha esperanza, con mucho amor, y vivan llenos de la alegría de Dios.
OREMOS:


Oremos por los que no conocen a Jesucristo. Para que un día puedan llegar a descubrir la luz del Evangelio.
OREMOS:


Oremos por todos nosotros, los que estamos aquí reunidos celebrando la Eucaristía. Para que seamos fieles testigos de la fe y la esperanza que nos mueve.
OREMOS:


Escucha, Padre, nuestra oración, y derrama tu amor sobre los hombres y mujeres del mundo entero. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Padrenuestro: Unidos a todos los cristianos, con mucha fe y confianza, nos atrevemos a decir:

CPL


Publicado por verdenaranja @ 23:07  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios