S?bado, 20 de diciembre de 2008

La Delegación Diocesana de Misiones ha distribuido como en años anteriores los materiales para la celebración de "Los Sembradores de Estrellas" 2008. A continuación colocamos le celebración propuesta para este año de 2008.

CELEBRACIÓN del ENVIO

 

CANTO DE ENTRADA

 

La primera canción debe ser fácil y venir a cuento. Por el tema, puede ser "Con un manojo de estre­llas", pero sí no se sabe, puede valer otro villancico más conocido: "En el cielo hay una estrella que a los Reyes Magos guía...", "En el portal de Belén hay estrellas, sol y luna..." u otro adecuado.

 

SALUDO

 

Chavales, me encanta veros aquí justo antes de repartiros con vuestras estrellas por todas las calles de... (esta ciudad, este pueblo, este barrio...).

Tengo suerte, porque hoy me han dado un "trabajo" fácil y estupendo: que os anime a vivir esta jornada con sentido misionero y con alegría.

Vosotros ya estáis alegres y mucho. Además, veo vuestras caras, y de verdad que están diciendo: "Tengo ganas de alegrar la vida de todos los que se crucen hoy conmigo". Es lo mismo que quiso Jesús cuando vino a la tierra a nacer en Belén.

Vamos a pedirle al Señor que, con su poder, "nos ponga en forma".

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo...

 

RESPUESTA DE UN REPRESENTANTE DE LOS CHICOS AL SACERDOTE

 

Querido... (quien presida):

También nosotros queremos saludarte y decirte varias cosas.

La primera, agradecerte que nos recibas en este lugar (en esta iglesia). Aquí vamos a tener, como en los deportes, el precalentamiento cerca de nuestro entrenador, Jesús. Sabemos que él prepara como nadie y confiamos mucho en su modo de hacerlo.

La segunda, decirte que, si puedes, te vengas con nosotros, porque creemos que vas a disfrutar.
La tercera, que bendigas nuestras estrellas y nuestra misión de esta mañana. ¿Vale?

 

PRESIDENTE: Vale. Y ahora que os he saludado y que un compañero vuestro me ha saludado a
mí en nombre de todos, vamos a escuchar lo que nos dice el Señor.

 

PROCLAMACIÓN DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO (Mt. 28, 16-20)

(La lectura está preparada para que dialoguen el sacerdote o el presidente y los niños).

 

PRESIDENTE:         En aquel tiempo los once discípulos se fueron al monte de Galilea que Jesús les había señalado.

 

UN NIÑO/A: Igual que vamos a hacer nosotros. Vamos a ir por las calles. En realidad, lo que tiene que notar la gente al vernos pasar es que SOMOS AMIGOS DE JESÚS.

 

PRESIDENTE:         Y cuando le vieron se postraron ante Él.


UN NIÑO/A:
Cada persona que veamos será como si viésemos un retrato de Jesús.

 

PRESIDENTE:         Jesús, acercándose, les dijo: Se me ha dado todo poder en el cielo y en la tierra.

 

UN NIÑO/A: El mundo es muy grande y querríamos que nuestras estrellas llegasen a todos los rincones del planeta. ¿No se podría pensar en hacer la campaña también por correo electrónico?

 

PRESIDENTE:         Les dijo también: Id por todo el mundo y anunciad el Evangelio a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo...

 

UN NIÑO/A: Eso es lo que hacen los misioneros. Yo creo que deberíamos pedir que de este grupo que estamos aquí saliera algún misionero o misionera. ¿Os atrevéis a pedírselo en silencio alguno de los que habéis venido? Sería como responder muy en serio al Señor. Le encantaría.

 

PRESIDENTE:         Jesús añadió: Yo estaré con vosotros siempre hasta el fin del mundo.

 

UN NIÑO/A: Es verdad, Jesús siempre va a nuestro lado. Es uno más de nosotros. Bueno, uno más, no. Es el mejor, el primero, el más grande, el más amigo, el más poderoso, el más feliz y el que tiene mejores ideas.
 

PRESIDENTE:         Palabra de Dios.

 

TODOS:       Te alabamos, Señor.

 

IDEAS PARA UNA BREVE HOMILÍA

 

Imaginaos que Jesús os mira de frente. Lo está haciendo ahora, en verdad, y se le ve feliz. Seguramente se está diciendo: "Estos chicos se parecen mucho a mí cuando tenía sus años. Y, a decir verdad —piensa Jesús—, me hubiera gustado que en Nazaret se hubiese hecho, cuando yo vivía allí, una campaña parecida a «Sembradores de estrellas»".

 

Si alguien os pregunta que por qué hacéis esto, podéis responder que es que sois mensajeros de Dios en este día, en estas calles y siempre. Es verdad, lleváis dentro a Jesús, y yo desde aquí os lo noto. Da gusto veros.

También sois representantes de los misioneros y misioneras del mundo. Ellos anuncian a Jesús, y también vosotros. Podría decirse que vosotros hacéis en pequeño lo que ellos realizan a lo grande, y muchas veces con peligro, en los lugares más diversos de la tierra.

 

El Papa debería ver esta celebración. Le encantaría contemplar a un puñado de chavales que salen felices a la calle y que son amigos de Jesús. Y a mí también me encanta veros, ivalientes!

 

ORACIÓN DE PETICIÓN

 

PRESIDENTE:         ¿Qué es lo mejor que podemos pedir para la Iglesia y para el mundo?

 

NIÑOS/AS:   Lo mejor que podemos pedir a Dios para la Iglesia es que sea como Jesús la soñó. Roguemos al Señor.

 

Lo mejor que podemos pedir para el mundo es que conozca a Jesús. Nosotros hemos tenido esa suerte y queremos la misma suerte para el mundo entero. Roguemos al Señor.

 

Lo mejor que podemos pedir para nosotros es que seamos cristianos alegres siempre y que nos importen mucho los niños del mundo que no tienen casi nada. Roguemos al Señor.

 

NIÑOS/AS: Lo mejor que podemos pedir para los niños del mundo es que tengamos el deseo de cambiar ese mundo a mejor, de modo que esté más bonito y más feliz de lo que estaba cuando llegamos a él.

Roguemos al Señor.

 

Lo mejor que podemos pedir para hoy es que nuestras estrellas alegren la Navidad de todos, y que la gente sepa que Jesús viene a querernos. Roguemos al Señor.

 

PRESIDENTE:         Todo lo que habéis pedido es bueno y es grande. Que el Señor nos lo conceda por medio de Jesucristo, nuestro Señor.

 

ENTREGA DE LAS ESTRELLAS

 

UN NIÑO/A: (Dirigiéndose a quien preside) ¿Quieres bendecir las estrellas que vamos a repartir?

 

PRESIDENTE:         ¡Claro que quiero! Sacadlas en silencio; que yo las vea bien. Así.

 

Señor que creaste el cielo y las estrellas, bendice ahora a estos sembradores de estrellas, que con su campaña quieren convertir la tierra en cielo. Y haz que sean siempre un cielo de personas, pasen los años que pasen. Bendice también sus estrellas, que son como chispas de cariño que entregan a los que encuentran, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Y a las invocaciones que haré a continuación, responderéis: "Lo haremos".

 

PRESIDENTE:         ¿Haréis el esfuerzo de realizar las cosas como las haría Jesús si estuviera en vues­tro grupo de sembradores de estrellas?

 

TODOS:       Lo haremos.

 

PRESIDENTE:         ¿Haréis brillar la luz en vuestra cara, en vuestra sonrisa, en vuestro corazón y en vuestra vida?

 

TODOS:       Lo haremos.

 

PRESIDENTE:         ¿Haréis todo lo posible por convencer a la gente de que Jesús nace, no para unos pocos, sino para todos?

 

TODOS:       Lo haremos.

 

PRESIDENTE:         Pues, chavales, a las calles, a todos los rincones de este lugar, y que vuestra ale­gría se note en los cinco continentes. Feliz reparto y feliz Navidad.

 

 CANTO FINAL

«Sembradores de estrellas» (u otro canto "movido", mientras se va saliendo). E

 

Xavier llundain, s .j.


Publicado por verdenaranja @ 23:29  | Misiones
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios