Jueves, 18 de diciembre de 2008

ZENIT Ofrecemos a continuación el texto íntegro del comunicado final del XI Encuentro celebrado del 15 al 17 de Diciembre de 2008 en Roma entre miembros del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso y de la World Islamic Call Society, que ha hecho público hoy la Santa Sede.

 

Comunicado final del XI Coloquio del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso

y la World Islamic Call Society

 

El Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso (Ciudad del Vaticano) y la World Islamic Call Society (Trípoli, Libia) organizaron conjuntamente un Coloquio en Roma del 15 al 17 de diciembre de 2008. Esta iniciativa sigue otros encuentros que comenzaron en 1976 con la Conferencia cristiano-musulmana que tuvo lugar en Trípoli, y que han continuado regularmente desde 1989 hasta hoy. Las siguientes personas han participado en el encuentro:


Participantes católicos:


1. Su Eminencia el cardenal Jean-Louis Tauran

2. Su Excelencia el arzobispo Pier Luigi Celata

3. Su Excelencia el obispo Giovanni Martinelli

4. Su Excelencia el obispo Jean-Luc Brunin

5. Reverendo monseñor Khaled Akasheh

6. Reverendo padre Markus Solo

7. Reverendo monseñor Bernard Munono

8. Reverendo monseñor Mato Zovki‚

9. Reverendo padre Joseph Ellul, O.P.

10. Dra. Ilaria Morali

11. Dra. Eugenia Di Gregorio

12. Sr Roberto Mussi


Participantes musulmanes:


1. Sr Ibrahim Rabu

2. Dr. Mohamed Fathalla Ziadi

3. Dr. Abdelati Abdelgalil Al-Warfally

4. Dr. Amal Ibrahim Said

5. Dr. Mohammad Assammak

6. Dr. Mohammed Bakari

7. Dr. Anas Schakfeh

8. Sr Faisal Joseph

9. Imán Ahmad Tayel

10. Dr. Mohammad Beshari

11. Dr. Mansur Tantush


La delegación católica estaba presidida por el cardenal Jean-Louis Tauran, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso, mientras que la musulmana estaba dirigida por el señor Ibrahim Rabou, jefe de Departamento de Conferencias, Organizaciones Internacionales y Ayuda, en la World Islamic Call Society.

El tema del coloquio fue "Responsabilidades de los líderes religiosos especialmente en tiempos de crisis". El tema se desarrolló en tres subtemas: 1) Responsabilidades religiosas; 2) Responsabilidades culturales y sociales, y 3) Tiempos de crisis en el camino del diálogo interreligioso.


Los participantes católicos y musulmanes acordaron lo siguiente:


1) La primera y más importante responsabilidad de los líderes religiosos es

 de naturaleza religiosa, de acuerdo con sus tradiciones religiosas respectivas, cumpliendo fielmente a través de la enseñanza, buenas obras y el ejemplo, por lo tanto, y por tanto, servir a sus comunidades para la gloria de Dios.


2) Teniendo en cuenta el papel que las religiones pueden y deben tener en la sociedad, los líderes religiosos también tienen una función cultural y social que desempeñar en la promoción de valores éticos fundamentales, tales como la justicia, la solidaridad, la paz, la armonía social y el bien común de la sociedad en su conjunto, especialmente hacia los necesitados, los débiles, los migrantes y los oprimidos.


3) Los líderes religiosos tienen una responsabilidad especial hacia los jóvenes, que requieren una atención especial a fin de que no caigan víctimas de fanatismo religioso y el radicalismo, y que reciban en cambio una buena educación que les ayude a convertirse en constructores de puentes y agentes de paz.


4) Teniendo en cuenta que crisis de diversa naturaleza, incluso en las relaciones interreligiosas, son posibles, tanto a nivel nacional como internacional, los líderes religiosos deben aprender a prevenir, afrontar y poner remedio a estas situaciones, evitando su degeneración en violencia confesional. Esto requiere un respeto mutuo y un conocimiento recíproco, tanto en el cultivo de las relaciones personales como en el fomento de la confianza mutua, con el fin de ser capaces de enfrentar juntos las crisis cuando ocurran.


Los participantes se sintieron honrados y agradecidos al ser recibidos por Su Santidad el Papa Benedicto XVI, quien les expresó su satisfacción y fuerte ánimo.


Ambas partes acordaron mantener el próximo coloquio en Trípoli en los próximos dos años.


[Traducción del original inglés por Inma Álvarez]


Comentarios