Lunes, 10 de noviembre de 2008

Los Obispos de Paraguay han emitido al termino de su Asamblea Plenaria celebrada del 3 al 7 de noviembre (ver Fides 3/11/2008, 5/11/2008; 6/11/2008), un Mensaje sobre la problemática de la tierra, un problema existente en el país desde hace tiempo, pero que según los Obispos, “se ha agravado mucho más ahora, por las nuevas circunstancias históricas y ambientales”.



MENSAJE DE LOS OBISPOS DEL PARAGUAY

SOBRE LA PROBLEMÁTICA DE LA TIERRA

 

 

Los Obispos del Paraguay, reafirmamos nuestro pensamiento, preocupación y esperanza a los fieles y a todos los hombres de buena voluntad sobre la problemática de la tierra. En nuestra Carta Pastoral "El campesino paraguayo y la tierra" del 12 de Junio de 1983 hemos analizado ampliamente este mismo problema ya grave en aquél entonces y creemos que se ha agravado mucho más ahora, por las nuevas circunstancias históricas y ambientales.

 

Hoy nos mueve el deseo pastoral de contribuir e iluminar desde la fe y desde la doctrina social de la Iglesia estos hechos que han despertado desconfianza en el desempeño de los poderes del Estado al no encontrar soluciones adecuadas. Sabemos que la "tierra es un don de Dios para todos los hombres" para que les sirva de fuente de sustento, base de su vida, de su dignidad y nunca para agredirla (cf. Gén, 1,28).

 

Como Pastores, discípulos y misioneros de Jesucristo estamos comprometidos para que nuestro pueblo en Él tenga vida, y Él mismo nos ayude "a asumir evangélicamente y desde la perspectiva del Reino las tareas prioritarias que contribuyen a la dignificación de todo ser humano, y a trabajar junto con los demás ciudadanos e instituciones en bien del ser humano" (DA, 384), en especial en la solución según la justicia social.

 

I. La problemática agraria

 

Desde tiempos remotos, la problemática agraria ha sido la constante en nuestro país; la crisis del campo se ha ido agudizando lenta e ininterrumpidamente, cuyas causas son conocidas. Esta situación la constatamos hoy día en la distribución desigual de la tierra que se agrava aún más con la adjudicación ilegal de títulos de propiedad. A esto se suma la constante deforestación de grandes zonas boscosas y la contaminación de los recursos hídricos. Igualmente notamos que muchos campesinos vendieron su propiedad o su "derechera" a otros y se constituyeron nuevamente en "campesino sin tierra" o pobladores de los cinturones de miseria de las ciudades.

 

El Paraguay es un país que tiene un modelo económico y social basado en la producción agrícola y pecuaria de exportación para los mercados internacionales. En el sector rural se diferencian y se enfrentan dos formas de hacer agricultura: la extensiva con tecnología avanzada y aquella familiar, sustentable, como la de los campesinos y pueblos indígenas.

 

La existencia del latifundio y del minifundio, el modelo productivo predominante y  el despoblamiento acelerado del campo por un lado y el aumento caótico de la población urbana por el otro, nos confirman que el Paraguay entró en un ciclo de cambio demográfico crítico, que acrecienta el desarraigo y la pérdida de los valores humanos y cristianos que han caracterizado a nuestra población campesina.

 

Observamos con dolor y preocupación la falta de respeto a las leyes ambientales y a los derechos humanos. Por una parte, la impunidad con que actúan algunos agro-exportadores en el uso de los agro químicos nocivos para salud humana y medio ambiente y la extensión permanente de sus campos de cultivo y su ganadería; y por otra, como reacción de los campesinos, a veces usando la violencia como autodefensa de sus derechos a la vida y de su trabajo en el campo. La violencia jamás es camino para la paz.

 

Reconocemos que nuestras tierras son fecundas debido a una extensa red  de ríos y arroyos, al clima tropical y a la rica fuente de energía envidiable e incalculable que ofrecen los Ríos Paraguay y Paraná que deben ser aprovechados constructivamente.

 

II. La Enseñanza de la Iglesia

 

El Concilio Vaticano II afirma: "Dios ha destinado la tierra y todo cuanto ella contiene para uso de todos los hombres y pueblos, de modo que los bienes creados, deben llegar a todos en forma equitativa bajo la guía de la justicia y el acompañamiento de la caridad" (GS, 69).

 

Del Concilio Vaticano II se desprende que «el derecho de la propiedad no debe jamás ejercitarse con detrimento de la utilidad común, según la doctrina tradicional de los Padres de la Iglesia y de los grandes teólogos». Si se llegase al conflicto «entre los derechos privados adquiridos y las exigencias comunitarias primordiales», toca a los poderes públicos «procurar una solución, con la activa participación de las personas y de los grupos sociales» (Populorum Progressio, 23)

 

Juan Pablo II, decía: "La Iglesia defiende, sí, el legítimo derecho a la propiedad privada, pero enseña, con no menor claridad, que sobre toda propiedad privada grava siempre una hipoteca social, para que  los bienes sirvan a la destinación general que Dios les ha dado. Y si el bien común lo exige, no hay que dudar ante la misma expropiación, hecha en la debida forma".  (Oaxaca, México, 1979).

 

Con referencia a este tema, los Obispos manifestaron en Aparecida: "La riqueza natural de América Latina y el Caribe experimentan hoy una explotación irracional que va dejando una estela de dilapidación, e incluso de muerte, por toda nuestra región. En todo ese proceso tiene una enorme responsabilidad el actual modelo económico que privilegia el desmedido afán por la riqueza, por encima de la vida de las personas y los pueblos y del respeto racional de la naturaleza. La devastación de nuestros bosques y de la biodiversidad mediante una actitud depredatoria y egoísta, involucra la responsabilidad moral de quienes la promueven, porque pone en peligro la vida de millones de personas y en especial el hábitat de los campesinos e indígenas, quienes son expulsados hacia las tierras de ladera y a las grandes ciudades para vivir hacinados en los cinturones de miserias." (D.A.,  473)

 

Seguimos citando a Aparecida; "Nuestra región tiene necesidad de progresar en su desarrollo agroindustrial para valorizar las riquezas de sus tierras y sus capacidades humanas al servicio del bien común, pero no podemos dejar de mencionar los problemas que causa una industrialización salvaje y descontrolada de nuestras ciudades y del campo, que va contaminando el ambiente con toda clase de desechos orgánicos y químicos." (D.A., 473)

 

III. Orientaciones pastorales

 

Los Obispos nos comprometemos a acompañar a nuestro pueblo, en espíritu de comunión, colaborando con las diversas organizaciones civiles y estatales para construir una comunidad nacional basada en la justicia social que privilegia la atención a los pobres y campesinos. Esto lo haremos con la fuerza del Evangelio.

 

Desde los fundamentos bíblicos y desde la mirada integral de nuestros pueblos indígenas y campesinos, les invitamos a promover una manera nueva de ver el valor universal y sagrado de la tierra, sus bosques, el agua, sus recursos naturales. Ésta debe ser la base para una evangelización que nos acerque a todos al Creador y a sus criaturas. De nuestra relación sana y respetuosa con la naturaleza depende en gran medida nuestra relación con el mundo espiritual.

 

La obligación primera del Estado es velar por el bien común y universal de todos los ciudadanos mediante la elaboración y aplicación de las leyes que beneficien a los ciudadanos sin discriminación alguna. En este contexto los gobernantes tienen la tarea, a corto plazo y como emergencia, la elaboración participativa de una política de reforma agraria integral.

 

Ante la creciente deforestación de vastas zonas del país se impone la urgente obligación de implementar un plan nacional de forestación, reforestación y la protección de las áreas boscosas. Al mismo tiempo es imperativa la promoción y asistencia a la agricultura agro ecológica y la protección de la fauna.

 

Para que la reforma agraria integral tenga el éxito esperado hace falta recuperar aquellas tierras adjudicadas a través de títulos de propiedad ilegales, como también las ocupaciones ilegales y su distribución con criterios de justicia social, entre la población carente de tierra.

 

Exhortamos a las organizaciones campesinas que en sus justos reclamos eviten la violencia que es contraria a la Ley de Dios y a las leyes del país. Los derechos conllevan deberes que han de ser tenidos en cuenta en todos los sectores para lograr una convivencia ciudadana armónica.

 

Invitamos a todos los medianos y grandes productores a continuar con mayor criterio basado en el respeto irrestricto de los derechos de los pequeños productores campesinos, su genuina iniciativa empresarial, fomentando el potencial productivo, cuidando de la justicia social, del bienestar económico de sus trabajadores, promoviendo las condiciones de vida de las poblaciones campesinas circundantes y fomentando permanentemente el cuidado del medio ambiente con el compromiso de la responsabilidad social.

 

Alentamos a los Agentes Pastorales a fortalecer el servicio de la Pastoral Campesina en las diferentes diócesis y parroquias para que, desde esa área, el amor de Cristo se haga  presente entre los hombres y mujeres del campo y lleven con su servicio y asistencia el mensaje de la "Buena Nueva" a todos los habitantes de nuestra tierra. La promoción humana y la evangelización deben caminar juntas.

 

Creemos en una política agraria integral o su respectiva reforma parcial o total, que aplique la Ley existente, elabore, de manera participativa con todos los actores y desarrolle un programa destinado al mejoramiento de la calidad de vida del sector rural, fomentando la producción y la industrialización de la materia prima en la misma zona, dando trabajo y consecuente bienestar a más pobladores del área rural.

 

Conclusión

Expresamos nuestra cercanía a todos los paraguayos sin distinción y a todos los hermanos extranjeros que han venido a nuestro país. Deseamos sinceramente que todos vivamos en paz y fraternidad, como hijos e hijas de un mismo Padre.

 

Exhortamos a todos a ponernos de acuerdo a que los grandes desafíos sociales a los que nos enfrentamos son una oportunidad para construir juntos un país con justicia y solidaridad. Es necesario para todos, ciudadanos y gobernantes el cumplimiento de las leyes vigentes.

 

Para el logro de este propósito invocamos la bendición y el acompañamiento de nuestra Madre, la Santísima Virgen María, desde su santuario de Caacupé, imploramos la intercesión de nuestro primer santo paraguayo, Roque González de Santa Cruz y de sus compañeros mártires.

 

LOS OBISPOS DEL PARAGUAY

Asunción, 7 de Noviembre de 2008


Publicado por verdenaranja @ 23:04  | Hablan los obispos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios