Viernes, 26 de diciembre de 2008

Algunos consejos para poner en práctica publicados en la HOJA DE DIFUSIÓN PARROQUIAL DE SANTA RITA DE CASIA DE PUNTA BRAVA Y DE SAN PABLO APÓSTOL EN LAS DEHESAS - PUERTO DE LA CRUZ  "Como las Hormigas", número 121.

No te engañes a ti mismo. Mírate con hon­radez y transparencia ante Dios. No es un lujo el querer ser Santo. Es una obligación para todo el mundo. Cuando el Señor dijo: "sean perfectos como el Padre Dios es per­fecto", lo dijo a todos, en general. Pero para ser Santo, tienes que poner delante de ti El Evangelio y los Diez Mandamientos. Mira antes que nada si tienes en tu vida pecados graves. Puede ocurrir que por la fuerza de la costumbre te hayas relajado en tu con-ciencia y no estés mirando como pecado lo que realmente es pecado. Esto es muy delicado, porque puedes estar yéndote "por las ramas" y el tronco esté podrido. Empie­za por eliminar de tu vida, los pecados mortales, si has caído en ellos. Revisa en serio tus malos hábitos, pensando si esa vida que estás llevando es una vida de Santo, site puedes imaginar a un Santo realizando la vida que estás llevando tú. Si se pudiera poner en una pantalla tu vida personal las 24 horas del día y todos los días del mes. No tapes las llagas, ponlas al descubierto, si es que quieres curarte. Es más, tú eres cristiano y es tu deber imitar a Cristo. ¿Je­sucristo aprobará la vida que tu estás lle­vando? Y no me digas que es que no tienes tiempo para poner en orden tu vida. Nece­sario solamente es que te salves. No estés jugando con tu salvación. Organiza bien tu vida, sin trampas.


Allí a donde va un cristiano, va el mismo Cristo con él. ¿Qué imagen de Cristo das tú? ¿Se puede decir fijándose en tu modo de comportarte, que así se comportaba Cristo? ¿Verte caminando a ti es ver cami­nar a Cristo? ¿Oírte hablar a ti es oír hablar a Cristo? Aunque tu no quieras se están fi­jando en ti, cómo hablas, qué dices, cómo lo dices, qué haces, con qué amor y delica­deza haces tú las cosas. Eres un "escapa-rate portátil de Cristo". Tu vida es una pro
paganda del Señor Jesucristo. ¿Te has dado cuenta la responsabilidad que tienes nada más por el hecho de ser cristiano? ¿Así con-testaba Cristo? ¿Esa cara que tú pones para hablar con los demás, es la misma cara de Cristo, cuando se dirigía a hablar a la gente de aquel tiempo? Las mazas corrían detrás porque su talante. Su modo de tratar a la gente seducía, convencía, atraía, por eso le seguían, días enteros. iCómo sus apósto­les no se cansaban de estar conviviendo con el Señor durante las 24 horas! Su vida era una sola, no había una separación entre su vida privada y su vida pública. Su vida fue siempre una coherencia totalmente. Lo que predicaba y lo que hacia era su vida.

 

Un excelente joven dijo una vez a su párro­co: -iOh, si yo fuera predicador...! iQuisiera convertir a tanta gente! El párroco le res­pondió -ioh, podéis hacerlo! En vez de pre­dicar de palabra, predicar con el ejemplo. Así quien da buen ejemplo a su prójimo hace de apóstol. Por eso dijo Jesús: «Resplan­dezca vuestra luz delante de los hombres, a fin de que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en el cielo». (Mt. 5,16).

 

Solía el príncipe de Babiera, Cristóbal, orar en el templo de Blutenburgo. Saliendo un día de la Iglesia le rodearon los campesi­nos. Amablemente les ofreció sus servicios. - Ya me habéis dado -díjole un anciano labrador- lo que más podía desear. - Que ya te he dado... ¿qué cosa? El anciano res­pondió: - Tengo un hijo que siguió mucho tiempo el mal camino. Fueron inútiles mis ruegos y reconvenciones, mas cierto día os vio entrar en la iglesia, y os siguió intriga-do. Os observó cuando rezabais y desde entonces ha cambiado favorablemente. El joven desde entonces empezó a cambiar de vida. Magnífica forma de apostolado.


Publicado por verdenaranja @ 22:47  | Espiritualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios