Lunes, 29 de diciembre de 2008

DOMINGO 2 DESPUÉS DE NAVIDAD
4 de enero de 2009


El Señor esté con vosotros.


Hemos empezado un nuevo año, y aquí estamos otra vez, reunidos para celebrar la Eucaristía del domingo. En medio de la alegría y quizá también el agobio de las fiestas de Navidad, hoy es un día pacífico, que nos invita a meditar con sencillez el misterio de aquel niño que ha nacido en Belén.

El Hijo de Dios, el Dios hecho hombre, ha venido a vivir nuestra misma vida. Su palabra, su amor fiel hasta la muerte, es luz para todos. Seguirle a él, intentar vivir como él, es el camino de la felici­dad.


A. penitencial: En silencio, pidamos al Señor que nos acompañe hoy y siempre.


Tú, Luz que brilla en la tiniebla. SEÑOR, TEN PIEDAD.
Tú, Palabra eterna del Padre.
CRISTO, TEN PIEDAD.
Tú, carne de nuestra carne. SEÑOR, TEN PIEDAD.


1. lectura (Eclesiástico 24,1-2.8-12): La primera lectura de este domingo es un escrito poético de un sabio del Antiguo Testamento. La lectura imagina a la sabiduría de Dios como si fuese una persona, que explica sus obras de salvación y de vida en medio del pueblo elegido. Nosotros, los cristianos, vemos en esta Sabi­duría un anuncio de Jesucristo, que nos ha mostrado la vida y el amor de Dios.


2. lectura (Efesios 1,3-6.15-18): La segunda lectura es una gozosa acción de gracias por todo lo que hemos recibido de Jesucristo. Escuchémosla con alegría.

Antes del aleluya (ev.: Juan 1,1-8): Preparémonos ahora para la proclamación del evangelio. Escucharemos un texto muy conocido, que nos invita a contemplar a Jesús, que es la Palabra hecha carne, la luz y la vida para todos. Recibámoslo con el canto del aleluya.


Oración universal: Jesús es nuestro camino hacia el Padre. Aquel niño de Belén nos abrirá, con su vida y su muerte, las puertas de la esperanza. Por eso ahora, con la esperanza que Jesús nos da, oremos a nuestro Dios diciendo: ESCÚCHANOS, PADRE.


Por los cristianos y cristianas de todo el mundo. Para que con nuestra vida y nuestra palabra, demos buen testimonio del evangelio de Jesucristo. OREMOS:


Por todas las naciones de la tierra. Para que en todas arraigue la justicia y la concordia, y todo el mundo pueda tener lo necesario para vivir. OREMOS:


Por los que viven el dolor de la muerte de algún ser querido. Para que encuentren fortaleza y compañía para salir adelante. OREMOS:


Por los que no creen en Jesucristo. Para que el Espíritu de Dios les ilumine para seguir los caminos del amor.
OREMOS:


Por ...
OREMOS:


Por nosotros. Para que estas fiestas de Navidad nos ayuden a tener un espíritu más abierto y generoso.

OREMOS:


Escucha, Padre, nuestras plegarias. Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo, nuestro hermano, que vive y reina por los siglos de los siglos.


Padrenuestro: Unidos a Jesús, llenos de su Espíritu, nos atrevemos a decir:


Invitación a la comunión: La Palabra se hizo carne, y habitó entre nosotros. Este es Jesús, el Mesías, el Señor, el Salvador. Dichosos los invitados a la cena del Señor.

CPL


Publicado por verdenaranja @ 20:51  | Liturgia
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios