Lunes, 15 de diciembre de 2008

DOMINGO 4 DE ADVIENTO / B

21 de diciembre de 2008

 

El Señor, que viene a salvarnos, esté con todos voso­tros.


Hemos llegado ya a la cuarta semana de Adviento, en nuestro camino de preparación hacia la Navidad. Y hoy, en este último domingo, nos unimos de todo corazón a María, que espera el nacimiento de su hijo. El anuncio del ángel nos hace conocer que Dios viene en medio de nosotros. Y nosotros nos dispo­nemos a recibirlo, con la misma alegría, esperanza y disponibilidad que vivió la Madre de Dios.

 

Corona de Adviento: Ahora encenderemos los cuatro cirios de la corona de Adviento, como signo del camino que vamos recorriendo hacia la Navidad. Jesús, con su luz, nos ilumina.

  

Oración (Sacerdote).

Al encender estas cuatro velas,
en el último domingo,
pensamos en Ella, la Virgen,
tu Madre y nuestra Madre.
Nadie te esperó con más ansia,
con más ternura, con más amor.
Nadie te recibió con más alegría.
Te sembraste en ella como el
grano se trigo se siembra en el surco.
En sus brazos encontraste
La cuna más hermosa.
También nosotros queremos prepararnos así:
en la fe, en el amor y en el trabajo de cada día.
¡Ven pronto, Señor! ¡VEN!.

 

 

Tú, consuelo de tu pueblo. SEÑOR, TEN PIEDAD.

Tú, buena noticia para los que sufren. CRISTO, TEN PIEDAD
Tú, Jesús, Mesías, Hijo de Dios. SEÑOR, TEN PIEDAD.


Dios misericordioso tenga piedad de nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve a la vida eterna.

 

1. lectura (2 Samuel 7,1-5.8b-12.14a-16): Escuchemos en esta primera lectura una profecía revelada al rey David cuando se proponía edificar un templo para el Señor: Dios le promete que tendrá un descendiente, el Mesías, que traerá la salvación a su pueblo.

 

2. lectura (Romanos 16,25-27): Escuchemos ahora, en esta segunda lectura, la alabanza de san Pablo por la buena noticia de la salvación de Dios que se ha revelado en Jesucristo.

Antes del aleluya (Ev: Lucas 1,26-38): Dispongámonos a escuchar el anuncio de la venida del Señor. María recibe el anuncio del ángel. Recibámoslo también nosotros con el corazón disponible como ella. Cantemos con alegría el aleluya. Pongámonos de pie.

 

Oración universal: A Jesús, luz y esperanza de la humanidad entera, oremos diciendo: VEN, SEÑOR JESÚS.

 

Por la Iglesia, por todos los cristianos. Que vivamos la venida de Jesús con un corazón abierto y disponible, como María. OREMOS:

 

Por las madres y los padres que esperan el nacimiento de un hijo. Que vivan este momento con ilusión y con el compromiso de educarlo según los valores del evangelio. OREMOS:

 

Por todos los países del mundo, especialmente por la tierra donde nació Jesús. Que estas fiestas de Navi­dad sean ocasión de avanzar por los caminos de la paz, la justicia, la libertad. OREMOS:

 

Por los pobres y necesitados. Que la preparación de la Navidad nos estimule a intensificar nuestra solida­ridad con ellos. OREMOS:

 

Por todos nosotros. Que esta celebración nos ayude a prepararnos debidamente para el misterio del naci­miento del Hijo de Dios. OREMOS:

 

Escucha, Señor, nuestra oración y ven a salvarnos. Tú, que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

Padrenuestro: Con fe y esperanza, como Jesús nos enseñó, nos atrevemos a decir:

 

Invitación a la comunión: Este es el Mesías de Dios, que viene a salvar a todos los pueblos. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

CPL


Publicado por verdenaranja @ 22:23  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios