Martes, 04 de noviembre de 2008

Palabras del Obispo Diocesano de Tenerife en la Memoria 2007 de Caritas

De parte del obispo

Cáritas Diocesana de Tenerife ofrece, un año más, la memoria detallada de cuanto ha hecho en 2007. Quiere así mostrar a los católicos de nuestra Diócesis Nivariense, y a la sociedad en general, en qué ha gastado los dineros que recibe y cómo los gestiona en sus programas a favor de los más necesitados.


Visto el informe así, de un golpe, resulta obvio que lo realizado ha sido mucho y bueno. Por eso damos gracias a Dios y no ocultamos nuestra satisfacción. Y, sobre todo, felicitamos a las personas que lo han hecho posible, con su trabajo callado y anónimo.Y es que, como cristianos, no lo hacemos para que nos vea la gente: "No hagáis el bien para que os vean los hombres" (Mt 6,1). Bastante recompensa tenemos con saber que hacemos la voluntad de Dios y experimentar que "hay más felicidad en dar que en recibir" (Hch. 20, 35). Pero, al mismo tiempo, Jesús también nos pide: "Brille vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras", no para nuestro lucimiento sino para que `glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos", (Mt. 5,16), que El "es quien obra en vosotros e! querer y el obrar" (File. 2,12).


Por tanto, aquí está el "buen hacer" de Cáritas y "las buenas obras" de un gran número de personas (más de 900), la inmensa mayoría no remunera-das, que dedican muchas horas y esfuerzos sirviendo a los más pobres, sin olvidar a quienes con su cuotas y donativos hacen posible la acción de Cáritas. Lean detalladamente esta Memoria 2007. Cáritas cuida de los voluntarios y continuamente busca nuevos colaboradores, lleva a cabo cursos de formación básica y permanente de sus agentes; desarrolla acciones de base con familias, especialmente a través de las Cáritas Arciprestales y Parroquiales; tiene programas de atención a personas mayores, de ayuda y promoción de la mujer, de atención a los inmigrantes y a los sin techo; programas de formación para capacitar a cuantos tienen más dificultades para encontrar empleo; desarrolla un trabajo encomiable con enfermos de SIDA,... Cáritas Diocesana ofrece además una cooperación internacional, saliendo así de nuestros propios límites.


Hagan una lectura detallada de cifras y porcentajes: en ellos bulle la vida de nuestra Cáritas, rostro visible del amor de nuestras comunidades y de las personas que las componen. Ahí están las cifras de lo gastado en 2007 en todos estos programas. Algunos son recursos que vienen de subvenciones públicas; pero otros, vienen de la comunidad católica, de cada uno de ustedes que viven la vida cristiana y sienten que el amor hay que ponerlo antes en los hechos que en las palabras.


Somos conscientes de que es mucho lo que aún queda por hacer y, a menudo, experimentamos la impotencia de no poder realizar todo lo que quisiéramos. Por eso, seguimos demandando más ayuda de las instituciones públicas y de las entidades privadas, así como más generosidad por parte de la comunidad cristiana y de cualquier persona que quiera apoyarnos con su dinero. Si contamos con más medios mayor bien podremos hacer. Nuestro agradecimien­to para cuantos coman, valoran y apoyan Caritas.


Bernardo Álvarez Afonso
Obispo Nivariense


Comentarios